ENFOQUE

ENFOQUE: Una década de grandes cambios

Ekaterina Krivonos*

OPINIÓN

El escenario del comercio mundial ha cambiado notablemente en la última década, en la que solamente el comercio de alimentos se ha casi triplicado en términos de valor, impulsado en especial por las frutas, hortalizas, pescado, carne y productos lácteos, todas ellas categorías de valor elevado, donde las normas son en general más importantes que en productos básicos como los cereales.

Además, hay cambios en la geografía económica. América Latina se ha convertido en el mayor exportador neto de alimentos -sustituyendo a América del Norte- y marcando el comienzo de un nuevo mapa político de los flujos comerciales.

Mientras tanto, han proliferado los acuerdos comerciales regionales, y si bien las importaciones de productos agrícolas tiende a dispersarse entre muchos países, las exportaciones están concentradas en unos pocos -como Brasil con el azúcar, o los Estados Unidos con los cereales secundarios- lo que hace la oferta más vulnerable a perturbaciones repentinas.

Es por ello que las normas que rigen el comercio internacional de productos alimentarios y agrícolas deben elaborarse prestando atención a mejorar la seguridad alimentaria de los países y otros objetivos de desarrollo. Se necesita un enfoque pragmático que alinee las políticas agrícolas y comerciales en todo el país.

Nuevas y más sutiles dinámicas orientan cada vez más las pautas del comercio, incluyendo la aparición de cadenas de valor globales y la integración vertical dentro de la producción y la comercialización agrícolas. Estos cambios -en los que la fuerza y la estandarización de los mercados importan tanto como los precios- plantean dudas sobre la presunción de que los mercados competitivos y los esfuerzos tradicionales aprovechan las ventajas comparativas, aunque la participación en las cadenas de valor ofrece también importantes oportunidades de generación de ingresos a los pequeños agricultores.

En realidad, los países pueden seguir diferentes estrategias en el continuo de las políticas, desde priorizar su producción propia hasta contar con mercados más abiertos en diferentes momentos de su trayectoria de desarrollo, dependiendo de cómo cambien sus circunstancias con el tiempo.

La distinción entre mercados formalmente protegidos y liberales a menudo se difumina según la manera en que las normas comerciales realmente se implementan.

Incorporar la seguridad alimentaria –en só misma una función de múltiples sectores de economías que cambian con el tiempo- en el proceso de toma de decisiones de las políticas comerciales es una manera de hacer del comercio un “facilitador” del desarrollo sostenible y del objetivo central de erradicar el hambre.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

22 Nov 2017

Primer premio

3 5 1 5

BBAC

Serie: 13 Folio: 15

2o premio

4722

3er premio

5119

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código