campeonato nacional de béisbol mayor

Entre lágrimas y risas

El nuevo sistema de competencia que se aplicó este año en el torneo no tuvo la aceptación del público.
Arbitraje. Alberto Macré tuvo un fuerte intercambio verbal con el árbitro Fermín Batista en el séptimo juego de la serie final. LA PRENSA/Bienvenido Velasco Arbitraje. Alberto Macré tuvo un fuerte intercambio verbal con el árbitro Fermín Batista en el séptimo juego de la serie final. LA PRENSA/Bienvenido Velasco
Arbitraje. Alberto Macré tuvo un fuerte intercambio verbal con el árbitro Fermín Batista en el séptimo juego de la serie final. LA PRENSA/Bienvenido Velasco

Sin duda que los máximos logros los tuvo la novena de Chiriquí, con su coronación en la edición número LXX de los campeonatos nacionales de béisbol mayor, venciendo en siete vibrantes desafíos a un digno rival como lo fue Bocas del Toro.

Los chiricanos volvieron al trono de la pelota mayor después de sobrevivir a un mal comienzo de temporada (récord de 1-5) para poner fin a una larga sequía de títulos en el máximo escenario del béisbol.

Dirigidos por el laureado mánager santeño Aristides Bustamante, quien se convirtió apenas en el cuarto director que gana cuatro o más títulos en estas lides, la tropa del Valle de La Luna recuperó la confianza de una fanaticada que habían perdido en los últimos años.

Faltó organización

Pero aun cuando el campeonato 2013 cerró con autoridad en medio de una emocionante serie final, quedó un mal sabor entre los fanáticos, que molestos por la mala organización del torneo se alejaron de los estadios la mayor parte de la campaña.

La campaña regular , en la que los estadios estuvieron vacíos, fue un desastre para las arcas de la Federación Panameña de Béisbol (Fedebeis), las que llegaron a estar en rojo e incluso pusieron en peligro la estabilidad económica del campeonato.

Fue una temporada difícil para el llamado deporte rey de los panameños en un momento en que necesitaba recuperarse del doloroso revés sufrido tras quedar eliminado del III Clásico Mundial de Béisbol.

Una campaña salpicada por los desaciertos de los dirigentes, que improvisaron mucho en la organización de este certamen, y que al igual que en otros años no estuvo al margen de los escándalos protagonizados por los presidentes de las ligas provinciales.

Reglas en el papel

Desde el momento en que se montó un circo en el congresillo previo al inicio del torneo, donde algunos dirigentes se quisieron pasar de listos y hasta amenazaron con retirar a sus equipos, el futuro estaba condenado.

A lo largo del campeonato directivos y federados violaron continuamente los reglamentos.

“La comisión técnica se hizo de la vista gorda en ciertos asuntos, permitiéndole jugar ilegalmente a los peloteros Euclides Bethancourt y Marlon Sucre.

“El primero no cumplió con la cantidad de años para un jugador oriundo y Sucre, que nada más podía jugar con Coclé o Panamá Metro, a última hora sale jugando con Bocas del Toro”, cuestionó el dirigente herrerano Jorge Yoyi Tello.

“Pero en otros casos sí aplicó el reglamento para no dejar jugar al pelotero Monroy. No hubo orden en este tema del traspaso de los jugadores”, afirmó Tello.

Y qué decir de los casos de los jugadores colonenses Alberto Acosta y Jhadiel Santamaría, a quienes se le permitió jugar a pesar de que habían firmado contrato con dos provincias para esta temporada.

No hay lanzadores

Técnicamente, el nivel de pelota que se jugó no fue malo, aun cuando no hubo consistencia en el pitcheo, salvo algunos brazos veteranos que se resisten a morir, como fue el caso de Kenneth Batista (40 años), Gilberto Méndez (37 años), Abraham Atencio (44), Bienvenido Cedeño (44 años), Ramiro Mendoza (42), Rolando Herrera (40) y Miguel Gómez (40).

Lo que deja en evidencia una carencia de lanzadores a este nivel.

“La única manera de renovar nuestro béisbol es poniendo a jugar a los jóvenes, quienes observando a algunos veteranos pueden mejorar su nivel. Lo esencial es desarrollar jugadores”, puntualiza el técnico colonense Alex Zapata, quien dirigió a Panamá Metro, sin duda el gran ausente en la final de este año.

Algunas figuras jóvenes escalaron con autoridad al máximo nivel local.

Por ejemplo, el campo corto Andrés Gómez, un pelotero que promete jugar muchos años con Panamá Oeste en calidad de titular. El buen bateador chiricano Jorge Miranda y el juvenil colonense Pedro Padilla, que lo hizo bien jugando el cuadro interior.

La fanaticada chiricana

Otro aspecto rescatable esta temporada fue el regreso de la fanaticada chiricana al viejo recinto Kenny Serracín después de nueve años que no aparecían como campeones nacionales.

En el aspecto económico la situación fue difícil para la Fedebeis en un campeonato nacional que en los últimos años ha venido en picada y que si no se rescata a tiempo, podría declararse difunto.

A pesar de la crisis de fanáticos que marcó la primera ronda del certamen, el directivo Wigberto Quintero, que ha sido blanco de duras críticas durante su gestión al frente del béisbol nacional, estima que quedará un margen de ganancias de alrededor de 200 mil dólares.

Lógicamente, para atreverse a decir esto, seguramente el directivo de la pelota criolla ha tenido que tomar en cuenta el aporte del patrocinador del evento, que según se conoce pagó precisamente 200 mil dólares por dos temporadas.

Además, la Fedebeis, encontró otro colchón para salvar la temporada, en el campeonato juvenil, que sí contó con el respaldo de los aficionados y dejó ganancias por alrededor de los 70 mil dólares.

Autores intelectuales

Precisamente, técnicos como Rodrigo Merón y Alberto Macré, así como los comentaristas Ramón Webster y Eric Espino, culpan a los dirigentes provinciales como responsables directos de esta crisis por la que atravesó la recién concluida temporada.

“Es un tema bien delicado. Ciertamente se tomaron malas decisiones en temas importantes del campeonato, lo que hizo que el fanático se sintiera desmotivado, pero yo creo que el problema radica en los dirigentes provinciales, que tienen mucho poder sobre los directivos de la federación”, remarcó el ex pelotero metropolitano que por segundo año seguido clasificó a Panamá Oeste a la fase semifinal del torneo.

“No estoy en contra de la federación, pero hay decisiones que tiene que tomar la directiva de la Fedebeis para hacer cumplir los reglamentos del campeonato. Los presidentes de liga buscando beneficios propios enredaron todo el campeonato”, afirmó Merón.

Sistema poco atractivo

Este año, la Fedebeis buscando ahorrarse gastos implementó un nuevo sistema de juego-los equipos se dividieron por grupos-, que no funcionó y tampoco tuvo la aceptación del público.

No se dieron las grandes rivalidades entre equipos como Panamá Metro y Herrera o Chiriquí contra Los Santos; Metro frente a Chiriquí y ni hablar del tradicional clásico de Azuero entre Herrera y Los Santos.

“El formato de grupos no es que estuvo mal, pero nada más nos vimos la cara cuatro equipos y eso le restó interés al espectáculo”, señaló el timonel Aristides Bustamante.

En tanto, el técnico Merón cree que el formato que se aplicó este año no era malo, pero advierte que hay que hacerle algunas modificaciones de manera que los 11 equipos jueguen en todos los estadios.

“Tiene que ser algo más ordenado y siento que en vez de jugarse cuatro veces con los de mi grupo, sean tres partidos en casa y dos en la carretera. Así resultaría más atractivo para los fanáticos”, indicó el piloto que dirigió por segundo año consecutivo a Panamá Oeste.

Calendario improvisado

Otro aspecto que no se manejó bien fue la programación del calendario de juego, el cual se cambió constantemente y tuvo muchos días libres, aumentando con ello los costos del torneo.

“Se programaron partidos en los que yo como mánager no recibí la información oportunamente. Hubo muchos días libres, ya que los equipos jugaban dos veces y tenían dos y hasta tres días de descanso, lo que entre otras cosas ocasionó un aumentó en los costos del torneo”, sostuvo el mentor de los Vaqueros.

eStatus de peloteros

El ex grandes ligas y comentarista de béisbol Ramón Webster comparte la misma opinión del pelotero retirado capitalino, al responsabilizar también a los dirigentes de las ligas provinciales, especialmente en asuntos relacionados con las reglas del juego.

“Uno de los problemas tuvo que ver con la planificación, ya que los directivos no se decidieron temprano a arreglar el estatus de los peloteros y creo que eso es lo primero que tienen que hacer para el próximo año. Eso quedó establecido en la reunión plenaria, pero no se cumplió en el campeonato, porque al final los presidentes de liga son los que mandan”, cuestionó Webster.

“Creo que ahí radica el problema y mientras ellos- dirigentes provinciales- sean los que decidan, esto no va a cambiar. Aquí cada presidente de liga piensa en beneficio de su equipo y no de sacar adelante al béisbol nacional”, subrayó el ex big leaguer panameño.

Sin embargo, Webster, que aclara que el béisbol no ha muerto ni morirá, no exime de culpa a la cúpula del béisbol criollo, la que considera no defendió los intereses del juego, dejando en manos de los presidentes de liga importantes decisiones para garantizar el funcionamiento del torneo mayor.

La final salva a su Majestad

Para el técnico Alberto Macré, que este año tomó las riendas de Bocas del Toro, este ha sido el pero torneo nacional de béisbol, “por la falta de organización e improvisación que hubo”.

“Sin lugar a dudas no hay que conocer de este negocio para darse cuenta que esto ha sido un completo desastre. Ha sido peor la medicina que la enfermedad y tanto que hablaron de Wever”, dijo Macré.

“En realidad esta final salvó el campeonato 2013, porque fallaron en muchas cosas y tuvieron un pésimo manejo administrativo del campeonato”, agregó el timonel chiricano.

Por su parte, el comentarista de béisbol Eric Espino, afirmó que el nivel técnico “no fue muy bueno” y considera que hay que cambiar la estructura a una liga profesional.

“Como todo mundo sabe la estructura que se formó al principio fue pésima, especialmente en lo que se refiere a la conformación de los dos grupos y se rompió el patrón que había dado buenos resultados”, indicó Espino.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

FONDOS Banda musical hace recolecta para viajar a Pasadena

La banda está integrada por 250 estudiantes.
Especial para La Prensa/Vielka Corro Ríos

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

19 Nov 2017

Primer premio

8 0 5 6

CCAA

Serie: 13 Folio: 12

2o premio

9078

3er premio

3785

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código