LOS INICIOS DE Mariano Rivera

Una historia especial

En 17 campañas en Grandes Ligas, el lanzador de los Yankees ya es considerado como un futuro integrante del Salón de la Fama.

La oportunidad se le presentó, la tomó y la ha aprovechado al máximo, tanto así que se ha convertido en el mejor cerrador de la historia en el béisbol de las Grandes Ligas.

Se trata de Mariano Rivera, para quien el béisbol en su adolescencia era algo de recreación; luego de la escuela y de ayudar a su padre en la pesca.

Su histórico arribo a los 602 partidos salvados lo hace superar la hazaña de 601 lograda por otro tirador, Trevor Hoffman en 2010.

Nacido un 29 de noviembre de 1969 en el sector de Puerto Caimito, distrito de La Chorrera, al oeste de la capital, Rivera tenía una misión en la pelota y la ha cumplido a cabalidad.

El bote con el cual se adentraba al mar y las redes de pescar, las cambió por una manilla y la bola, al recibir una oferta para jugar béisbol profesional con la organización de los Yankees de Nueva York. Sí, el mítico equipo que es muy seguido en Panamá acogió a otro panameño más en sus fincas de ligas menores.

De acuerdo con una entrevista que dio Carlos Chico Heron (q.e.p.d.), uno de los participantes en la contratación de aquel joven de 20 años, el acuerdo se dio en una segunda evaluación.

Mariano Rivera fue visto por Heron en una primera ocasión como campocorto, pero todavía tenía que trabajar más para mejorar y no se dio la firma. Pero Rivera no se desanimó y siguió jugando en La Chorrera.

En ese transcurso tuvo que lanzar porque su equipo se había quedado sin tiradores y su fuerte recta sorprendió a varios de sus compañeros y éstos decidieron llevarlo ante un buscador de talento para que lo observara.

Por esas casualidades del destino, Chico Heron era ese scout que vería a Rivera.

“Entonces lo observé e hizo unos siete lanzamientos y le pregunté qué estaba haciendo y dijo que estaba trabajando con su papá en un barco. Entonces le dije que después de eso llegara en las tardes al estadio”, recordó Heron en su momento en una entrevista.

Cerca de unos mes después de la práctica en el estadio Juan Demóstenes Arosemena en Curundú, el supervisor de los Yankees Herbert Raibourn evaluó a Mariano Rivera y tras varios lanzamientos decidió firmarlo.

Ahí empieza la trayectoria de Rivera, quien de acuerdo con la biografía que tiene ESPN, el trato fue por 3 mil dólares.

El caso de Mariano Rivera es de esos jugadores que solo querían la oportunidad para demostrar que podían llegar lejos y así fue.

Luego de que firmó con los Yankees en febrero de 1990, Rivera se estrenó en las menores en la categoría rookie (novato), en la Liga del Golfo. Esa temporada tuvo marca en ganados y perdidos de 5-1 y efectividad de 0.77 en 22 partidos.

Además, curiosamente ese año logró su único juego salvado en toda su estancia en ligas menores, según el archivo estadístico de Baseball Reference.

En su sexta campaña como profesional, Mariano Rivera da el salto a las Grandes Ligas un 23 de mayo de 1995, cuando tenía 25 años.

Rivera ese año tuvo marca de 5-3 y efectividad de 5.51, tras ver acción en 19 juegos, 10 de ellos como abridor.

Su función exclusiva de lanzador relevo se la asigna el mánager Joe Torre en 1996, teniendo una buena temporada, porque se ganó el puesto de ser el preparador de John Wetteland, quien era el cerrador oficial de los Yankees. Rivera consiguió los primeros cinco salvamentos de su carrera esa temporada.

Pero al año siguiente, el panameño recibió la oportunidad de ser el cerrador titular y se quedó con el puesto con una extraordinaria labor que se reflejó con 43 juegos salvados.

A partir de esa campaña empieza a escribirse la historia del mito, la leyenda de Mariano Rivera.

Con su dominante lanzamiento denominado cutter o recta cortada, el istmeño se abrió paso en las mayores sumando hasta ahora 12 invitaciones al Juego de Estrellas, cinco premios de mejor relevista del año. De igual forma, jugador más valioso en la Serie Mundial de 1999 y del Campeonato de la Liga Americana en 2003.

En cuanto a los partidos interligas, Rivera es el líder en rescates con 63, el que le sigue es Trevor Hoffman con 40.

Rivera, apodado Sandman, El Expreso de Puerto Caimito, Mo y Apaga y Vámonos, ha conseguido con la franquicia neoyorquina cinco anillos de Serie Mundial (1996, 1998, 1999, 2000 y 2009).

De acuerdo con la prensa especializada en Estados Unidos, sus impresionantes números en 17 temporadas en la Gran Carpa, son suficientes para entrar al Salón de la Fama de las Grandes Ligas ubicado en Nueva York.

Para ser considerado como un aspirante al club de los inmortales, Rivera tiene que esperar cinco años después de su retiro.

“Le estoy guardo un puesto a Mariano en el Salón de la Fama”, fue lo que comentó en julio pasado el ex grandes ligas panameño Rod Carew, el único panameño en el salón de Cooperstown.

Pero Carew dejó entrever que no hay duda de que Rivera entrará sin problemas al Salón de la Fama.

Rivera, quien cumplirá el próximo 29 de noviembre 42 años, está en el primero de sus dos años de contrato con los Yankees por 30 millones de dólares.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

19 Nov 2017

Primer premio

8 0 5 6

CCAA

Serie: 13 Folio: 12

2o premio

9078

3er premio

3785

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código