ENTREVISTA CON SERENA WILLIAMS

La reina del tenis se confiesa

A sus 31 años la número uno del mundo y nueva reina del Roland Garros demuestra que hay mucho más que tenis en su mente.

Esperó 11 años para volver a conquistar el título en Roland Garros, un torneo que se le resistía como ningún otro del grand slam.

Hoy, con 16 trofeos de los grandes, a uno de los 17 del suizo Roger Federer, la estadounidense Serena Williams tiene algo bien claro: odia perder.

“Odio perder, incluso más de lo que amo ganar”, dijo la número uno del mundo en una entrevista tras su victoria en la final 6-4 y 6-4 sobre la rusa María Sharapova, que intentaba revalidar el título.

“El evitar fallar, las decepciones, es el factor más importante para mí. Si pierdo me hundo. Me voy a casa, entreno más duro, hago más. No me gusta perder. Creo que odio más perder de lo que amo ganar. Puede ser hasta jugando a las cartas: no me gusta perder, no me gusta nada. Pero sucede en el deporte, puedes perder, no se gana siempre”, señaló.

Con 17 títulos igualaría a Roger Federer. “¡Eso sería increíble! Es divertido, hoy (ayer) pensaba que Roger tenía 16 títulos de Grand Slam, ¡¡pero tiene 17!! Pensé: Uffff”.

La menor de las Williams que comenzó a jugar tan joven, y que el éxito le llegó tan pronto, parece haber tenido varias vidas deportivas.

Hoy, a sus 31 años la número uno del mundo y nueva reina del Roland Garros demuestra que hay mucho más que tenis en su mente.

“Amé Francia desde la primera vez que la visité”, dice Williams cuando se le pregunta por el país menos generoso con ella a la hora de los títulos de grand slam: apenas dos Roland Garros (2002 y 2013), todo un contraste con los cinco Wimbledon, cinco Australia y cuatro US Open que acumula.

“Si intentas hablar un poco de francés, la gente te entiende”, añade la menor de las hermanas Williams durante una entrevista en la que tocó asuntos como su admiración por Michelle Obama, el control de las armas de fuego, los deportistas gay y su futuro como jugadora.

Williams es la número uno más veterana de todos los tiempos, pero en 2013 viene jugando y ganando al ritmo de una jovencita: ahora lleva seis títulos desde enero y 37 victorias contra apenas dos derrotas.

Este año su victoria en el Roland Garros sobre Sharapova le dio la gran oportunidad de redimirse de su inesperada derrota en primera ronda en 2012 ante la local Virginie Razzano.

“Para ser honesta, creo que tenía una buena posibilidad el año pasado, porque venía de una gran temporada sobre arcilla”, admite.

Este año Serena pasó en los últimos meses más tiempo que nunca en Francia. No sólo porque su entrenador, Patrick Mouratoglou, es francés, sino sobre todo porque es su novio.

Williams tiene claro lo que le gusta de Francia, y lo expresa con impecable acento: la boulangerie (panadería), el fromage (queso) y el vino.

“Los amo. Y no hay nada que no me guste. Quizás el clima, que no siempre es muy bueno. Llueve mucho en París”.

Aunque pasa buena parte del año fuera de su país, Williams está muy al tanto de lo que allí sucede. Así, elogia a Jason Collins, el jugador de la NBA que habló públicamente de su condición de homosexual.

“Creo que fue muy valiente en decir lo que dijo y en sentir que necesitaba hacerlo. Creo que representa a mucha gente que podría no estar cómoda, no estar lista para manifestarse en ese sentido, pero lo veo sin duda alguna como una persona valiente”.

Williams no se atreve a pronosticar si en el tenis -donde “algunas personas ya lo hicieron”- una “salida del clóset” sería más complicada que en otros deportes:

“Creo que siempre es difícil”.

La tenista tiene bien estudiados los países por los que pasa. Así, define a los británicos y a los alemanes como “tradicionales”, a los italianos y españoles como “divertidos”, a los chinos como “fascinantes” y a los árabes como “clásicos”.

¿Y los mexicanos? “¡Los amo!”. ¿Y los brasileños? “Son muuuuy divertidos!”.

Amante de la moda y del mundo del espectáculo, la menor de las Williams tiene una vida de película.

Su padre, Richard, decidió antes de que nacieran que ella y su hermana serían jugadoras, número uno del tenis mundial y millonarias.

Lo logró, y por eso la historia de las Williams forma parte ya de un documental, Venus and Serena (en el que también se muestra cómo en 2011 se recuperó de una embolia pulmonar que la tuvo contra las cuerdas.

“Estuvo bien, creo que es una buena oportunidad de ver de dónde vengo, de estar completamente acabada. Solo... el hospital, tubos conectados a mí. Ves que realmente empecé desde bien abajo y pude volver otra vez a la cima. Creo que es sencillamente una gran historia americana”.

Pese a que asegura no estar muy al tanto de los temas políticos en su país, la menor de las Williams admite que es una gran fan de Michelle Obama, la esposa del Presidente estadounidense.

“Amo el modo en que habla. Hice muchas obras de beneficencia con ella y la forma que tiene de hablar es simplemente conmovedora, me maravilla y motiva absolutamente. Creo que los dos hacen realmente un gran trabajo”.

El rostro sonriente de la reina del tenis mundial se esfuma al preguntársele por un debate que divide a su país, el del control de las armas de fuego.

En septiembre se cumplirán 10 años del asesinato de una de sus hermanas, Yetunde, en las violentas calles de Compton, un suburbio de Los Ángeles.

“Creo que es un asunto bien controvertido. Estoy cien por ciento en contra de las armas, 200 por ciento en contra. Mi hermana murió por la violencia armada, así que estoy completamente en contra de las armas. Creo que son intolerables”.

Williams no cree que la lucha por el éxito en el tenis femenino afecte la relación entre sus protagonistas:

“Creo que esta generación en particular deja las cosas dentro de la cancha. Nos tomamos muy en serio nuestros trabajos, pero nadie se toma las cosas como algo personal”.

El suizo Roger Federer es visto por Williams como un jugador “muy elegante, suave y clásico”, en tanto que al español Rafael Nadal lo describe como “más robusto, divertido y especial”.

Profesional desde 1995 y dueña de 16 títulos de grand slam, Williams no tiene un final de carrera a la vista: “¿Quién sabe? Tú no lo sabes, yo no lo sé, nadie lo sabe”.

Y aunque admite que el fútbol no es lo suyo, a la hora de elegir un jugador demuestra ser hábil: “Debo decir Messi, porque todos dicen que es grandioso”

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

La banda está integrada por 250 estudiantes.
Especial para La Prensa/Vielka Corro Ríos

FONDOS Banda musical hace recolecta para viajar a Pasadena

Consumo de producción agrícola ¿Qué provincia es el reino del aguacate?

En Panamá, 92 productores cultivan 363 hectáreas de aguacate de las variedades ‘simmonds’, choquete, ‘booth’ y criollo.
Archivo

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

15 Nov 2017

Primer premio

4 7 2 9

BABB

Serie: 20 Folio: 11

2o premio

5026

3er premio

9314

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código