SIGUIENDO A LAS ESTRELLAS DEL FESTIVAL LATINOAMERICANO DE BÉISBOL

Un día con las estrellas de los Yankees

Entre risas, cebiche, la visita de la expresidenta Moscoso y anécdotas, peloteros de las mayores disfrutaron su estadía en tierras panameñas.

En Panamá las nuevas generaciones que disfrutan del béisbol nunca soñaron que verían tal espectáculo. El pasado 3 de diciembre los aficionados a la pelota tuvieron la oportunidad de ver a varias estrellas de los Yankees de Nueva York.

Fue cierto. Derek Jeter, Jorge Posada, Rafael Soriano, Andruw Jones, C.C. Sabathia y Curtis Granderson (todos de los Yankees de Nueva York) estuvieron en Panamá, junto a otras figuras de renombre participando de un evento especial.

Hablar de los Yankees de Nueva York por años se limitó en el país al contacto con los medios de comunicación y recientemente por las redes sociales. Todo para seguir a los jugadores que visten el icónico uniforme de rayas, jugando en estadios que por lejanos siempre han parecido místicos.

A pesar de que están al otro lado del televisor o de la computadora y pensar que verlos de cerca solo se lograba visitando Estados Unidos, la fanaticada panameña de los Yankees nunca ha dejado de hacerse sentir.

La distancia se acortó este pasado fin de semana, cuando en el marco de la segunda edición del Festival Latinoamericano de Béisbol, las estrellas de los Yankees tocaron suelo patrio.

La mayoría llegó al país el viernes 2 de diciembre, un día antes del evento en el estadio Rod Carew.

La mañana del 3 de diciembre, hospedados en el hotel Manrey, los vestigios de una noche en la ciudad todavía se hacían sentir en algunos. “Panamá no pudo conmigo ayer”, exclamó uno de los miembros del grupo que acompañó a los jugadores, mientras los presentes soltaban la risa.

Eran las 11:00 a.m. y los peloteros terminaban de desayunar. La primera parada en un día colmado de actividades era el Centro de Visitantes de Miraflores, en el Canal de Panamá.

Poco a poco los peloteros salen del área VIP, mientras la seguridad los acompaña, seguros de que fuera del hotel la posibilidad de encontrarse con algún amante del equipo era posible.

Afuera, un bus tipo Coaster y una escolta policial esperan al grupo para llevar a cabo la travesía de recorrer la ciudad en medio del tranque vehicular.

Ya en el Canal de Panamá los peloteros tienen la oportunidad de cruzar al otro lado de las esclusas y los visitantes no pueden contener la emoción cuando se anuncia, a través del micrófono, que las estrellas de los Yankees de Nueva York están de visita.

Con celular en mano C.C. Sabathia no resiste las ganas de tomar fotografías del carguero que está en el proceso de pasar las esclusas de Miraflores.

Durante el día, el nombre de Mariano Rivera fue surgiendo entre los peloteros que lamentaban su ausencia debido a una operación de las cuerdas vocales.

Derek Jeter, que ha jugado junto a Posada y Mariano por los últimos 17 años, recuerda cómo el 19 de septiembre –día en el que Mariano rompió el récord (603) de más salvamentos en la historia de las Grandes Ligas– se sentía la emoción en el estadio de los Yankees de Nueva York.

“Mo es como un hermano para mí. Estoy muy orgulloso de él y tiene muchas más cosas por delante”, comentó Jeter ya al regresar al hotel.

En el lobby aquel grupo se veía constantemente rodeado de cuanta cosa pudiese ser autografiada; desde pelotas y camisas, hasta agendas y menús de restaurantes. “Jugar con los Yankees es una experiencia. A donde quiera que vayas todo el mundo te conoce: quizá les gustas o quizá te odian, pero te conocen”, relata Curtis Granderson, mientras firma una pelota.

Para el resto de las actividades se une a los peloteros Ozzie Guillén, mánager de los Marlins de Miami, que trajo consigo a su familia para formar parte del festival.

Los peloteros descansan, comen cebiche y algunos se preparan para responder preguntas en una conferencia de prensa en un casino en el centro comercial de Albrook. Por cierto, congestionado por vehículos y personas, algo típico para el mes de diciembre en Panamá.

Guillén fue quien tomó el liderazgo del grupo en el contacto con los medios, ya pasadas las 3:00 p.m. ante la ausencia de Jeter y Posada, quienes no pudieron asistir.

La interacción con la prensa fue breve, en un ambiente de apuro, porque la conferencia se retrasó y faltaba poco para el gran evento.

El reloj estaba por marcar las 4:00 p.m., el camino de vuelta al hotel fue tranquilo y las estrellas se disponían a tomar un break para uniformarse y dirigirse al estadio.

EN EL ROD CAREW

Son las 5:00 p.m. y ya en el estadio Rod Carew los peloteros se refrescan, firman varias cajetas de pelotas y comentan entre sí, con bromas y empujones, sus predicciones para la noche en los vestidores.

Quizá las que arrancan más risas son las que hacen los hijos de Ozzie Guillén sobre el posible desempeño de su padre, quién admite no haber tocado un bate para jugar en más de 10 años. Y era un juego de exhibición de softbol

Los chistes continúan y, entre anécdotas, Soriano, que la mayor parte del día se ha mantenido serio, termina en el piso soltando carcajadas. Verle allí contagia de sonrisas a los demás.

Transcurridos cerca de 30 minutos Juan Carlos Noriega, uno de los encargados de organizar el festival, entra al vestidor. ¡Sorpresa! acompañado de Mireya Moscoso, expresidenta de la República, quien se observa diminuta rodeada de los Yankees, en su mayoría de gran estatura.

La expresidenta, con espíritu de fanática, el cual ha demostrado con el béisbol nacional con Los Santos, se toma fotografías con los peloteros y consigue su recuerdo autografiado. Las 6:00 p.m. el bullicio de las gradas aumenta. ¿Será la impaciencia de los fanáticos? Es hora de salir al campo.

En el camino, algunos amantes del deporte tratan de ganar un espacio entre la seguridad con la esperanza de al menos conseguir un destello de sus ídolos.

Al salir, la multitud en el estadio irrumpe en gritos y aplausos. Con pancartas levantadas varios grupos gritan a todo pulmón por Jeter, haciendo uso de su meritorio apodo Mr. 3 mil.

Ya en el dogout la fanaticada esquiva como puede la seguridad tratando de hacerle llegar a los peloteros recuerdos, para que éstos firmen.

Sobre el techo de la caseta de lado izquierdo del estadio, un pequeño fanático de los Yankees logró con timidez y sonrisas lo que muchos, a pesar de su insistencia, no consiguieron. Un niño, de quizá cinco años, se acerca a la esquina del techo y logra que Ozzie Guillén y Derek Jeter firmen las pelotas que carga en la mano.

El alboroto fue grande y algunos ganaron por partida doble, vieron el show y se llevaron un recuerdo.

Arranca el juego, eran las 6:45 p.m. Primero se hizo la presentación de los jugadores del equipo Panama All Star, con figuras como Carlos Lee, Olmedo Sáenz, Roberto Kelly, José Macías, Randall Delgado, Einar Díaz y Rubén Tejada, entre otros, que generó el sonido de los aplausos.

Poco a poco los jugadores internacionales, que integran al equipo Andruw Jones All Stars, son presentados y la expresión de emoción fue evidente cuando Jeter es anunciado por los alta voces. Por último se llama al campo de juego a los hermanos Raúl y Juan Carlos Noriega, organizadores del evento, y sin más el esperado encuentro de softbol da inicio.

En medio del partido hay grandes jugadas, buenos batazos, pésimas jugadas defensivas. Incluso algunos, sobre todo los inactivos en el béisbol, se vieron lentos.

UNA VICTORIA

El partido culmina cuando transcurren algunos minutos después de las 8:00 p.m. Los Andruw Jones All Stars festejan su victoria 6 a 2 sobre los Panama All Star con saltos y abrazos.

Camino al dogout Jeter es rodeado de camarógrafos y un par de privilegiados fanáticos que entre concursos en las redes sociales han logrado la oportunidad de tomarse una foto con su ídolo.

El recorrido de regreso al autobús es apresurado y tumultuoso. Los fanáticos han adivinado la ruta de escape y esperan, ansiosos, con pelotas, pilotos y cámaras en mano. La mayoría de los peloteros apresura el paso, anuentes de lo difícil que es controlar una multitud.

Posada y Granderson se detienen en el camino, sonrientes, y logran cumplir el sueño de algún aficionado que posiblemente todavía no cree que en sus manos reposa una pelota autografiada por tales astros.

Una fan logra un abrazo de Posada y le asegura, con relación a su situación profesional con el equipo, que pase lo que pase siempre será un Yankee. Posada sonríe y le agradece el gesto.

La seguridad forma una barrera protectora alrededor de Jeter que, sin duda alguna, fue el que arrancó más aplausos y gritos de la fanaticada.

El ambiente, ya de regreso en el autobús, es ligero y despreocupado. Se ha logrado el cometido: aquel encuentro con un público que jamás se imaginó ver de cerca a estrellas del deporte. Y, si la mirada en el rostro de los jóvenes es algún indicativo, la velada recorrió un tramo significativo en el intento de devolver en el pueblo panameño el sentimiento y pasión por el béisbol.

“Hoy es un gran día para Panamá”, exclama Juan Carlos Noriega.

Algunos peloteros sacan sus celulares mientras conversan entre sí. En la parte delantera, un DVD de un concierto del cantautor panameño Rubén Blades con Seis del Solar ameniza el trayecto y su voz, entrecortada por la emoción, introduce su famosa canción Amor y control.

Los aplausos, penosos, comienzan al son de la música. No pasa mucho tiempo antes de que todos los presentes en el bus, incluyendo personal de seguridad y del de equipo apoyo, se unan y en coro, pronuncien la inmortal letra de aquel clásico panameño. Varios sacan celulares y graban una mezcla de nacionalidades unidas por una misma canción.

Amor y control pierde tiempo y culmina y, con aquello, llega también a su final la segunda edición del Festival Latinoamericano de Béisbol.

class="mce"> >> Los latinos en el béisbol

Durante la celebración de la segunda edición del Festival Latinoamericano de Béisbol grandes exponentes del deporte apovecharon la oportunidad para resaltar el valor que eventos como este tienen en el futuro del béisbol.

“Es para una causa muy bonita-ayudar a la juventud a que juegue béisbol- y se van a beneficiar muchos niños”, recalcó Jorge Posada mencionando que su natal Puerto Rico también se ha visto afectado por la falta de semilleros, por lo que incluso hubo dos inviernos en los que no se jugó pelota. Posada, que recalca lo bueno que sería llevar la Serie del Caribe a Panamá, explica que el deporte se convierte en una herramienta mediante la cual los jugadores pueden ayudar a su familia.

“Sabes, para mí esto es un sueño, estar en donde estoy, gracias al béisbol yo he ayudado a toda mi familia”, señaló.

De la experiencia se lleva amistades incomparables con Derek Jeter y el panameño Mariano Rivera, con quienes conforma una tripleta conocida como The Key Three.

Rafael Soriano, dominicano y parte del equipo de los Yankees desde enero de 2011, expresó que es penoso que en Panamá no existan más semilleros como en otros países y que espera que mediante actividades como esta se logre motivar la creación de proyectos. Soriano, que considera que los latinos cuentan con una buena representación en las Grandes Ligas, no escatima recursos en recalcar lo orgulloso que se siente de su nacionalidad. “Me siento orgulloso de seguir la carrera que papa Dios nos ha dado, estar tirando pa lante junto a los demás compañeros”, comentó.

Detrás del esfuerzo de los hermanos Noriega uno de los elementos principales ha sido, desde hace tres años, el pelotero Andruw Jones.

Aunque Jones señala que los latinos siguen presentes en las Grandes Ligas -especialmente venezolanos y dominicanos- el número de panameños ha disminuido considerablemente.

“Lo que queremos hacer aquí es tratar de impulsar la pelota en Panamá, darle a los muchachos un empuje para que vean cómo otros deportistas llegaron a jugar”, afirmó.

MELISSA PINEL Z.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

19 Nov 2017

Primer premio

8 0 5 6

CCAA

Serie: 13 Folio: 12

2o premio

9078

3er premio

3785

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código