duelo de hermanos

La noche de los Dely

La primera edición del Dely ante Dely, dejó a Julio con marca de 1-0 y ahora tocará esperar a ver cuándo se dará la revancha.
Los gemelos Julio (camisa roja) y Jorge (camisa rosada) en su rol de técnicos en banquillos opuestos fueron el centro de atención de una jornada inolvidable del fútbol panameño. LA PRENSA/Ricardo Iturriaga. Los gemelos Julio (camisa roja) y Jorge (camisa rosada) en su rol de técnicos en banquillos opuestos fueron el centro de atención de una jornada inolvidable del fútbol panameño. LA PRENSA/Ricardo Iturriaga.
Los gemelos Julio (camisa roja) y Jorge (camisa rosada) en su rol de técnicos en banquillos opuestos fueron el centro de atención de una jornada inolvidable del fútbol panameño. LA PRENSA/Ricardo Iturriaga.

Faltaban 15 minutos para el partido y los dos protagonistas brillaban por su ausencia. Ninguno quería salir de su búnker ubicado en los vestuarios del recientemente remodelado estadio Armando Dely Valdés.

Tanto Julio César Dely Valdés como Jorge Luis Dely Valdés, aprovechaban cada minuto de la previa para repasar todos los detalles posibles en la charla técnica de cara al histórico duelo entre ambos gemelos.

Por primera vez en la historia del fútbol panameño y cuidado que en el mundo dos hermanos gemelos se iban a enfrentar como técnicos de sus respectivos equipos de primera división y en el estadio que lleva el nombre de su fallecido hermano mayor.

A escasos minutos para el inicio del partido por fin la incesante lluvia dejaba de caer como diciendo, “con este show no me puedo meter”, mientras salían los equipos del Árabe Unido de Colón y el Tauro FC para realizar sus calentamientos previos al partido por la jornada 13 de la Liga Panameña de Fútbol (LPF).

Afuera del estadio la marea azul y blanco seguía llegando a pocos minutos para el inicio del partido, listos para colmar los mil 222 asientos del recinto deportivo.

Primero fueron los 11 titulares del Tauro quienes salieron del vestuario y segundos después aparecieron los del Árabe para realizar sus acostumbrados calentamientos, pero nada de los protagonistas de la noche.

Hasta que como en una coreografía planificada salieron al mismo tiempo de sus guaridas ambos entrenadores decididos a caminar rumbo a sus respectivos banquillos.

El lenguaje corporal igual: ambos con cabeza abajo y manos en los bolsillos, mientras daban los pasos al frente de cada una de las dos porterías que vieron sus últimos goles en su año de despedida como jugadores del Árabe hace ocho años.

Lo único que diferenciaba a los gemelos en la escena era el vestuario. Julio con camiseta manga larga roja y pantalones negros, mientras que Jorge Dely en combinación de camisa rosada y pantalones grises.

Luego llegó el momento esperado. El reloj marcaba las 7:52 p.m. cuando ambos se dirigieron su primera mirada antes de proceder a un efusivo abrazo que continuó con el saludo de ambos a cada integrante del banco de suplentes contrario.

Fueron risas, recuerdos y más comentarios que incluyeron al expreparador físico de la selección nacional Julio César Toral, ahora mano derecha de Jorge Dely en la escuadra taurina.

También hubo tiempo para dos abrazos más de jugadores albinegros con Julio Dely en José Luis Garcés y Juan Pérez, dos exseleccionados nacionales que en su momento tuvieron al Panagol como compañero y técnico.

De ahí en adelante no hubo más miradas ni palabras, hasta el final del partido.

Había 90 minutos que jugarse en un partido clave tanto para el Tauro como el Árabe dado su ubicación lejos de los puestos de semifinales, a falta de la última curva del torneo Apertura.

Con el pitazo inicial, Julio Dely en señal de que se acabaron los jueguitos procedió a ponerse sus lentes, mientras que Jorge esperó sentado en el banquillo.

Del lado de las gradas, solo unos cuantos puestos vacíos del lado de la hinchada del Tauro, ya que en el otro costado con el pasar de los minutos todo quedó lleno.

En el partido jugada dudosa al minuto siete en una falta dentro del área que pareció penal sobre el volante taurino Alejandro La Bomba Vélez.

¿Reacción de Jorge Dely? Hombros encogidos, mirada directamente al cuarto árbitro y también orgulloso colonense Roberto Moreno y declaración de qué puedo hacer a su banquillo.

Esta acción fue el inicio de innumerables protestas durante todo el partido del lado del Tauro en contra del árbitro Ameth Sánchez.

Tres minutos después un centro preciso al área encontró a un totalmente solo atacante del Árabe Abdiel Arroyo, quien envió su cabezazo directamente a las manos del portero Kevin Melgar.

“La podía haber bajado de pecho, tenía tiempo para controlar”, decía Julio Dely a los miembros de su banquillo mientras se alejaba de su zona técnica.

En esos minutos iniciales de llegadas en ambas porterías cayó el primer gol en una jugada a balón parado que tuvo como actor principal a un viejo conocido de ambos gemelos.

Fue nada menos que José Luis Garcés con un preciso cabezazo al minuto 17 para el 1-0 en una jugada de tiro de esquina que acabó con más de seis meses de sequía sin marcar gol en la LPF desde su último tanto con la camiseta del San Francisco a finales del pasado mes de abril.

De ahí en adelante, fueron idénticas reacciones de ambos con manos en el mentón, caminatas desde el banquillo a las áreas técnicas después de cada jugada y constantes diálogos con sus respectivos cuerpos técnicos.

Para mala fortuna de los Toros se lesionó Garcés y tuvo que abandonar el partido.

Del otro lado, “ya va a caer, el gol ya va a caer”, repetía Julio Dely a sus asistentes luego que Arroyo se perdía otra ocasión de anotar.

Sin embargo, el gol no iba a caer hasta el segundo tiempo, cuando a los dos minutos un centro pasado desde la derecha cayó directo en el botín de Abdiel Macea para el zapatazo a las redes y el empate 1-1.

Fue celebración en las gradas y aplausos y más aplausos para un Macea que corrió a festejarlo con su público.

Hasta un grupo como de 25 fanáticos del Expreso Azul situado en un techo en las afueras del estadio gritaba el gol.

Jorge siguió con sus constantes quejas contra el árbitro principal después que nuevamente pitaban faltas en su contra.

“No puede ser Roberto, esa misma jugada me la pitan a mí y a ellos no”, protestó el líder del banquillo taurino con el árbitro mundialista.

Y tras otra falta sobre un jugador colonense, cayó el gol que a la postre significaron los tres puntos para el conjunto local.

José El Pibe González tomó el balón fuera del área y con un potente derechazo que se desvió ligeramente en la barrera venció al portero taurino para el definitivo 2-1.

En los últimos minutos apareció el dramatismo en la forma de centros al área del Árabe y un Julio Dely que sabía que esa victoria no se le podía escapar.

“Afuera, Fidel saca la defensa, afuera”, gritaba Julio, cuando otra falta de la defensa colonense provocó que ahora fueran los del Árabe quienes se enfurecieran con el arbitraje de Sánchez.

Los Toros intentaron y estuvieron muy cerca del empate en la última jugada del partido con un cabezazo de Vélez en un tiro libre, pero su intento fue directo a las manos del portero del Árabe.

Seguidamente sacó el portero y pitazo final. Victoria para Árabe.

Ambos hermanos se saludaron con un beso en la mitad de la cancha y un abrazo en señal de que se acabó todo y a pensar en el siguiente partido.

“Mas allá del enfrentamiento o duelo como lo han llamado algunos, lo más importante era ganar por la situación en que estamos”, detalló al final del partido Julio Dely.

“Este ha sido un día histórico, dos gemelos que se enfrentan en un mismo escenario y donde encima ese coliseo lleva el nombre de un hermano, es algo que va a ser difícil que se repita y sin duda se va a recordar por siempre”, puntualizó el gemelo ganador.

Del otro lado del banquillo, un para nada contento Jorge Dely se dirigió con la cabeza baja directamente al vestuario con el resto del equipo.

No obstante, después de haber digerido un poco la dura derrota, salió para dar la cara y conversar sobre lo vivido.

“Un partido muy parejo, trabado, cerrado y el que se equivocaba lo iba a pagar caro y así fue”, detalló Jorge Dely.

El técnico taurino también apunto a una jugada clara al principio del partido donde para él hubo un penal que no se pitó.

“No puede ser que cuando llego al vestuario Palma me dice: ´profe, él no va a pitar ese penal, si hay como cinco jugadores que son vecinos de él´, y eso no puede ser, tiene que ser más profesional”.

Ya tratando de dejar a un lado lo futbolístico, Jorge Luis confesó que pese a que el desenlace no fue el deseado, se trató de un día muy especial.

¿Va a querer su revancha en semifinales?

Pregunta que trajo una leve sonrisa del técnico taurino, quien contestó que “ojalá y se dé la oportunidad, pero hay que ir paso a paso”.

Y así concluyó la primera edición del Dely ante Dely, una serie que tiene a Julio con marca de 1-0 y que ahora tocará esperar a ver cuándo ocurrirá la revancha.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

CENTRO DE CONEXIONES AÉREAS DE TOCUMEN China, un reto para el turismo panameño

Aeropuerto Internacional de Tocumen Mitradel ordena arbitraje entre Copa Airlines y sindicato

Los empleados se mantuvieron fuera de sus puestos.
LA PRENSA/Alex E. Hernández

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

22 Nov 2017

Primer premio

3 5 1 5

BBAC

Serie: 13 Folio: 15

2o premio

4722

3er premio

5119

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código