Panameños salen de compras

Marcas que definen estatus

Cuanto más costosa es la marca, mayor es el interés del consumidor panameño por adquirir una prenda de vestir.

Panamá es una pasarela de contrastes. Sus tiendas y centros comerciales son recorridos por el más exquisito hombre de negocios, pero también por el obrero de la construcción del Canal, por la más refinada abuela de apellidos aristocráticos y por la chiquilla pendiente del último atuendo de Miley Cyrus.

Todos ellos caben en la pirámide de la moda confeccionada por la diseñadora colombiana Martha Cálad, directora del Laboratorio de Moda y Económico del Instituto para la Exportación y la Moda (Inexmoda).

La pirámide segmenta en siete pisos las diferentes tendencias de la moda según sus marcas y características de mercado.

De la base a la cúpula se posicionan, en orden ascendente, los niveles enunciados por Cálad como Massprestige, pronta moda, marcas comerciales, marcas premium, pret-á-porter, marcas de lujo y alta costura (Ver infografía).

Tomando como referencia la pirámide de la experta de Inexmoda Colombia, las preferencias del consumidor panameño se ubican entre las marcas de lujo y la pronta moda. “El panameño se viste por cubrir su cuerpo, no por elegancia. Se deja llevar por la marca que está de moda”, asegura el maestro sastre Augusto Corro, presidente de la Asociación Nacional de la Industria de la Confección de Ropa (Anair).

La mayoría de los consumidores en el mercado local no es detallista al momento de elegir una prenda de vestir, solo se deja llevar por la marca, sin importar la calidad de la tela y los detalles de la prenda.

Cuanto más costosa es la marca, mayor es el interés del consumidor porque esto le dará estatus, asegura Corro.

Hermès, Chanel, Louis Vuitton, Christian Dior, Ferragamo, Versace, Prada, Fendi, Giorgio Armani y Ermenegildo Zegna, son las 10 firmas más destacadas y valiosas del mundo de la moda según la World Luxury Association, organización no lucrativa de investigación y gestión de marcas de lujo.

Estas firmas, en su mayoría, se encuentran en el mercado panameño. Son etiquetas anheladas por algunos panameños. Tal es así que están dispuestos a pagar entre $1,000 y $4 mil mensuales, dependiendo de la pieza.

Esta tendencia de consumo se refleja en la evolución de las importaciones de materiales textiles y sus manufacturas, que experimentaron un incremento de 119% entre 2008 y 2012.

Según cifras de la Contraloría General de la República, en 2008 se importaron $276.2 millones en textiles. En 2012, la cifra ascendió a $605.1 millones.

Aunque el mercado de lujo tiene cierto volumen en Panamá, la compra de prendas de vestir, calzados y accesorios del consumidor local se ubica, en su mayoría, en lo que se conoce como pronta moda.

Las prendas en este segmento se caracterizan por el patrón de consumo comprar, usar y tirar. Son telas y acabados de menor calidad, pero diseños y precios atractivos.

Según los expertos, este segmento abarca tanto a adolescentes como a hombres y mujeres de negocios. La compran todos los estratos sociales.

Los consumidores encuentran los mejores precios en enero y julio, coincidiendo con los cambios de temporada, ya que los comercios quieren salir de los remanentes de la colección anterior.

Un mercado sin alta costura

Pese a que en Panamá se invierten sumas millonarias en la compra de ropa, el mercado aún no alcanza a la alta costura.

Según Cálad, en algunos países de la región no hay alta costura porque la única que determina si una casa de moda o marca cumple con las características de este segmento es la Cámara Sindical de la Moda en París.

Hay personas que saben trabajar muy bien la alta costura, pero no cumplen con las características que exige la Cámara.

Para obtener esta certificación, explica Cálad, el diseñador debe cumplir una serie de requisitos como la presentación de una colección por temporada en París, tener un número específico de empleados y confeccionar las prendas a mano, entre otros.

En Panamá, Corro avala las aseveraciones de la experta colombiana. Aunque ciertos diseñadores confeccionan prendas exclusivas, no desfilan en París. Además el mercado de la alta costura local no tiene mucho futuro, según el maestro sastre.

“En Panamá se debe etiquetar una prenda con una marca de afuera y reconocida para que el consumidor le dé el valor. Puede estar confeccionada con las telas más finas y con los mejores acabados a mano, pero si la marca no es reconocida, no la compran”.

La diseñadora Michelle Zarak, reconocida en América Latina por su experiencia y trayectoria en diseños y confecciones, reconoce que, tomando en cuenta la pirámide de Martha Cálad, en Panamá no existe alta costura.

“Los trabajos de moda en el país son muy buenos y exclusivos, pero hay muy pocos diseñadores que, en todo el mundo, pertenecen a la Cámara Sindical de la Moda en París”, comenta Zarak. “Aquí se encuentra exclusividad, pero no cumple los estándares de París”.

Sin embargo, aclara que en el país hay consumidores con alto poder adquisitivo que viajan a la capital francesa por una prenda de alta costura. A ellos, siempre les quedará París.

Preferencias de consumo

$100

Promedio que gasta un consumidor por mes en prendas de vestir.

$850

Precio promedio de un vestido masculino hecho a mano en el mercado local.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Consumo de producción agrícola ¿Qué provincia es el reino del aguacate?

En Panamá, 92 productores cultivan 363 hectáreas de aguacate de las variedades ‘simmonds’, choquete, ‘booth’ y criollo.
Archivo

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

15 Nov 2017

Primer premio

4 7 2 9

BABB

Serie: 20 Folio: 11

2o premio

5026

3er premio

9314

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código