No es de oro, es una vitrina

Se inicia el domingo una nueva versión de la Copa Oro, un certamen del que guardamos gratos y emotivos recuerdos, especialmente en su versión 2005 en la que disputamos la final con el país anfitrión. Esa vez se alcanzó un memorable 0-0 en 120 minutos apasionantes y se evaporó el éxito en la tanda de penaltis. Un subcampeonato que está en el recuerdo como un desafío a superar. ¿Es el momento para intentarlo? Uno nunca lo sabe. Como en aquella ocasión tampoco podíamos calcular hasta dónde llegábamos, pero sin demeritar la trascendencia de la Copa, creo que la gran mayoría entiende que el objetivo es el Mundial, y las lecciones y avances que nos aporte serán trascendentales en la medida en que se reflejen positivamente en los partidos ante Jamaica y Honduras para Brasil 2014. Más allá de estas conclusiones, los jugadores deben comprender y asumir que en cada torneo que participen, enfundados con la camiseta representativa del país, hay un prestigio que se debe buscar y alcanzar exigiéndose al máximo. Además, la Copa, que aunque se llame de Oro ni está hecha del metal ni los premios a los ganadores se acercan a su valor. Sí es una vitrina, una muy buena vitrina. Y lo digo no solo por los jugadores menos experimentados que tendrán una oportunidad sin igual, sino también para aquellos que tienen un espacio ganado en la selección, pero están sin equipo actualmente, como Jaime Penedo, Gabriel Gómez y Rolando Blackburn. La Copa que se ha convertido en un certamen con relativo éxito, en parte porque su sede se ha establecido en Estados Unidos, un país forjado por el aporte de los emigrantes, atrae socialmente a las colonias de los países participantes garantizando una afluencia de aficionados beneficiosa que en cualquier otra sede solo incentivaría al país anfitrión. También convoca a los ´ojeadores de jugadores´, apoderados y promotores, que si no están presentes le dan una mirada por televisión, no porque lo quieran simplemente ver, sino porque el que está en la empresa está obligado a hacerlo. Me alegra que aunque estos jugadores no tengan equipo, Julio los haya convocado, es una decisión acertada. Si lo hubiese hecho con Nelson El Ruso Barahona cuando no tenía equipo y algunos esperábamos que estuviera en la Copa de la Uncaf, yo se lo hubiera agradecido. Penedo, Gómez, Blackburn y el resto del equipo tienen la oportunidad de mantenerse en ritmo de juego y aportar, pero también de que el mercado del fútbol los valore desde esta vitrina. El fútbol es una hermosa actividad lúdica, pero igualmente es un trabajo. La Copa Oro es un trampolín, donde para llegar lejos hay que saltar alto y en equipo.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

carretera entre Santa Fe y Calovébora ‘La conquista del Atlántico’

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

10 Dic 2017

Primer premio

1 7 9 9

CAAB

Serie: 10 Folio: 14

2o premio

6088

3er premio

4097

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código