LUNES CON EL PIE DERECHO

Balance vida-trabajo

Balance vida-trabajo Balance vida-trabajo
Balance vida-trabajo

Stefy Cohen

OPINIÓN

El horario laboral de 8:00 a.m. a 5:00 p.m., como concepto, se introdujo por primera vez en 1810 por Robert Owen. El mundo industrializado en los años de 1800 adoptó este concepto como una práctica de trabajo menos explotador. Demoró más de 100 años para que esta práctica se convirtiera legal en Estados Unidos hasta 1938 cuando Roosevelt pasó el Fair Labor Standards Act (Acta de Estándares de Trabajo Justo).

Sin el contexto de cómo surgió el horario laboral de 40 horas a la semana, el trabajo de 8:00 a.m. a 5:00 p.m. es una prisión corporativa ante los ojos de las nuevas generaciones. Especialmente para los millenials, las metas de trabajo están interconectadas con metas de vida como: pasar más tiempo con la familia, ganar más dinero, trabajar con menos estrés, impactar la vida de los demás y trabajar remotamente. En reacción a la maquinaria corporativa de 8:00 a.m.-5:00 p.m. los millenials están diseñándose (o soñando con) sus propios lifestyle businesses (negocios de estilo de vida) para poder vivir más mientras trabajan.

Los pioneros de este nuevo balance de vida-trabajo parecen ser los blogueros de redes sociales, especialmente los fashion bloggers, quienes pueden estar en una playa en Bali un martes en la tarde, pero anuncian que están allá principalmente por motivos comerciales.

Seguir a blogueros famosos hoy en día es la evolución de enterarse de la vida de la realeza europea a través de revistas, antes. Cualquiera que ha intentado postear una foto con un nivel decente de estética en redes, comprende el grado de producción y trabajo que una buena foto necesita. Entonces, tal vez seguimos a los blogueros famosos no solo por la aparente diversión, sino por la intriga acerca del trabajo que sabemos que involucra o que lleva a aquella diversión.

Dentro del artículo “Tenerlo todo en redes sociales”, Brook Duffy y Emily Hund identifican tres tipos de posts presentes en las cuentas de blogueros famosos: a) Posts de pasión, b) Posts de vida glamurosa y, c) Posts de confesiones personales. Hemos ascendido a nuestro foco de atención a personas comunes y corrientes, quienes al trabajar de sus pasiones, viven vidas maravillosas y, sus posts de confesiones personales nos recuerdan que ni ellos se lo creen porque no empezaron desde tan arriba.

La vida glamurosa la estamos apreciando no solamente por la aspiración del glamur, sino también por la aspiración del trabajo. Los blogueros famosos no nos están diciendo: “sueña con lo que yo tengo”, nos están diciendo: “puedes tener lo que tú quieras si sabes cómo hacer de tu pasión, tu negocio”. Ese parece ser un mensaje tan simplemente popular en la sociedad, que se ha vuelto un negocio el solo hecho de comunicárselo a las personas.

Entonces, se ha vuelto la motivación de muchos emprendedores primerizos abrir sus propios negocios en búsqueda de libertad. Sin embargo, y especialmente en las industrias creativas, este es un tipo de práctica cultural/profesional que encarcela tanto como libera.

Si bien el lifestyle business nos emancipa del 8:00 a.m.-5:00 p.m., nos (puede) condena (r) a amalgamar la vida con el trabajo, al punto que se hace borrosa la línea que diferencia cuál es cuál. Y si trabajamos a la par de lo que vivimos, no solo estamos viviendo todo el día, sino que estamos trabajando todo el día también. Entonces, al huir del 8:00 a.m.-5:00 p.m., tal vez estamos dejando atrás el mayor beneficio del trabajo tradicional: que se acaba a las 5 de la tarde.

Creo que seguimos a los blogueros famosos con vidas extravagantes porque son ejemplos de cuánto podemos llegar a estirar la liga de la revolución laboral que estamos viviendo en estos momentos. (Y porque además sus fotos son espectaculares). Pero, en esta era digital, cuando todas las fronteras parecen haber desaparecido, nos toca repensar cuáles nuevas se han creado entre lo público versus lo privado y, lo personal versus lo profesional.

El reto de las nuevas generaciones, y de la posmodernidad en general, es seguir avanzando sin dejar atrás lecciones que ya habíamos aprendido como humanidad. Tal vez una de las más importantes de esas lecciones es que: el hustle también necesita un horario. Yo misma aprendo esa lección mientras escribo esta oración.

Más noticias de Economía

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

19 Nov 2017

Primer premio

8 0 5 6

CCAA

Serie: 13 Folio: 12

2o premio

9078

3er premio

3785

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código