LUNES CON EL PIE DERECHO

LUNES CON EL PIE DERECHO: Tienes que vender algo (aunque no creas que quieras)

LUNES CON EL PIE DERECHO: Tienes que vender algo (aunque no creas que quieras) LUNES CON EL PIE DERECHO: Tienes que vender algo (aunque no creas que quieras)
LUNES CON EL PIE DERECHO: Tienes que vender algo (aunque no creas que quieras)

STEFY COHEN

OPINIÓN

El democrático mundo del internet también es el mundo gratis del internet. Nadie quiere pagar nada, nadie quiere ver comerciales, pero todos queremos consumir contenido de calidad.

Sería irrelevante juzgar si las cosas deberían ser así o no, gratis me refiero, porque simplemente lo son. Nos toca analizar el estado actual del mundo digital por sus beneficios y sus retos también.

Por una parte, el internet provee una plataforma para que cualquier persona sea creadora de contenido. Cientos de miles de personas han aprovechado esta oportunidad para construir su marcas personales y establecer su presencia online.

Existen estrellas de Youtube, Instagram y Snapchat de una variedad de géneros como: videos para narrar videojuegos, fotos de poses complejas de yoga, videos para un-box o desencajetar muñecos de acción, tutoriales de maquillaje o peinados o cocina, fotos para reseñar platos de comida, videos para explicar idiosincrasia de distintas culturas, fotos o videos simplemente tiernos o graciosos y, la lista sigue.

Cientos de miles de personas tienen cuentas en redes sociales con cientos de miles de seguidores que disfrutan verles la cara, la ropa, aprender de ellos, o reírse con ellos.

Lo que a veces empieza como un hobby o parece solo un hobby, cada vez más se convierte en una práctica de mercadeo personal que toma horas del tiempo de sus protagonistas. Y además, a medida que la base de seguidores va creciendo, empieza a tomar también recursos económicos para la producción o promoción del contenido. Entonces, se crea un híbrido extraño entre algo a lo que tomamos en serio como un trabajo y algo que, aunque genera retorno social, no genera retorno económico y no podemos terminar de tratar como a un trabajo.

“Por amor al arte”, en la vida real, funciona hasta que tenemos que pagar las cuentas. Antes, el consejo era “consíguete un trabajo de verdad” desmoralizando a los espíritus creativos del mundo.

Mi propuesta es “convierte lo que haces en un trabajo, en verdad”. Creo que debemos elevarnos a la altura del reto del internet - y convertir efectivamente nuestra pasión en nuestro trabajo y a nuestros seguidores en nuestros clientes. Antes de explicar cómo, quiero explicar por qué:

1. Calidad y consistencia: Si no generamos ingresos a partir de nuestro contenido, significa que necesitamos/tenemos otro trabajo. Renegar nuestro contenido a un segundo lugar con la importancia emocional de un primer lugar, constantemente nos pone en jaque al tener que hacer tiempo para poder producirlo. Esto, no solo conspira en contra de la calidad de nuestro contenido porque sin tiempo no podemos tener el espacio de creación, sino que conspira en contra de la consistencia porque puede haber momentos en los que realmente no tengamos tiempo para hacerlo. He visto producciones independientes increíblemente buenas que solo producen cuando pueden, y no pueden todo el tiempo, porque no es un negocio.

2. Energía: Aunque los likes y los seguidores nos sirvan para compartir información, no nos sirven para comprar ni siquiera un sándwich. Cuando no quieras un sándwich no te importará que tu contenido no te genere ingresos, pero cuando necesites un sándwich empezarás a resentir todo el tiempo que le has dedicado a tu contenido y a cuestionar por qué no te ha regresado nada. Aunque el dinero no tiene que ser el motor principal de tu trabajo, la generación de ingresos es una manera de recuperar parte de la energía que le inviertes.

Sé que la recomendación “vende algo / cobra algo” causa resistencia.

Cuando el famoso graffitero Banksy sacó la película Exit through the Giftshop, seguidores decepcionados lo acusaron de haberse “vendido”. Sin embargo, Banksy -uno de tantos artistas que ha hecho reflexionar al mundo a través de su emblemático arte urbano- merecía ganar dinero por su trabajo. ¿O no?

Creo que es hora de que los creadores de contenido pensemos a profundidad: 1) ¿Para qué creamos nuestras presencias online? 2) ¿Qué podemos lograr con ellas? y 3) ¿Cómo convertirlas en un negocio para que lo que hagamos sea sostenible y logre un impacto de verdad?

La próxima semana explicaré cómo hacerlo. Nos vemos a esta misma hora en este mismo canal.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

19 Nov 2017

Primer premio

8 0 5 6

CCAA

Serie: 13 Folio: 12

2o premio

9078

3er premio

3785

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código