Blas pérez en un encuentro navideño

El hijo de Villa Guadalupe

El jugador panameño aprovechó estas fiestas navideñas para compartir con sus amigos y los niños de la barriada que lo vio crecer, triunfar y a la que nunca ha olvidado.

Temas:

'En esta cancha metí muchísimos goles, para mí es una alegría inmensa poder compartir con la gente que me vio crecer', dijo Blas Pérez. 'En esta cancha metí muchísimos goles, para mí es una alegría inmensa poder compartir con la gente que me vio crecer', dijo Blas Pérez.
'En esta cancha metí muchísimos goles, para mí es una alegría inmensa poder compartir con la gente que me vio crecer', dijo Blas Pérez. LA PRENSA/Ricardo Iturriaga

El futbolista nacional Blas Pérez compartió el sábado con la gente de Villa Guadalupe, como parte de las festividades navideñas, con un partido de fútbol entre amigos del jugador de la selección en la cancha sintética de esa barriada que hoy lleva su nombre.

El Hijo de Villa Guadalupe, como algunos le llaman, compartió con muchos amigos de ese sector de San Miguelito en un ambiente de camaradería, en el que el jugador de la selección de Panamá se tomó fotos con el que se le atravesara y entre abrazos y saludos pasaron una tarde memorable de muchos recuerdos.

“Estoy muy feliz con este reconocimiento que me hace mi barrio. En esta cancha metí muchísimos goles, para mí es una alegría inmensa poder compartir con la gente que me vio crecer. Estamos en una época de compartir y hoy estoy con toda mi gente y muy orgulloso de estar representando a mi barrio”, señaló Pérez.

Blas Pérez compartió el sábado con muchos niños de Villa Guadalue, que buscarán emularlo y formar alguna vez parte de la selección nacional. Expandir Imagen
Blas Pérez compartió el sábado con muchos niños de Villa Guadalue, que buscarán emularlo y formar alguna vez parte de la selección nacional. LA PRENSA/Ricardo Iturriaga

Blas Pérez, que hoy ya no reside en Villa Guadalupe, recomendó que nunca hay que perder la esencia de la vida. “Yo nunca he dejado de venir a mi barrio, a veces no he tenido el chance, pero siempre trato de venir, de saludar a la gente y de ver cómo está el barrio”.

Señaló que “hoy he traído a mis hijos para que vean de dónde he salido yo, de un barrio que en su momento tuvo problemas, pero yo creo que las cosas han cambiado, la juventud ha cambiado, entonces el mensaje que nosotros le queremos dar a ellos es que se manejen por el camino del deporte, que es el camino para alejarse de los vicios, de las malas influencias y para mí es un orgullo poder hablarles a los jóvenes de mi barrio”.

De su juventud recuerda que siempre le fue bien en la cancha de Villa Guadalupe donde marcaba goles, pero desde chico siempre su sueño fue poder vestir la camiseta de la selección nacional.

“Desde chico veía un jugador que es oriundo de aquí, que es un emblema de la selección nacional: Franklin El Morocho Delgado, y para míél era un ejemplo. Yo quería emularlo de alguna manera y me decía que alguna vez iba a vestir la camiseta de la selección nacional, y gracias a Dios se nos cumplió el sueño ya casi culminando la carrera como para salir por la puerta grande, de una manera muy hermosa”.

Pérez adelantó que para diciembre del próximo año deberá haber culminado su carrera con su retiro que hoy lo ha decidido de esa manera, para disfrutar de su familia, sus amigos, el deporte y prepararse para lo que viene, continuando en el círculo del fútbol, aportando todo lo que aprendió y esperando que en esa nueva carrera “nos vaya muy bien”.

Blas conversa con Eduardo Caicedo, que lo vio crecer en Villa Guadalupe. Expandir Imagen
Blas conversa con Eduardo Caicedo, que lo vio crecer en Villa Guadalupe. LA PRENSA/Ricardo Iturriaga

Pérez señaló que las fiestas de Navidad siempre las ha pasado en su casa y siempre ha pasado por el barrio, “para saludar a la gente, ayudar de alguna manera a la gente. Nunca he pasado fuera de mi país las fiestas”.

Aparte del Morocho Delgado, hubo otros futbolistas panameños del barrio, como el exseleccionado Fernando Chichón Flores, ya fallecido, Jean Carlos Bocanegra, Anthony Basile, Federico Marines, entre otros.

“Yo siempre he compartido con ellos para estas fechas, siempre he me identificado con Villa Guadalupe. Sigo siendo el mismo chamaquito que caminaba descalzo molestando a todo el mundo”, dijo el jugador panameño.

En lo deportivo, mencionó que de momento hay que prepararse para hacer un buen papel en Rusia, “ya queda en manos de uno para ganarse el puesto, porque nadie tiene su puesto asegurado, sinceramente, hay que tener un buen comportamiento, poder cuidarse, sobre todo ahora que tenemos esta edad [36 años]”, dijo Blas, quien reconoció que siempre el Mundial ha estado en su mente desde que se consiguió la clasificación el 10 de octubre en el estadio Rommel Fernández.

Entre los presentes al acto de Blas estuvo Simón Martínez de la Rosa, de 99 años, al que cariñosamente todos conocen como El Viejo.

Tal la importancia de este señor en la barriada que en las mangas de los uniformes aparecía la leyenda “Hijos del Viejo”.

De alguna manera todos los que han jugado fútbol en Villa Guadalupe pasaron por sus manos, como un dirigente de raza que hoy están extinguidos.

Blas, junto al viejo Simón Martínez de la Rosa, junto a una placa de agradecimiento al dirigente. Expandir Imagen
Blas, junto al viejo Simón Martínez de la Rosa, junto a una placa de agradecimiento al dirigente.

Con un bastón y pasos lentos, El Viejo caminó hasta el centro de la cancha y se tomó la foto con todos, y después salió y lo sentaron afuera, a un lado de una de las porterías de donde siguió de cerca un partido entre niños y el encuentro estelar entre los amigos de Blas Pérez.

Eduardo Caicedo, de 62 años, es otra de las tantas personas que participó del homenaje al jugador panameño de 36 años de edad.

“Como desde los dos años conocí a Blas”, recuerda Caicedo. “Jugábamos multi contra multi. Blas era flaquito, yo le decía a mi hermano que no lo metiera porque lo iban a quebrar, porque aquí se jugaba fútbol duro”.

Caicedo recuerda que después lo metieron a jugar y comenzó a destacarse, aunque más adelante Blas también lo hacía en el basquetbol y el voleibol.

El vecino dice que Blas fue un chico bien recto y muy disciplinado en tiempos donde había un ambiente muy difícil. “Nosotros comenzamos a ver que tenía talento y que podría llegar a ser algo, pero jamás pensaba que se iba a convertir en lo que hoy es”.

Recuerda que Blas era buen cabeceador. “Había mucha rivalidad entre las multis y él era de la multi 1, pero siempre fue delantero y siempre se destacó”.

En una anécdota, relató que “cuando lo pateaban en el cuadro el papá y la mamá se metían y nosotros le gritábamos que salieron del cuadro, que eso es fútbol”.

Por estos tiempos se jugaba mucho fútbol en una cancha de tierra, un peladero, en unas ligas por la que desfilaron futbolistas que después tuvieron renombre a nivel nacional.

Blas posando con su gente de la barriada de sus amores. Expandir Imagen
Blas posando con su gente de la barriada de sus amores. LA PRENSA/Ricardo Iturriaga

“Cuando Blas fue al Panamá Viejo, ese equipo nunca había sido campeón y salió campeón con Blas y Gary Stempel, que lo llevó, luego pasó al Árabe y nosotros decíamos ¡¡Guau!! ¡¡Chuleta¡¡, mira al flaquito que nosotros poníamos a jugar. Nos decíamos que iba a llegar lejos, pero nunca pensábamos que como llegó a ser hoy”, relató el señor Caicedo.

“De chicos, el primer suéter que conseguía se le daba a él y le compraba un Big Mac, porque hacía tremendos goles”, recuerda Caicedo.

“Ya cuando Blas comenzó a dar el salto en Colombia y luego en México, dijimos que ese jugador iba a ser grande, pero no hasta donde llegó. Acá hubo jugadores grandes como Chichón Flores y Morocho Delgado, de la multi 5, eran los fuertes, y ellos mismos decían que Blas los pasó”, señala.

“Cuando se clasificó al Mundial de Rusia fue una emoción grande y yo les decía a todos en mi barrio, Veranillo, donde vivo ahora, que él era de Villa Guadalupe, el Hijo de Villa Guadalupe, ese es Blas Pérez”, les gritaba a todos.

“El hombre tiene lo suyo todavía, a pesar de los 36 años, hay que darle balón para que vean que él hace gol”, aseveró Caicedo.

¿Después de haberlo visto todo, qué le falta ahora, señor Caicedo?, se le preguntó.

“¡¡Verlo en el Mundiall!!”, respondió con un grito como cuando se celebra un gol.

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Corporación La Prensa, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Loteria nacional

12 Dic 2018

Primer premio

6 1 5 2

DCCA

Serie: 16 Folio: 8

2o premio

1812

3er premio

7402

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código