ENFOQUE

¿Igualdad económica en Panamá?

opinión. Mucho se ha escrito y dicho sobre el crecimiento económico de nuestro país, producto de reformas económicas implementadas por cada una de las administraciones gubernamentales que han regentado el destino del país desde que vivimos en la tan ansiada democracia (1990). ¿Cómo se traslada ese crecimiento económico de 6%, y hasta 8% al panameño de a pie? Esa es la eterna incógnita por ser algo tan técnico y muchas veces concentrado en sectores que naturalmente excluyen a un porcentaje alto de población.

Al analizar los ejes propuestos por James O´Toole en el año 1993, es evidente que una mejor sociedad tiene que aspirar al balance entre la libertad propuesta por los modelos neoliberales de principios de la década de 1990 y la igualdad a la que cualquier ser humano por su propia naturaleza puede o debe aspirar.

Lastimosamente, al pretender alcanzar la libertad económica plena individual, tendemos a olvidarnos del individuo que empezó atrás de la línea de partida: el indígena, el pobre extremo, el agricultor sin guía tecnológica o el estudiante que recibe una paupérrima educación.

De salida, desde que empieza la carrera, estas personas arrancan con evidentes desventajas; desventajas que no serán eliminadas por el éxito de modelo radical de apertura económica libertaria extrema.

Entonces, ¿cómo resolvemos esto de la igualdad económica? En este sentido, es imposible no pensar en Arthur Okun y su ensayo maestro “Igualdad y Eficiencia”.

¿Debemos entonces ir a una cultura de subsidios? Es decir, ¿dar becas sin monitoreo alguno, promover los planes de asistencia social pura sin responsabilidad de producción para poder acabar con la pobreza con regalos que solo sirven como soluciones temporales? Mi respuesta sería una contundente y radical negación. Subsidios o la intervención del Estado solo garantiza que el pobre siga siendo pobre.

La única forma de lograr que este crecimiento tan halagador y tan reconocido a nivel internacional se traduzca en más igualdad económica es garantizando la equiparación del acceso a la oportunidad. Advierto: no se trata de establecer una cuota mínima de mujeres en la Asamblea de Diputados o de indígenas en las universidades.

Es de darles a todos, sin distingo alguno, las oportunidades a educación, a trabajo digno, a superación.

Apoyo ciegamente cualquier iniciativa estatal, subsidio, regalo que provoque equiparación en el acceso a las oportunidades, no por clientelismo político, sino porque empuja a los que empezaron atrás en la carrera a ser mejores personas, mejores seres humanos, más productivos, iguales y así poder aprovechar el auge en el crecimiento de Panamá.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

19 Nov 2017

Primer premio

8 0 5 6

CCAA

Serie: 13 Folio: 12

2o premio

9078

3er premio

3785

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código