VENTANA FISCAL

Impuesto confiscatorio...

Impuesto confiscatorio... Impuesto confiscatorio...
Impuesto confiscatorio...

Osvaldo Lau C.

OPINIÓN

Esta frase retumba en mis oídos y no le encuentro su razón o explicación. Con el respeto que merecen sus defensores, por aquello del derecho a la libre expresión (que espero así mismo respeten la mía), no existe en nuestra legislación ningún “impuesto confiscatorio”. Lo que existe es el derecho y obligación de las autoridades fiscales para hacer cumplir las leyes, incluyendo las acciones de cobro por vía ejecutiva ante la morosidad tributaria que nace ante el incumplimiento de los contribuyentes.

No tiene ninguna gracia dejar de pagar los impuestos, caer luego en una morosidad indiferente y llorar luego por la ejecución de la deuda vía ejecutiva. Nadie en su sano juicio debe perder una propiedad, y menos si es su casa habitación, por impuestos impagos. Si bien es cierto que pueden existir excepciones muy válidas, en términos generales el impuesto de inmuebles, como todos los demás impuestos establecidos por ley, deben ser estrictamente cumplidos. No pagar los impuestos que nos competen es un riesgo por cuenta de cada quien.

En cuanto al impuesto de inmuebles (IBI), muy de moda por la descentralización y por una propuesta de reforma al mismo, me permito puntualizar nuevamente ciertos aspectos que sobre el mismo he señalado públicamente y sigo recomendando:

1 - El IBI o impuesto a la propiedad inmobiliaria, tiene componentes sociales bien marcados, comenzando con la exoneración para toda propiedad con valor catastral menor de 30 mil dólares (Numeral 7 del artículo 764 del Código Fiscal), que fue llevado directamente a las tarifas del mismo impuesto, exonerándose así los primeros 30 mil dólares de toda propiedad. En esta forma se ha estado exonerando el IBI a las viviendas de interés social.

En mi opinión, y así lo he señalado en repetidas ocasiones, el tramo exonerado debe subir a 50 mil dólares a fin de igualarse con los costos de construcción de las viviendas.

Sobre las tarifas, bien se puede eliminar este tramo de las tarifas, las cuales empezarían su recorrido impositivo desde el nivel cero sin tramo exonerado, tal como sucede en la tarifa especial para las propiedades horizontales, que grava el valor del terreno mientras dure la exoneración de las mejoras.

2 - Del estudio que hicimos sobre este impuesto a nivel regional confirmamos que las tarifas del IBI de Panamá son las más altas desde Venezuela hasta México. Aun cuando solo en Panamá se ofrecen exoneraciones sobre las nuevas obras, es necesario evaluar una modificación de las actuales tarifas del IBI a fin de hacerlas más competitivas y atractivas. Para las propiedades residenciales bien puede ser una tarifa única de 0.75% sobre el valor registrado, y para toda otra propiedad que no cumpla con el destino de casa habitación del propietario la tarifa única puede quedar en 1.00%

3 - Como la compra de una vivienda es la inversión más importante del ser humano, conviene proteger dicha inversión otorgando exoneración del IBI total y sin término para toda propiedad residencial que sea la primera y única propiedad de la persona, con la sola condición de que se mantenga como tal.

4 - Con estas o similares medidas, la actualización de los valores catastrales mediante avalúos privados u oficiales no debe ser objeto de mayor preocupación. Ante todo debemos reconocer que por el factor tiempo existen muchas propiedades con valores estacionados en el pasado y otras muchas con adiciones o mejoras no declaradas.

En conclusión, aunque acepto que es necesaria una reforma al impuesto de inmuebles a fin de actualizarlo, no existe tal cosa de “impuesto confiscatorio”. Es el incumplimiento de las obligaciones tributarias de los contribuyentes, ya sean nacionales o extranjeros, lo que da margen a perder una propiedad.

– La morosidad tributaria le da derecho al fisco a cobrar la morosidad por vía ejecutiva, que finalmente puede terminar en el secuestro de activos. Cuando el cobro se efectúe por vía ejecutiva, el contribuyente tendrá que afrontar adicionalmente un recargo de 20% (artículo 788 del Código Fiscal). Además, la morosidad de cualquier impuesto causa sanciones económicas (recargos e intereses) y si es un impuesto de obligada retención puede ser causa de defraudación fiscal. En estos casos el fisco puede acudir al secuestro de cualquier bien del deudor, excepto en el impuesto de inmuebles, para el cual “las ejecuciones para el cobro de este impuesto podrán embargarse los bienes por los cuales se adeude” (artículo 789 del CF).

CÁPSULA FISCAL

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

19 Nov 2017

Primer premio

8 0 5 6

CCAA

Serie: 13 Folio: 12

2o premio

9078

3er premio

3785

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código