Abel Enrique Valdez Cubilla

Con promedio de Grandes Ligas

Con una capacidad de asimilación y madurez que sorprende para su edad, Abel Valdez sabe que en la vida no es todo color de rosa y debe esforzarse.

Temas:

Su padre fue su primer instructor.ESPECIAL Su padre fue su primer instructor.ESPECIAL

Su padre fue su primer instructor.ESPECIAL Foto por: Eduardo Espinosa

Los retos no lo desaniman; lo impulsan a seguir siendo cada vez mejor.ESPECIAL Los retos no lo desaniman; lo impulsan a seguir siendo cada vez mejor.ESPECIAL

Los retos no lo desaniman; lo impulsan a seguir siendo cada vez mejor.ESPECIAL Foto por: Eduardo Espinosa

El pelotero sabe que en la vida debe tener prioridades. Para él el béisbol y los estudios son su complemento primordial.ESPECIAL El pelotero sabe que en la vida debe tener prioridades. Para él el béisbol y los estudios son su complemento primordial.ESPECIAL

El pelotero sabe que en la vida debe tener prioridades. Para él el béisbol y los estudios son su complemento primordial.ESPECIAL Foto por: Eduardo Espinosa

A sus 10 años de edad, gracias a su disciplina en el estudio y el deporte, Abel Enrique Valdez Cubilla ha podido defender los colores de Panamá en dos Juegos Panamericanos, sueño de muchos atletas.

Para este pequeño davideño, esos sueños los ha alcanzado gracias a sus destrezas beisbolísticas, aunadas a su ser metódico en los estudios primarios que realiza en la Escuela La Primavera y por la guía de sus padres Abel y Lidia.

Nacido en una zona de la barriada San José, dio sus primeros pasos en el béisbol guiado por su padre, quien en su momento también jugó e incluso llegó a representar en torneos nacionales a Chiriquí Occidente.

“Papá me ha guiado en cómo hacer lo mejor posible para poder crecer deportivamente, siempre sin descuidar mis estudios”, dijo. “Después me llevó a la escuela de Los Indios; tenía cinco años y jugué por primera vez en un torneo interno en la categoría Bin Bin, me atrevía a hacer jugadas de peloteros viejos, esos de experiencia, y por su puesto bateando”, expresó.

Desde niño, en los cumpleaños, bateaba las piñatas agarrando los palos en posición de zurdo, “me sentía cómodo y le pegaba fuerte, cuando comencé a jugar béisbol lo hacía así, pero como jugador lanzaba a la derecha”, dijo.

“Mi papá nunca me obligó a cambiar mi estilo de batear, lo puedo hacer con ambas manos, pero siento que con la zurda está mi poder”, dijo sonriendo.

En su andar de aprendizaje deportivo, Abel se sumó a la Academia de Faleví Franco, donde adquiere mayor fortaleza física y mejor brazo para lanzar las pelotas, al igual que en la escuela de la Policía Nacional de Chiriquí.

Gracias a ese periplo en escuelas de béisbol va creciendo deportivamente, y tras un partido el técnico Rigoberto Morales lo convocó por primera vez a una preselección nacional categoría preinfantil, que fue con miras a los Panamericanos organizados por la Confederación Panamericana de Béisbol (Copabe), que se desarrollarían en agosto de 2015 en México.

“Tenía que viajar a provincias centrales los fines de semana y a la vez estudiar para poder mantener buenas calificaciones, y gracias a mis padres que se sacrificaron económicamente pude asistir a los entrenamientos”, relató.

No fue fácil. Fue elegido para representar a Panamá. “Fue maravilloso jugar en estadios bonitos, con mucho público, defendí la segunda base e igual fui lanzador, incluso lancé unos episodios a México, al final lo mejor fue que quedamos campeones”, sostuvo.

El año pasado participó en el Pitch Hit and Run provincial, ganó en su categoría y clasificó para el Nacional que se jugó en el estadio Rod Carew, donde fue uno de los ganadores.

Abel resumió que allá en Estados Unidos el béisbol es como un cuento de hadas, los estadios, la ciudad, todo es diferente que acá. “Quiero volver y para ello debo ganar otra vez esta competencia que se desarrollará este miércoles”, adujo.

Después fue elegido como parte de la selección nacional que compitió en el Panamericano jugado en octubre en Managua, Nicaragua.

“Me fue requetebien, ya que fui seleccionado el mejor tercera base del torneo, y me dieron un lindo trofeo”, indicó.

El jugador de agradable sonrisa acepta que la vida estudiantil y de pelotero no es nada fácil.

“En el béisbol deseo ser pelotero profesional y otra vez entrar al estadio de los Yankees, pero como jugador de un equipo, el cual me gustaría fuera el de Kansas City, mi favorito”, afirmó

“Mis padres son exigentes, mi mamá es regañona, pero sé que es para mi bien, en la zona que vivimos el ambiente es caluroso, y estudiar y practicar béisbol es para mi bien”, aceptó.

A finales del año pasado, Valdez fue convocado al preseleccionado infantil de la liga de Doleguita, que competiría en el provincial.

Tras semanas de entrenamientos, fue recortado. “Me dolió un poco porque sabía que apenas estaba ingresando en esa categoría infantil”.

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Corporación La Prensa, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Loteria nacional

23 Sep 2018

Primer premio

6 2 5 4

BDAA

Serie: 19 Folio: 3

2o premio

2492

3er premio

0782

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código