REALIDADES DE LA NATACIÓN PANAMEÑA

Bajo la óptica de un experto

Según el metodólogo brasileño Emerson Ramírez hay material humano, pero hacen falta condiciones adecuadas para preparar de forma óptima al nadador.

Unificación de criterios de los entrenadores de natación que laboran con los distintos clubes, campeonatos nacionales con base a marcas mínimas a partir de los 14 años e instalaciones adecuadas son parte de algunos de los aspectos que, en opinión del metodólogo deportivo brasileño Emerson Ramírez Farto, son esenciales para mejorar el nivel de la natación panameña.

Ramírez, quien cuenta con un amplio currículo que incluye doctorado y posgrado en el ramo de la actividad física y entrenamiento deportivo, fue el expositor del seminario teórico-práctico de natación que se dictó recientemente aquí en Panamá promovido por la Federación Internacional de Natación (Fina) y su contraparte panameña.

El mismo estuvo dirigido a actualizar a los entrenadores participantes, que fueron 32 en total, en las técnicas modernas de preparación de los nadadores.

Aprovechando la presencia de Ramírez, quien ha laborado y dictado cursos en países como Brasil, Estados Unidos, Rusia, España entre otros, La Prensa conversó con él, para conocer de primera mano sus impresiones sobre qué pudo palpar de la realidad de la natación panameña.

DEBILIDADES Y FORTALEZAS

En ese sentido mencionó en primera instancia la falta de instalaciones adecuadas para la natación.

“Lo que he visto son piscinas de muchos años de uso y con pocas carrileras, y tampoco hay gimnasios en ellas. Todo esto va ligado con la capacitación de los entrenadores, ya que si no existen las condiciones adecuadas para trabajar no se puede preparar de forma óptima al nadador”.

Sin embargo, el brasileño, que ha sido entrenador de natación de las categorías infantil, juvenil y absoluto, consideró que aquí en Panamá hay material humano con buena genética, pero resaltó que tal vez la diferencia con otros países sea que aquí no se trabaja de forma continua con hasta 8 a 10 sesiones semanales de entrenamiento, dependiendo de la categoría.

Por otro lado, indicó que detectó mucha envidia y celo profesional entre los entrenadores, aunque aseguró que “ahora con está clínica –seminario– la cosa ha mejorado, y por eso hemos insistido en la unificación de criterios, y que se organicen para trabajar por una sola causa, que es la de elevar el potencial competitivo de la natación panameña”, sostuvo la fuente.

Consultado en cuanto a que si consideraba que establecer un formato de campeonato nacional basado en marca mínima sería una buena opción para mejorar el nivel competitivo de los nadadores panameños, Ramírez no dudó en responder.

“Por supuesto que sí. Si no se establecen las marcas mínimas, el nivel competitivo siempre será inferior. La masificación debe estar en las categorías menores o sea hasta los 12 años. Pero ya a partir de los 13 y 14 años hay que comenzar a seleccionar a los mejores nadadores y realizar competencias con mayor exigencia aplicando las marcas mínimas”.

Ramírez igualmente se refirió al apoyo efectivo que se requiere de las autoridades gubernamentales y empresas, así como de las universidades para evitar la deserción del nadador, lo cual se da generalmente entre los 15 a 18 años cuando se encuentra entre la encrucijada de seguir su carrera deportiva y académica.

“Lo ideal es que el deportista sea también un buen estudiante, y para eso se requiere de mucho apoyo. Insisto, esta es una labor de muchas instituciones y de mucha gente que debe colaborar y por eso vuelvo a recalcar que en Panamá hay material para la natación.

“Pero si realmente se quiere tener a deportistas que asistan a las competencias con opciones de estar en seminales y finales la mentalidad debe cambiar.

No sirve de nada que los nadadores que vayan a las olimpiadas y mundiales como invitados, sino que lo hagan con marcas mínimas y con opciones de pelear”.

CAPACITACIÓN Y UNIFICACIÓN

Sobre los objetivos principales del curso que tiene que ver la preparación física del nadador o nadadora para el alto rendimiento, explicó que parte de esta labor se fundamenta en capacitar a los entrenadores que vienen trabajando con los distintos grupos de nadadores jóvenes a que tengan una misma filosofía de trabajo para que a partir de ahí se pueda lograr desarrollar la natación con base a la unificación de criterios.

“Si eso se logra y se pone en práctica vislumbramos un futuro exitoso de este deporte en Panamá”, recalcó Ramírez, quien también es autor de varios libros sobre el tema de la metodología del entrenamiento de la natación.

“Es muy importante que los entrenadores hagan un trabajo en conjunto, que sean unidos cada uno en su manera de trabajar adaptados a su grupo, pero lo más importante es que tengan la misma filosofía y el mismo objetivo que es simplemente desarrollar nadadores para que alcancen el nivel adecuado para competir adecuadamente en los diferentes torneos ya sea olimpiadas, campeonatos mundiales, juegos Panamericanos o cualquiera otra competencia regional”.

Aseguró que realmente no es nada nuevo, sino simplemente es algo aplicado con base a la experiencia que ha asimilado a través de su trabajo en otros países de primera línea de Europa y Sudamérica, “y estamos aprovechando para transmitirla a los entrenadores de países de menos desarrollo a fin de que la pongan en práctica”.

DETEcTANDO EL MATERIAL HUMANO

Como conocedor a fondo de la materia, considera que la edad propicia para comenzar este trabajo de iniciación en la natación debe ser desde temprana edad, aunque ya sería a partir de los cuatro a cinco años que podría estar instruyendo al niño o niña los principios básicos y luego a partir de los seis o siete años los estilos de natación.

“Aspectos como la estatura, musculatura, masa corporal, extremidades, flexibilidad y resistencia son parámetros físicos importantes a tomar también en cuenta, y de hecho hay muchos atletas que los tienen, pero lo principal es que el atleta tenga esa mentalidad ganadora”.

El metodólogo deportivo brasileño igualmente mencionó otros componentes profesionales, además del entrenador que se requiere para formar un buen equipo de trabajo en torno a un atleta, en este caso de un nadador.

“Lo primordial es contar con buenas instalaciones de práctica. Buena piscina y gimnasio, a los que debe añadirse un buen apoyo de las tecnologías modernas existentes, y por supuesto un grupo profesional integrado por nutricionistas, médico deportivo, fisioterapeuta y psicólogo entre otros para tener un potencial atleta de alto rendimiento.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Conquista

La Prensa en alianza con el Pulitzer Center invita a sus lectores a una experiencia inédita de periodismo transmedia. Una historia sobre la costa Atlántica que pone en cuestionamiento qué tipo de desarrollo queremos para nuestro país. Haga clic en la foto.

Por si te lo perdiste

periplos alrededor del mundo Corte Suprema, una agencia de viajes

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

13 Dic 2017

Primer premio

0 4 5 4

DAAD

Serie: 7 Folio: 1

2o premio

1238

3er premio

1041

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código