Préstamos educativos

Deudores le incumplen al Ifarhu

La entidad otorga préstamos con intereses entre 4% y 5%, dependiendo del monto y las condiciones que establece su reglamento.

Exoneración vence el 15 de mayo

Temas:

La ayuda que ofrece la institución ha permitido que miles de panameños puedan tener una profesión. La ayuda que ofrece la institución ha permitido que miles de panameños puedan tener una profesión.
La ayuda que ofrece la institución ha permitido que miles de panameños puedan tener una profesión. Archivo

El Instituto para la Formación y Aprovechamiento de Recursos Humanos (Ifarhu) tiene que lidiar con una morosidad histórica, que no solo debilita las finanzas de la entidad, sino que además reduce la capacidad de financiar la carrera de más estudiantes.

Actualmente las cuentas morosas alcanzan los $35 millones. Frente a estos montos, el Ifarhu debe destinar parte de sus recursos para hacer las gestiones de ubicar a los deudores y presionarlos a que cumplan con las obligaciones contraídas.

Las deudas vencidas se han venido acumulando a lo largo del tiempo. En este momento existen cerca de 7 mil prestatarios morosos.

Según la base de datos de la entidad, la mayoría de los usuarios deudores son profesionales de clase media. Se trata de médicos, abogados, maestros o pilotos de aviación, que se comprometieron a pagar el dinero prestado una vez lograran su inserción en el mercado laboral.

A juicio de Ariel Núñez, juez ejecutor del Ifarhu, se trata de una morosidad moderada y manejable. Sin embargo, no deja de ser una limitante para que la entidad disponga de más ingresos que le permitan ampliar su capacidad de financiar más programas educativos.

Núñez detalló que hay un mínimo de recaudación mensual que está en los $100 mil, pero hay meses en que los montos llegan a los $200 mil, lo que significa que al final de cada año recaudan aproximadamente $1.5 millones.

El proceso de cobro se inicia por la vía administrativa. Una vez se ha desembolsado la totalidad del préstamo y comienza el periodo de pago, el departamento de Gestión de Cobros se encarga de ubicar a la persona, darle seguimiento al crédito y citar al deudor en caso de que esté incumpliendo con su obligación.

Si el prestatario desaparece y no hay forma de cobrarle a sus codeudores ­ luego de agotar todas las instancias que otorga la vía administrativa­ entra la figura del juez ejecutor para ejercer el cobro coactivo o judicial.

A través de convenios y enlaces que mantiene el Ifarhu con instituciones como la Caja de Seguro Social, el Tribunal Electoral, la Autoridad de Tránsito y con el Registro Público se puede validar si la persona cotiza, si tiene un vehículo a motor o bienes de su propiedad.

Con esta información se arma un expediente y se designa a un funcionario sustanciador. Así se comienza la jurisdicción coactiva para presionar a las personas a que se presenten a hacer arreglos de pago, que involucran un abono que va desde el 30% de la deuda, hasta la cancelación de la morosidad.

Si este arreglo no se concreta, procede lo que es el secuestro o embargo de cuentas bancarias, fincas, vehículos o cualquier bien que la persona posea, que incluso son llevados a una venta o remate judicial.

El dinero recaudado de esa subasta se aplica al pago del préstamo, y si en primera instancia no se logra cubrir la deuda, se siguen subastando más bienes hasta cancelar la cuenta.

Aunque la entidad aplica medidas como secuestros, embargos y remates, existen unos 500 expedientes —que pueden representar unos $10 millones— en donde no se encuentra nada: ni finca, ni vehículos, ni se sabe de cuentas bancarias. Tampoco hay rastro del deudor.

Esos expedientes se renuevan cada seis meses, con el propósito de verificar con el Tribunal Electoral si la persona ha fallecido, de tal manera que la deuda se cargue a un programa especial para su cancelación.

Hay otros casos, en los que después de realizar estudios financieros, el Juzgado Ejecutor pide al Consejo Nacional del Ifarhu que se declare la cancelación de la deuda por imposibilidad de cobro. Entre estos expedientes se encuentran aquellos que reflejan saldos de $100 o $200.

En esta línea, el jefe de Asesoría Legal del Ifarhu, Ariel Ruiz, manifestó que también existe una especie de seguro que se llama Fondo de Reserva Colectivo. El mismo aplica cuando la persona muere o para aquellos que enferman y no pueden hacerle frente a su obligación.

Actualmente, el Ifarhu maneja préstamos con un saldo de $126.8 millones, de acuerdo con estadísticas de la Dirección de Crédito Educativo.

Debido a la dinámica de la entidad, los préstamos tienen intereses de entre 4% y 5%, dependiendo del monto y las condiciones que establece el Reglamento de Crédito Educativo.

Los préstamos pueden llegar a los $120 mil y se otorgan hasta 30 años para su cancelación, tratando de darle tiempo y cómodas letras a los prestatarios para que cancelen el dinero que se les prestó y que hizo posible la culminación de su carrera profesional.

Exoneración vence el 15 de mayo

El próximo 15 de mayo vence el plazo para exonerarle los intereses a aquellas personas que están morosas en los préstamos con el Ifarhu. La moratoria se inició el pasado 15 de noviembre, mediante  la resolución No. 237 de 11 de agosto de 2016  que emitió esta entidad.

Son beneficiarios de la moratoria los prestatarios que  mantengan saldo a interés de 90 días o más de atrasos  anteriores al 15 de noviembre de 2016, que se encuentren en la etapa de recuperación en el Departamento de Gestión de Cobros o en el Juzgado Ejecutor.

La medida busca que aquellos que están morosos se les exonere el pago de sus intereses, ya sea cancelando su deuda a capital   o que lleguen a un acuerdo, estableciéndose la obligación de pagar una letra mensual que permita culminar el pago del crédito.

Esta  moratoria tiene la modalidad especial de que los créditos educativos que tienen deuda a capital y de reserva menores de $5 mil pueden recibir una exoneración absoluta de los intereses si la deuda se cancela.

En el caso de que el monto de la deuda incumplida  supere  los $5 mil dólares, existen dos caminos: la cancelación de todo lo adeudado o llegar a un arreglo de pago.

Para esta última opción, el Consejo Nacional del Ifarhu  aprobó una tabla de porcentaje de amortización, que va desde el 15%  hasta el 5%.

Se  establece que si la deuda  a capital y fondo de reserva va  de $5,001 hasta $10,001, se le aplicará un interés de  15%; de $10,001 hasta $25 mil sería el 10% y de $25,001 en adelante es de 5%.

Con esta moratoria la entidad prestataria ha logrado recaudar, de noviembre a abril,  un monto de  $837,331.

Por la vía administrativa se hicieron abonos por  $334,811, mientras que a través del juzgado ejecutor se captaron   $502,519.

De la suma recaudada, se ha logrado  exonerar en beneficio de los prestatarios un poco más de un millón de dólares.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

22 Nov 2017

Primer premio

3 5 1 5

BBAC

Serie: 13 Folio: 15

2o premio

4722

3er premio

5119

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código