BOXEO AFICIONADO EN PANAMÁ

Sin pena ni gloria

Panamá cuenta con 28 campeones mundiales en el pugilismo profesional, y solo tres han clasificado a unos Juegos Olímpicos, según los registros.

Durante décadas, Panamá se ha constituido como una de las cunas latinoamericanas del boxeo. Los 28 campeones mundiales son fiel testimonio de este pensar, el que se reafirma con la teoría de que existe una escuela de pugilismo istmeña.

Roberto Durán, Ismael Laguna e Hilario Zapata son apenas algunos de los representantes del boxeo panameño que han podido triunfar, de forma contundente, a nivel internacional.

Sin embargo, todas estas figuras se han destacado a nivel profesional.

El boxeo aficionado panameño, que tendría que ser la base de las estrellas del pugilismo istmeño, no cuenta, ni ha contado durante años, con el apoyo ni la organización para brillar con luz propia.

Solo tres panameños han participado en unas Olimpiadas, pese a la renombrada escuela istmeña.

Para Jesús Rosales, presidente de la Federación de Boxeo de Panamá (Fedebox), esto se debe al poco apoyo que ha recibido esta disciplina, tanto de los estamentos estatales como de la empresa privada.

“Hemos tocado la puerta en muchas empresas grandes, pero el boxeo aficionado no vende. Aquí solo se patrocina béisbol, fútbol y boxeo profesional. Todos los otros deportes no importan y se hace todo con mucho sacrificio”, dijo Rosales.

POR UNA SOLUCIÓN

Rosales manifestó que la mayoría de los saltos de los atletas del boxeo aficionado al profesional se dan por encontrar una solución económica a su calidad de vida. “Ellos se ven motivados a cambiarse, ya que no tienen trabajo y tienen muchas responsabilidades familiares”.

No obstante, el presidente de la Fedebox señaló que los apoderados también tienen una gran injerencia a la hora del cambio. “Los apoderados cuando ven a uno que está descollando comienzan a hablar con él; le dan zapatillas y un dinerito, y sin firmar, ya lo comprometen a saltar en un momento dado”.

Para Rogelio Espiño, reconocido promotor del boxeo profesional en Panamá, los boxeadores no reciben ningún tipo de apoyo, y ellos mismos deciden dar el salto. “La mayoría de los boxeadores aficionados tienen mucha necesidad, ya que vienen de estratos muy humildes, y muy pocas veces se les da algo”, dijo Espiño. “Por eso ellos se pasan, para buscar ese algo”.

Por su parte, Rosales explica que la mayoría de las veces, los boxeadores reciben un pago menor por convertirse en profesionales que lo que se les da durante su paso por el lado aficionado. “Los boxeadores firman por mucho menos de lo que ganan en el boxeo aficionado”, apunta Rosales. “Ellos saltan por los compromisos con los apoderados”.

“Todos los boxeadores aficionados que han sobresalido, ya tienen compromiso con algún apoderado”, añadió Rosales. “No hay reglamento para impedir estos acercamientos”.

ENTRE VIÁTICOS

Al ser una disciplina aficionada, los atletas del boxeo solo pueden recibir aportes a través de los viáticos que les dé el Estado.

“Fary Levy (antigua directora de Pandeportes) dejó las becas en 400 dólares, y el nuevo director (Rubén Cárdenas) las bajó a 200 balboas. Él quiere becar a más. Incluso, hace un par de semanas me llamaron para que nominara a más boxeadores”, manifestó Rosales. “Ahora mismo tenemos a Miguel Rodríguez, Gilberto Pedroza y César Rivas”.

“Los logros incrementan las becas. Los que tengan la posibilidad de representar al país recibirán un pago por los 400 dólares”, informó Cárdenas. “Hay que buscar retener a los grandes talentos para que cuando salten estén preparados. Este es un crecimiento natural, es como los peloteros juveniles, que quieren jugar en las Grandes Ligas”, agregó.

Espiño, por su parte, señaló que la realidad que se vive en ese sentido en Panamá no va acorde con la de otros países. “En Venezuela, por ejemplo, los boxeadores aficionados reciben viáticos cerca de los mil dólares”.

“El boxeo aficionado en Panamá está huérfano, y no se pueden pedir milagros”, añadió el promotor.

PREPARACIÓN INADECUADA

“No hay comparación. En el boxeo profesional, Panamá es una potencia, algo que no se da en el aficionado”, acotó Espiño.

Y es que el promotor explicó que en otros países, la trayectoria que tienen los aficionados va hasta las 300 peleas antes del salto. Algo que no se ve en Panamá. Incluso, el límite para que un boxeador salte al profesionalismo es de 30 pleitos a nivel amateur.

“Nuestros atletas en el boxeo olímpico hacen una campaña entre 50 y 60 peleas”, dijo Rosales. “Nosotros los trabajamos con el ciclo olímpico, pero cada vez que se acerca, por un motivo u otro, saltan al profesionalismo”.

Rosales explicó que hace 15 años, los boxeadores ni siquiera cumplían con las 20 peleas antes de dar dicho salto. “Aquí todo el mundo dice que nuestros campeones mundiales pelearon por Panamá. Ninguno hizo eso, todos pelearon por dinero. Los 28 campeones pelearon por su bolsillo”.

Luis Ávila y Roy Hundley fueron a los Juegos Olímpicos en Múnich, Alemania, en 1972.

Alfonso Peppermint Frazer, en Tokio, Japón, en 1964.

Guillermo Jones, quien logró su clasificación, no pudo asistir a Barcelona 1992 por conflictos de dirigencia.

“En el boxeo aficionado uno siempre puede seguir subiendo. Si nuestros atletas se quedaran podrían ser campeones olímpicos y mundiales”, dijo Rosales, quien enfatizó que muchos de los que suben no cuentan con la experiencia necesaria, lo que se refleja en su fugaz carrera en el profesionalismo.

MALA ORGANIZACIÓN

“Aquí cuando uno sobresale, es que ayudan. Uno tiene que apoyar en el comienzo”, dijo Rosales, quien señaló que la falta de apoyo de la empresa privada ha sido fundamental en la pobre organización que se da en el amateurismo. “Nosotros tenemos programas de boxeo todas las semanas en distintos lugares el país, pero no hay suficiente apoyo para que nuestros atletas tengan una preparación adecuada. Una cosa son las funciones de boxeo, y otra es una buena preparación”.

“Hay países cercanos, como Guatemala y Nicaragua, que se preparan mucho mejor que Panamá, y tienen mejor nivel que Panamá en los torneos aficionados. Ellos sí cumplen con la alimentación y la organización”, añadió el federado.

Rosales también mencionó que para la eliminatoria de los panamericanos, casi que no consiguieron como sufragar los 40 mil dólares que costó la representación panameña.

Por su lado, Espiño señaló que en Panamá todo se hace con “mucha improvisación”.

“Muchas veces las carteleras del boxeo aficionado recaen en los propios entrenadores”, dijo el promotor.

El vivo ejemplo de la falta de organización en esta disciplina se refleja en la preparación para los próximos Juegos Olímpicos, que se celebrarán este año en Londres. “Nosotros todavía no hemos concentrado a la selección para la eliminatoria preolímpica que se desarrollará en mayo en Brasil porque no contamos con los recursos”, explicó Rosales. “Estamos trabajando y haciendo lo mejor que se puede, pero ni siquiera estamos concentrados”.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

carretera entre Santa Fe y Calovébora ‘La conquista del Atlántico’

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

10 Dic 2017

Primer premio

1 7 9 9

CAAB

Serie: 10 Folio: 14

2o premio

6088

3er premio

4097

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código