Alimentos orgánicos

Huertos con sabor urbano

Cebollina, tomate, pepino, ñame, jengibre, culantro, papa de bejuco y naranjilla son algunos de los alimentos cultivados en huertos caseros.

Para cultivar productos agrícolas no se requiere de grandes cantidades de tierra. Basta tener disponible un macetero y la labor se puede realizar en un rincón de su hogar, oficina o apartamento.

Está comprobado que en pequeños espacios es posible cosechar tomate, pepino, naranjilla, ají, cebollina, culantro y jengibre. De esto puede dar testimonio Luis Montenegro, oriundo de La Gallinaza-El Carate, provincia de Los Santos, quien desde hace ocho años cambió su estilo de cultivar la tierra.

Los altos precios de los alimentos y el uso descontrolado de fertilizantes motivaron a este ingeniero agrónomo jubilado a regresar a los cultivos libres de agroquímicos.

En su residencia, ubicada en Villa Zaíta, Las Cumbres, ciudad de Panamá, un buen día utilizó un macetero frontal para sembrar zapallo.

En la primera cosecha obtuvo siete zapallos de 12 libras cada uno y desde ese momento en la residencia de los Montenegro es común observar apio, cebollina, tomate, culantro, curri, yuca, ñame, papa de bejuco, saril, maíz, guandú, espinaca, ají y naranjilla sembrados en potes o vasijas de foam.

Todos los alimentos cosechados por Montenegro son orgánicos. En la parte trasera de su residencia, bajo un manto que las resguarda de los rayos de sol, reposan las plantas que son cultivadas sin agroquímicos.

La estrategia de Montenegro va de la mano con una visión a largo plazo de muchos agricultores a nivel mundial, que ven en la producción orgánica la tabla de salvación para lograr la seguridad alimentaria que requieren sus países.

De acuerdo con cifras de la Federación Internacional de Movimientos de Agricultura Orgánica y el Instituto Internacional de Agricultura Orgánica, la venta de este tipo de productos alcanzó los 55 mil millones de dólares en 2009.

En términos de superficie, aproximadamente 37.2 millones de hectáreas de tierras agrícolas son manejadas orgánicamente.

Cultivos caseros

Con los huertos caseros se busca lograr un cambio cultural. Disminuir los altos costos de los alimentos y las importaciones, asegura Montenegro.

Como si se tratara de una clase magistral para comer sano y más barato, Montenegro explica que al hacer un huerto se debe definir el cultivo a sembrarse y conocer las herramientas con las que se cuenta.

Una vez definido el cultivo se prepara la tierra. Se puede utilizar cáscara de arroz, arena de río y tierra negra.

Esta mezcla se deposita en pequeños cubículos que pueden servir de semillero. Y por cada orificio se debe colocar una semilla. Esta técnica le ha dado resultado a Montenegro.

Cuando tiene listo el semillero lo tapa con un plástico por dos días para acelerar la etapa de germinación, utilizando paja seca, ramas o plástico negro. También se asegura de protegerlo del ataque de plagas, lluvia, pájaros y animales domésticos. Este procedimiento permite un control racional de la humedad y calor, necesarios para la germinación de la semilla.

El riego debe ser muy fino para evitar que la semilla se destape, y una vez germinada la planta esta se puede sembrar en un macetero.

El control de insectos en los cultivo orgánicos es fundamental. Para evitar el ataque de plagas se suele preparar un repelente natural tres en uno.

Para ahuyentar las hormigas y otros insectos se recomienda una mezcla de seis dientes de ajo machacado con 500 cc de alcohol e igual cantidad de agua. Se deja reposar por 24 horas y está listo para utilizar.

En la nutrición de las plantas en terrazas, potes y balcones se requiere la elaboración de abonos orgánicos.

Estos se pueden preparar utilizando restos de comida, estiércol de animales (aves, vacunos, equinos, etc.); y mezclando la tierra con cáscara de arroz y arena.

El abono se prepara con una capa de hojas secas, una capa de hojas verdes, un saco de gallinaza, un saco tierra, cal agrícola, melaza y levadura. Todo esto además sirve para nutrir la planta.

Esta composta se debe tapar con una bolsa negra y revolver todo los días para que se vayan desintegrando las materias. En dos meses estará listo. Y un tomate, cuya libra cuesta actualmente $1.48, estará listo en 75 días después de su siembra.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

FONDOS Banda musical hace recolecta para viajar a Pasadena

La banda está integrada por 250 estudiantes.
Especial para La Prensa/Vielka Corro Ríos

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

19 Nov 2017

Primer premio

8 0 5 6

CCAA

Serie: 13 Folio: 12

2o premio

9078

3er premio

3785

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código