LIBRETA DE ANOTACIONES

Cláusula arbitral en contratos de compraventa y de servicios

Temas:

Seguramente en alguna ocasión usted ha firmado algún contrato de adhesión en el que se compromete, con su firma, sin posibilidad de negociar las cláusulas sobre la prestación de un servicio o la compra de algún bien. Sin percatarse escoge o lo obligan a someter a un tribunal específico cualquiera diferencia por razón de la interpretación, ejecución y aplicación de lo que dispone ese contrato.

Ha negociado una cláusula arbitral y usted ha aceptado que ante la existencia de cualquiera diferencia eventual y futuras, esta disconformidad se somete a conocimiento de un tribunal especial, ya sea la jurisdicción ordinaria, es decir, la Corte Suprema de Justicia; el Centro de Conciliación y Arbitraje de Panamá (Cecap), Centro de Mediación de la Corte Suprema o el Departamento de Conciliación de la Autoridad de Protección al Consumidor y Defensa de la Competencia (Acodeco).

Es decir, que la cláusula arbitral constituye un pacto. Generalmente está contenida en la última cláusula del contrato, pero puede encontrarla inmersa en otra parte. Lo importante es que quien firma un contrato no piensa en la posibilidad de incumplir, y no busca la cláusula arbitral para conocer previamente si la instancia ante la cual debe exponer su disconformidad le es más favorable.

Cuando no se disponga quien debe resolver la controversia, se entiende que lo será la Acodeco, que tiene competencia para decidir hasta $2 mil 500 y si rebasa esta cuantía lo será la Corte Suprema de Justicia, cuando el contrato verse sobre consumo.

Ahora bien, ¿por qué es importante conocer quién resolverá su controversia? Porque tratando de las normas de protección al consumidor, las mismas pertenecen al derecho social por lo que le otorga compensaciones procesales a favor del consumidor, que en otro foro no sucederá porque las partes están en equidad, y es por ello que los proveedores conocedores de esto descartan escoger a la Acodeco como la jurisdicción administrativa que decida el fondo de una controversia.

Además, que existe la posibilidad de la imposición de una sanción por la conducta del agente económico por incumplir con su obligación frente al consumidor de conformidad con lo que establece el artículo 104, numeral 3 de la Ley 45 de 2007. Es por ello que la próxima vez que vaya a firmar un contrato, entre otras cosas, busque la cláusula arbitral.

Un ejemplo de lo que podría encontrar es: “Las partes convienen en forma irrevocable, incondicional y absoluta que cualquiera controversia en la interpretación, ejecución y aplicación de lo dispuesto en este contrato será sometida a procedimiento arbitral, ante la Cámara de Comercio, Industrias y Agricultura de Panamá conforme el reglamento de arbitraje de esta entidad y según tales reglas”.

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Loteria nacional

22 Abr 2018

Primer premio

9 2 7 7

CBCB

Serie: 21 Folio: 7

2o premio

6804

3er premio

2770

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código