OJO CON SU BOLSILLO

¿Consumidor o consumista?

Abilio Abel González López *

OPINIÓN.

Como es tradicional, durante esta época se vuelca sobre los consumidores toda una avalancha publicitaria, con el ineludible fin comercial de captar la mayor parte de los ahorros, bonificaciones y la última partida del décimo tercer mes. Pareciera que el lema principal del famoso banco de la familia panameña y que con tanto pregón se anuncia, se tergiverse con el de “no se quede atrás, gásteselo todo”.

Promover productos y servicios de manera masiva es facultad del comercio, pero consideramos indispensable exhortar a la población a discernir muy claramente entre todo lo que se ofrece, aquello que realmente necesite y pueda adquirir.

No se trata de limitar drásticamente los deseos y metas por los cuales se ha sacrificado en ahorrar parte de su dinero, sino de ponerle un alto al consumismo excesivo, ya que esto no hará otra cosa que afectar drásticamente el presupuesto familiar, dejándolo inerte para afrontar necesidades reales cuando las mismas se presenten.

Según cifras del consumo per cápita del panameño promedio, este aumenta considerablemente todos los años y en todos los niveles, lo que nos cataloga como un país consumista. De allí la impostergable necesidad de implementar y fomentar los programas de educación al consumidor, en todos los sectores de la sociedad.

Ser un consumidor responsable es ser realista, es aquel que no compra todo lo que le ofrezcan ni le pongan a su alcance, que medita si realmente es indispensable el producto o servicio que comprará o es para satisfacer un capricho o no quedarse rezagado, porque el vecino o algún familiar adquirió algo mejor o último modelo. Mientras, al consumista no le interesa comparar precio, calidad, y cree que todo lo que le ponen adelante es necesario sin importarle que ya tiene algo parecido o que quedará endeudado por un período.

Frente a la incertidumbre económica, resulta fácil pronosticar que el próximo año sea un poco difícil, para no ser tan pesimistas. De allí, la importancia de frenar el consumismo desenfrenado que nos consume sin distinción de raza, religión y poder adquisitivo. El consumismo es una enfermedad que poco a poco causa un gran daño al bienestar, tranquilidad y salud del consumidor.

Sigamos el sabio consejo de no gastarlo todo, porque quien lo hace pierde la seguridad que brindan los ahorros, quedando a disposición de lo que ocurra, de la suerte. No deje todo para última hora, porque en medio de la prisa y la confusión no podrá decidir razonablemente sobre lo conveniente para usted y su familia.

Haga una lista de sus necesidades reales, cotéjela con sus ingresos y ahorros, elimine aquellas cosas que no esté seguro, ajústese el cinturón del presupuesto y haga una buena compra sin sobresaltos ni posteriores problemas financieros. Recuerde que un consumidor difiere del consumista.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Conquista

La Prensa en alianza con el Pulitzer Center invita a sus lectores a una experiencia inédita de periodismo transmedia. Una historia sobre la costa Atlántica que pone en cuestionamiento qué tipo de desarrollo queremos para nuestro país. Haga clic en la foto.

Por si te lo perdiste

GOBIERNO MANTIENE INHABILITACIÓN Tocumen rechazará oferta de Odebrecht

Carlos Duboy, gerente de Tocumen, S.A.LA
Ricardo Iturriaga

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

13 Dic 2017

Primer premio

0 4 5 4

DAAD

Serie: 7 Folio: 1

2o premio

1238

3er premio

1041

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código