SISTEMA EDUCATIVO, UNA REALIDAD ALARMANTE

Deserción escolar, ´una bomba de tiempo´

Aunque se han hecho esfuerzos para cambiar el panorama educativo, los números revelan que el sistema sigue sufriendo fuertes pérdidas.

De los 38 mil 476 estudiantes que se matricularon para noveno grado en 2009, solo 23 mil 746 llegaron a duodécimo grado en 2012, según estadísticas del Ministerio de Educación (Meduca).

Esto significa que de cada 10 estudiantes que culminaban su educación premedia en 2009, apenas 6 lograron alcanzar sexto año en 2012.

Aunque el Meduca ha sido renuente en la publicación de estadísticas –para julio de 2012 aún no había recopilado la data de eficiencia interna de 2011–, las cifras que han visto la luz apuntan hacia una alarmante realidad.

Según números que maneja Víctor Fernández-Miranda, presidente del Consejo del Sector Privado para la Asistencia Educacional (Cospae) de cada 10 estudiantes que llegan a décimo grado, apenas cinco se gradúan. “Esto no lo estamos valorando y es una bomba de tiempo”, explica.

La caída en la matrícula se atribuye en una pequeña parte a estudiantes que deben repetir, 292 estudiantes repitieron duodécimo en 2012.

Esto deja desnudo un peligroso panorama, donde gran parte de la caída en la matrícula se atribuye a la deserción escolar. “Parte de esos son los muchachos que perdemos en las pandillas”, comenta.

Para el presidente de Cospae, este problema de deterioro educativo tiene un importante componente institucional. “Los gobiernos buscan impactar en cosas inmediatas durante su periodo y la educación no es una cosa de un día para otro; es un proceso de mejoría continua, no hay límite al mejoramiento en educación”.

La falta de un programa de políticas públicas a largo plazo le resta impulso al sistema educativo y esto degenera en la pérdida del cuerpo estudiantil.

Este atraso, según el análisis de Fernández-Miranda, no es reciente. “Nos quedamos con un sistema educativo de 1950. Para cambiar el sistema, tenemos que sentarnos todos a decidir a dónde queremos llegar y cómo lo lograremos, pero el único con la autoridad de realizar esos cambios es el Meduca”.

Una opinión similar comparte Carlos Guevara Mann, asesor de políticas públicas dentro del sistema de las Naciones Unidas. “En la dictadura se cambió el sistema educativo, lo que nos afectó fuertemente y no hemos mejorado sustancialmente desde entonces”.

Guevara Mann opina que gran parte del cambio debe tener un origen institucional para lograr modificar el rumbo actual. “Hay organizaciones no gubernamentales afuera del sistema público que buscan lograr un cambio. Claramente, esto no será tan efectivo como si lo hiciera el Gobierno”.

Contemplando el problema, Fernández-Miranda explica que la clave no radica tanto en la dotación de recursos al sistema educativo, sino en la búsqueda de técnicas para utilizar esos recursos de forma efectiva. “Al Meduca le dan fondos, la pregunta es cómo se gastan esos fondos”.

Esta falta de consistencia en la utilización de recursos proviene de cambios en las políticas públicas y en los actores encargados de implementarlas. “En los últimos gobiernos hemos visto demasiados cambios en cuanto a ministros y políticas. Que este gobierno haya mantenido a una ministra por todo este tiempo, ya eso es ¡bingo!”.

Por esto, reconoce los esfuerzos que ha hecho la ministra Lucy Molinar en cuanto a la capacitación de profesores, algo de extrema importancia para Fernández-Miranda, ya que “todo sistema educativo radica en el maestro”.

“La necesidad más urgente es mejorar la educación que reciben los maestros y esto debe ir de la mano con mejorar las condiciones de vida de estos profesores”, opina Guevara Mann, por su parte, de forma enfática.

Después de todo, mejores maestros implica mejores clases, lo cual podría ayudar a reducir el problema de la deserción escolar.

La ministra Molinar indicó que los cambios que se están realizando en relación con la capacitación de profesores son profundos. “Por ejemplo, ahora somos el segundo país del mundo en tener a todos sus docentes capacitados en tecnología”.

Gran parte de estos cambios también van dirigidos a la mejoría de la vida del estudiante en la escuela, una situación que podría estar llevando a la deserción.

Según Molinar, bajo su dirección, el Meduca ha aumentado de 8 a 200 los gabinetes psicopedagógicos, enfocados a mejorar la realidad social y emocional del cuerpo estudiantil.

No obstante la adopción de estas nuevas políticas, el Meduca optó por no participar en la medición hecha por el Programa Internacional para la Evaluación Estudiantil (PISA, por sus siglas en inglés) en 2012.

Este estudio reveló en 2009, la última fecha en que participó el país, que Panamá tiene la mayor proporción de población escolar en la región latinoamericana que cree que “la escuela es una pérdida de tiempo”.

El argumento esgrimido por Molinar consiste en que la prueba se tomaría en medio del proceso de cambio estructural y cualquier resultado negativo podría generar incentivos negativos para la transformación del sistema.

Fernández-Miranda considera que la medición debe ser constante, ya que no se puede tratar la enfermedad sin saber el diagnóstico. “No nos gusta medirnos porque vamos a fracasar, pero necesitamos saber la situación para poder mejorar”.

Adicionalmente, queda por ver si las reformas podrían quedarse cortas para llevar a Panamá al nivel educativo necesario para aprovechar las oportunidades de un nuevo siglo.

Guevara Mann indica que hay temas importantes que tratar en cuanto al contenido de la educación que reciben los estudiantes. “Se insiste poco en el valor de la lectura y esto se debe impulsar mucho más en esta época donde los estudiantes se ven más atraídos a otros medios de distribución de información”.

Para este analista, el propósito del sistema educativo debería ser cultivar los talentos y la personalidad de la persona para que pueda desenvolverse exitosamente dentro de la sociedad. Esto incluye una preparación adecuada en “la lectura, la matemática y la aritmética, la filosofía y la lógica”.

Guevara Mann recomienda no solo enfocarse en la preparación de maestros, sino darle el énfasis adecuado a materias descuidadas, como la cívica y la filosofía, y aumentar el tiempo que pasan los estudiantes en las aulas.

Hugo Wood, fundador de la organización Jóvenes Unidos por el Diálogo, que promueve los clubes de debate en escuelas a lo largo del país, opina igual. “Faltan actividades extracurriculares que mantengan al estudiante en la escuela”, explica.

“Mientras que en Panamá la educación ocupa la mitad del día, en otros países vemos a estudiantes en escuelas a lo largo del día. No debe extrañar que entren a la delincuencia si no se ofrecen otras opciones y un lugar donde desarrollarlas”, concluyó.

CUERPO ESTUDIANTIL EN CIFRAS

249,400

estudiantes en premedia y media durante 2012.

38,476

matrícula de estudiantes en noveno grado en 2009.

32,546

matrícula de estudiantes en décimo grado en 2010.

23,746

matrícula de estudiantes en duodécimo grado en 2012.

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Loteria nacional

18 Jul 2018

Primer premio

5 9 6 0

CABC

Serie: 19 Folio: 9

2o premio

3358

3er premio

4744

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código