AVISO: Las visitas al Complejo Hospitalario Arnulfo Arias Madrid estarán suspendidas este domingo.

EL BOLILLO GÓMEZ Quiere buscarle una solución

Un mal que no tiene cura

El seleccionado nacional continúa sufriendo en los minutos finales de sus partidos, lo que ha originado muchas ronchas entre la afición y medios.
Decepción en la banca panameña después de perder hoy hace un año contra Estados Unidos por 3-2, en un partido que se tuvo ganado hasta el minuto 89. LA PRENSA/Archivo. Decepción en la banca panameña después de perder hoy hace un año contra Estados Unidos por 3-2, en un partido que se tuvo ganado hasta el minuto 89. LA PRENSA/Archivo.
Decepción en la banca panameña después de perder hoy hace un año contra Estados Unidos por 3-2, en un partido que se tuvo ganado hasta el minuto 89. LA PRENSA/Archivo.

Hoy hace un año el virus que padece nuestras selecciones de fútbol, que históricamente en muchas oportunidades viene haciendo efecto en los últimos 10 minutos, tuvo su mayor repercusión en un partido contra Estados Unidos.

Sucedió el 15 de octubre de 2013, en el cierre de la hexagonal para el Mundial de Brasil 2014. Panamá se jugaba en el estadio Rommel Fernández su chance de un repechaje para aspirar a clasificar a su primer Mundial. Necesitaba derrotar a Estados Unidos, ya clasificado, y que en San José, Costa Rica, también clasificada, venciera a México.

Lo último sucedió, pero lo primero increíblemente no ocurrió.

Panamá ganaba 2-1 con un gol de Luis Tejada al minuto 83, mientras que en San José los ticos derrotaban a los mexicanos (2-1). Pero la algarabía que había en el Rommel Fernández se transformó en pesadilla cuando Graham Suzi, al minuto 90, y Aaron Johansson, dos minutos después, le dieron la vuelta al marcador a favor de Estados Unidos y dejaron en un silencio sepulcral al coloso de Juan Díaz.

VIRUS DE 2014

El pasado domingo, casi a un año de la mayor pesadilla que vivió la “marea roja” en el Rommel, México derrotó 1-0 a Panamá con una anotación a los 88 minutos, en un partido amistoso jugado en Querétaro.

Hoy con el nuevo proceso del entrenador colombiano Hernán Darío Bolillo Gómez, el virus de la selección ha hecho sus efectos en tres encuentros: dos goles recibió en el amistoso contra Perú en el minuto 81 y 90; más adelante contra Costa Rica, en la Copa Centroamericana, que después de ir ganando por 2-0, recibió dos goles en los minutos 81 y 86, y el más reciente el domingo contra México en el minuto 88.

El virus también hizo sus efectos recientemente en la selección Sub-17, en un cuadrangular amistoso que se jugó en el estadio del Maracaná, en lo que fue la mejor presentación de nuestros chicos ante Estados Unidos, que la derrotó (1-0) con un gol sobre el minuto final.

EL BOLILLO NO LO CREE

Tal vez al Bolillo Gómez le habrán contado de ese mal que padece nuestras selecciones, pero hoy lo está viviendo en persona. Aun así no se resigna a creerlo.

“No creo en psicólogos. He visto perder a equipos grandes en los últimos minutos. Esto cambiará”, dijo el domingo el Bolillo Gómez después de perder en Querétaro.

El técnico colombiano no quiere que ese mal lo quieran convertir en un mito y prefiere pensar que son situaciones circunstanciales.

HISTORIA

No hay una fecha exacta que diagnostique el momento en que la selección se contagió del virus de los fatídicos últimos 10 minutos.

El 19 de mayo de 1991, por ejemplo, la selección había derrotado en el Rommel 2-0 a Honduras, en una eliminatoria para la primera Copa Centroamericana de la Uncaf, en la vuelta perdió 3-0, recibió tres goles en 18 minutos: los 64, 70 y 82 minutos, que la eliminó del torneo.

En la eliminatoria para el Mundial de Francia 98, Panamá empataba a dos goles con El Salvador, en el Cuscatlán, con anotaciones de Jorge Dely Valdés, pero en el minuto 88 el equipo local anotó el tercero. El equipo lo dirigía el profesor Orlando Muñoz.

El virus ha pasado de generación en generación, no es de ahora. Cada técnico y jugador de la selección lo han experimentado.

Cuando Jorge y Julio Dely eran jugadores de la selección llegaron a decir que el problema era de concentración, pero los dos lo padecieron también en su rol de entrenadores.

Después del gol del domingo en Querétaro, esto es ya un mal sin explicación. Cuando llega el minuto 80 hay que atenerse a lo peor. Es la manera como muchos se han acostumbrado a ver los desenlaces de los encuentros de la selección de Panamá.

Bolillo Gómez quiere terminar con ese mal, que ya lo ha “emberracado” dos veces en menos de un mes.

(Con información de Alexander Da Silva).

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

CENTRO DE CONEXIONES AÉREAS DE TOCUMEN China, un reto para el turismo panameño

Aeropuerto Internacional de Tocumen Mitradel ordena arbitraje entre Copa Airlines y sindicato

Los empleados se mantuvieron fuera de sus puestos.
LA PRENSA/Alex E. Hernández

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

22 Nov 2017

Primer premio

3 5 1 5

BBAC

Serie: 13 Folio: 15

2o premio

4722

3er premio

5119

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código