JÓVENES DE ÉXITO

Apuesta por la cultura

Sanabria y Arosemena Méndez fundaron hace un año la revista ‘Element’. Sanabria y Arosemena Méndez fundaron hace un año la revista ‘Element’.
Sanabria y Arosemena Méndez fundaron hace un año la revista ‘Element’.

Verónica Arosemena Méndez y Ehrior Sanabria viven en pareja. Se conocieron hace dos años, pero al poco tiempo se volvieron socios para fundar la revista Element.

La publicación acaba de cumplir un año en el mercado panameño. Apuesta por tendencias de la cultura contemporánea en una macroesfera, que incluye referencias de expertos internacionales. Además, es una plataforma para dar a conocer a artistas nuevos y su talento.

Element se ha asociado con el Festival Internacional de Cine y Fotoseptiembre. Cuando Agatha Ruiz de la Prada vino a Panamá para el Fashion Week 2014, el Museo de Arte Contemporáneo les aprobó la entrevista exclusiva con esta artista.

Sanabria viajó a México, Japón, China y Berlín por dos años mientras perfeccionaba su arte y terminaba sus estudios en la universidad.

Una vez graduado, convivía entre Madrid y Berlín, trabajando para un artista muy cotizado. “Estaba dedicado a su obra, en vez de desarrollar la mía”, recuerda Sanabria.

Cuando decidió que necesitaba cambiar de aires, su madre llevaba un año en Panamá.

Conoció a Verónica cuando ella trabajaba como organizadora del evento cultural denominado Bienal del Sur, que en 2013 contó con exposiciones de dibujo, pintura, escultura, video y nuevas formas de arte exhibidas en las principales sedes culturales y espacios públicos del distrito de Panamá. En lugar de conocer a un artista bohemio, lo que encontró fue un joven que había colaborado con revistas como Soho y Vice, cuyas obras han sido expuestas en el Museo Reina Sofía de Madrid y en Uruguay.

Element

La madre de Victoria Arosemena se dio cuenta del potencial y la capacidad artística de Sanabria. Llamó una madrugada a su hija y le dijo que él necesitaba tener una revista propia.

Al principio Sanabria quería traer la revista Vice a Panamá, pero “es muy salvaje y nadie quería atenerse a las consecuencias”.

En ocho meses habían estudiado el mercado, tenían un plan de negocios, incluso habían barajado nombres y logos.

La idea era crear un nombre que evocara lo limpio y aséptico, sin vínculo afectivo ni emocional, donde el propio nombre fuera sobrio y ecuánime, recuerda Sanabria.

Pero no quería nada rimbombante, sino más bien compacto. Desde el primer ejemplar del que imprimieron 2 mil copias, ha sido autosostenible.

La primera tirada se utilizó como carta de presentación y para crear una base de datos con personas claves a las que querían que les llegara la revista. La repartieron en el Festival Internacional de Cortometrajes Hayah.

Su razón de ser

La cultura es más que el folklore o los museos. Mucha gente piensa que la cultura es algo elitista o de hippies, cuando la cultura engloba todo, desde gastronomía, arquitectura y diseño, hasta moda y mucho más, afirma.

La misión de Element es difundir lo que está ocurriendo en Panamá a nivel creativo y darle protagonismo a las personas que aportan a la cultura contemporánea. El 80% del contenido es editorial y esa red de colaboradores cambia con cada edición. Fue una de las apuestas de la revista desde el principio, dice Sanabria.

Sanabria insiste en mantener la pureza e independencia de la revista y Arosemena, que conoce el mercado panameño, la sabe vender. Arosemena añade que el contenido de la revista es atemporal, por lo que cada colaborador envía su contenido inédito, siendo exclusivo para Element.

Aunque sea una revista de nicho o de colección, su objetivo principal es llegar a esa masa de gente interesante, explica Arosemena.

Se publica cada 45 días y está de venta en farmacias, supermercados y librerías del país.

Detrás del telón

Element no ha tenido problemas pidiéndole colaboración a editores de otras revistas de Panamá. No es una competencia, sino una sinergia, describe Arosemena.

Ambos jóvenes son trabajadores con un sueño. Arosemena explica que aunque no han visto los frutos de su sacrificio, están felices porque es autosostenible.

A la hora de tomar decisiones, lo conversan y aunque no estén del todo contentos, llegan a un acuerdo.

Para montar tu propio negocio, no basta con tener una idea. Tienes que saber de contabilidad, de administración, de conocimiento de los gastos fijos, del plan presupuestario que hay que hacer y los gastos del municipio, entre otras cosas. Hay mucha burocracia involucrada y eso es lo que nadie te dice.

No basta con la idea si el negocio no será rentable. Tienes que estar dispuesto a hacer el trabajo de cuatro puestos diferentes y cuando llega la quincena hay que pagarle a los trabajadores y los colaboradores. El desafío es hacer cosas atractivas con pocos recursos, añade Sanabria.

Virtudes y defectos

En Panamá aún se cree en las revistas y en el medio impreso aunque muchos pronostican la desaparición lenta del formato en papel. Arosemena cree firmemente que lo mediocre morirá, pero que lo de calidad y de colección seguirán teniendo un mercado.

“Para mí el trabajo y la vida es lo mismo. Amo el trabajo y afortunadamente la ecuación de revista, vida y Panamá no se divide”, añade Sanabria.

Le complementa el optimismo y la pasión de Arosemena. Intentaron poner reglas al principio de lanzarse al vacío con un proyecto de semejante envergadura, pero no ha funcionado, reconoce Arosemena. “No se puede tomar personal las cosas del trabajo. Estamos los dos remando en el mismo bote y para el mismo lado, es cuestión de sacarlo adelante juntos”.

En un futuro

A corto plazo, Element tendrá su página web. Le seguirán otros cambios a la apariencia de la revista. Cuando la marca pueda ser reconocida por sí sola, habrá una reestructuración o modificación de logo para que la portada sea más “limpia”.

A largo plazo, Sanabria espera que la revista se haya consolidado en otros países y sea de referencia para poder estrechar los vínculos artísticos y culturales con los países vecinos.

Otros planes que tienen a futuro incluye hacer más actividades involucrando a los estudiantes universitarios. Arosemena explica que en Panamá hay excelentes artistas que no saben comercializar su obra, ni cómo vivir del arte.

La idea es que Element sirva de plataforma para ofrecer un diplomado de gerencia de proyectos culturales, o algo similar para que los artistas sean sus propios gerentes y no los gestores de proyectos culturales.

Receta del éxito

Ambos coinciden en tener un producto de calidad, trabajar mucho y ser su primer crítico. Para Sanabria, no basta con que el lector confíe en que su revista tiene calidad.

No muchas personas saben el sacrifico que conlleva tener un negocio propio. Para Arosemena, es como un salario simbólico para pagar las cuentas.

Esta pareja nunca está conforme con lo que ve ya impreso en papel, encuentran algo mal escrito o si se les coló alguna tipografía o quizás el color no termina de convencer.

Pero como es un medio impreso, está en manos del proveedor de papel y como es un producto frágil, siempre habrá un factor que no dominas al 100%, dice Sanabria. “Eres tu propio jefe y tienes tu propio horario, pero si tomas una decisión errónea, todo puede desaparecer”.

FORMACIÓN PROFESIONAL

TRAYECTORIA.

Verónica Arosemena, de 28 años, estudió comunicación social en la Universidad Santa María La Antigua e hizo un diplomado en gerencia de proyectos para desarrollo y oenegés. Ehrior Sanabria, de 30 años, estudió comunicación audiovisual en la Universidad Complutense de Madrid y fotografía en Inglaterra. Tienen dos gatos, ‘Mío’ y ‘Mínimo’.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

19 Nov 2017

Primer premio

8 0 5 6

CCAA

Serie: 13 Folio: 12

2o premio

9078

3er premio

3785

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código