Los últimos 39 metros

Contaba en una ocasión Jorge Valdano que en el camino para ganar la Copa del Mundo en el 86, durante una de las charlas previas, les presentaron a un motivador. La exposición, que le quedó grabada durante su carrera deportiva, se sustentaba en una propuesta muy particular. Ante una audiencia plena de jugadores, el motivador argumentó:

“Pónganse en el siguiente lugar: un hombre ha trabajado durante ocho horas extenuantes, la única fuerza que le queda le alcanza solo para ir a descansar. Toma el transporte que lo conduce hacia su hogar. Llega al frente del edificio y se encuentra con un escenario desconcertante, hay un caos alrededor, en el sexto piso se ha producido un incendio. No lo puede creer, en el cuarto piso viven su esposa y su hija. Sin meditarlo sube velozmente corriendo por las escaleras, logra poner a salvo primero a una y regresa de inmediato por el mismo trayecto y hace lo mismo con la siguiente. ¿De dónde saco esa fuerza si al llegar frente a su casa estaba agotado?”.

Sustentaba luego el motivador que existe en todo ser humano una reserva de fuerza que está almacenada en el inconsciente y que aflora en los momentos críticos cuando nos encontramos de repente al límite con una situación extrema. Esta imagen que el motivador había puesto en su conocimiento, decía Jorge Valdano, solía llegarle a la mente durante esos partidos en los que sentía que sus piernas no resistían y en algunos momentos lo había ayudado a sacar energía para ganar de donde parecía no había.

A la selección le va a ser indispensable recurrir a esa energía extra de la que se hablaba en la anécdota de Valdano, porque está sin margen de error y al límite. Cuando esta eliminatoria comenzó, a principios del año, muchos entre los que me incluyo, se ilusionaban con llegar al inicio de los últimos metros de la competencia con alguna solvencia en puntos y dependiendo de lo que la selección pudiese hacer por ella misma y no del repetido juego de la carambola de que si este le pega a este y el otro le pega al otro entonces... afortunadamente hemos llegado con vida pero sin margen de error.

Al entrar en la recta final que durante estos próximos 39 días irá dando cupo a unos y despidiendo a otros, los jugadores tienen la última oportunidad excepcional. De aprovecharla les cambiará radicalmente su presente y su futuro tanto deportivo como económico. El avión que vuela a Brasil 2014 está ya cerrando su puerta de entrada, como en el cuento de Valdano tienen que sacar la energía extra para alcanzarlo. Si lo hacen entrarán en la historia del fútbol.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

carretera entre Santa Fe y Calovébora ‘La conquista del Atlántico’

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

10 Dic 2017

Primer premio

1 7 9 9

CAAB

Serie: 10 Folio: 14

2o premio

6088

3er premio

4097

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código