Discrepancia entre dos naciones

Conflicto comercial entre Estados Unidos y México

La mayoría de los economistas concuerda en que el sector automovilístico sería uno de los más afectados en una guerra comercial entre Estados Unidos y México.

Temas:

El flujo de coches de pasajeros y de camionetas ligeras fabricados en México hacia Estados Unidos superó los 2 millones de vehículos en 2015. El flujo de coches de pasajeros y de camionetas ligeras fabricados en México hacia Estados Unidos superó los 2 millones de vehículos en 2015.
El flujo de coches de pasajeros y de camionetas ligeras fabricados en México hacia Estados Unidos superó los 2 millones de vehículos en 2015.

El caos en torno a las relaciones entre Estados Unidos y México continuaba el viernes, acercando a los países a una guerra comercial que podría poner fin a décadas de amistad y cooperación económica.

Los enfrentamientos se volvieron más hostiles después de que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dijera por Twitter el viernes que México “se ha aprovechado de Estados Unidos por demasiado tiempo” al no resolver los déficits comerciales y la seguridad a lo largo de la “frontera muy débil”.

La diatriba se produce luego de que el presidente de México, Enrique Peña Nieto, cancelara su viaje a Washington después de que su homólogo estadounidense redoblase las promesas que hizo durante la campaña electoral de reescribir el tratado de libre comercio de América del Norte (Tlcan) y cobrar a su vecino del sur por la construcción de un muro fronterizo.

La Administración de Trump respondió en represalia a la cancelación de la visita de Peña Nieto con alusiones a un impuesto del 20% a todas las importaciones de México.

“Es un día muy malo para las relaciones entre Estados Unidos y México, el peor día del que tenemos memoria”, señaló Michael Shifter, director de Diálogo Interamericano en Washington.

“Existe un riesgo real de que las cosas se vayan de las manos”.

El peso mexicano se desplomó y las tensiones frenaron los avances en la bolsa estadounidense por el creciente temor a que una de las relaciones comerciales más grandes del mundo se esté encaminando hacia un divorcio.

Un fuerte lazo

Pese a todas las quejas de Trump sobre México, las economías de los dos países están profundamente interrelacionadas, especialmente en los estados fronterizos, hasta el punto de que podría resultar casi imposible separarlas sin una convulsión política o económica grave.

Automóviles, piezas de automóviles, artículos para la agricultura, textiles y alimentos fluyen libremente a través de las fronteras de los dos países, y cualquier medida para alterar ese flujo podría provocar un perjuicio económico a ambos lados de la frontera, incluyendo en los estados industriales del llamado “cinturón de óxido” que catapultaron a Trump a la presidencia.

Los fabricantes de automóviles podrían ser los que sufran las mayores consecuencias, ya que Ford Motor Co., General Motors Co. y Fiat Chrysler Automobiles NV cuentan con plantas de ensamblaje en México.

Varios fabricantes de automóviles extranjeros también tienen fábricas en México que exportan vehículos a Estados Unidos, entre ellas Honda Motor Co. Ltd., Volkswagen AG y Mazda Motor Corp.

Entre las empresas estadounidenses que se benefician del Tlcan figuran Whirlpool Corp. y General Electric Co.

Para ambos países no solo está en juego el comercio, sino también el orgullo nacional.

Acuerdo desigual

Antes de la cancelación de la visita, se esperaba que Peña Nieto iniciase conversaciones sobre el Tlcan la próxima semana, un pacto que Trump ha amenazado con abandonar si no consigue un mejor acuerdo para los trabajadores de Estados Unidos.

“Desde el principio ha sido un pacto desigual”, manifestó Trump el jueves pasado en su cuenta de Twitter.

Si bien el líder mexicano ha expresado su disposición a renegociar partes del acuerdo, se ha mantenido firme en su rechazo a las exigencias de Trump de que México pague la factura de la construcción de un muro fronterizo.

Esta semana, Trump ha firmado una orden ejecutiva para comenzar el proceso de construcción del muro, y dijo que encontraría la forma de que México pagase más adelante.

El secretario de Prensa de la Casa Blanca, Sean Spicer, manifestó el jueves que Estados Unidos podría captar $10 mil millones al año mediante la introducción de un impuesto del 20% a las importaciones de México, lo que “pagaría fácilmente” la labor, señaló.

Si Trump decide retirarse del acuerdo comercial de 23 años, distintos sectores de mercado de ambos países sufrirían las consecuencias, y Estados Unidos podría entrar “en una recesión económica increíble”, manifestó Jason Marczak, director de Iniciativa de Crecimiento Económico de Latinoamérica del Consejo Atlántico.

“Durante las últimas dos décadas las relaciones comerciales entre Estados Unidos y México se han profundizado en ambos países”, puntualizó.

La interdependencia es más evidente en las cadenas de suministro del sector de la manufactura, en las que componentes procedentes de Estados Unidos o Canadá con frecuencia se ensamblan en México, donde el coste de la mano de obra es más barato.

En consecuencia, las líneas económicas entre los tres países se han desdibujado. Cerca de 40% del contenido de las exportaciones mexicanas a su vecino del norte se origina en Estados Unidos, según un documento de trabajo de 2010 de la Oficina Nacional de Investigación Económica.

Asimismo, aproximadamente unos 5 millones de empleos estadounidenses dependen del comercio con México, dijo Christopher Wilson, del Instituto de México del Centro Internacional para Investigadores Woodrow Wilson.

Los puestos de trabajo están diseminados a través de muchos estados e industrias, desde fábricas de autopartes que suministran a las plantas automovilísticas mexicanas hasta cultivos estadounidenses que producen la cebada utilizada para fabricar cerveza mexicana.

No obstante, la mayoría de los economistas concuerda en que el sector automovilístico sería uno de los más afectados en una guerra comercial entre Estados Unidos y México.

El flujo de coches de pasajeros y de camionetas ligeras fabricados en México hacia Estados Unidos superó los 2 millones de vehículos en 2015, cuando México se convirtió en la principal fuente de automóviles importados, según datos de la Administración de Comercio Internacional, que pertenece al Departamento de Comercio de Estados Unidos.

“México es con facilidad el país más importante para Estados Unidos”, dijo Antonio Ortiz-Mena, asesor sénior de Albright Stonebridge Group, quien trabajó con el equipo negociador inicial de México para el Tlcan.

“Estados Unidos y México son países interdependientes. Si cooperan los dos salen beneficiados. Si no cooperan, los dos salen perjudicados”.

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Loteria nacional

15 Ago 2018

Primer premio

2 4 0 9

DCAD

Serie: 5 Folio: 8

2o premio

3610

3er premio

1029

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código