millonario subsidio estatal

Nuevo frente de conflicto por gas subsidiado

Cada mes se venden unas 926 mil unidades del tanque de gas de 25 libras, cifra que demuestra una actividad comercial de gran magnitud.

Temas:

Nuevo frente de conflicto por gas subsidiado Nuevo frente de conflicto por gas subsidiado
Nuevo frente de conflicto por gas subsidiado

Las distorsiones históricas que han dominado la venta del gas de 25 libras, subsidiado por el Estado, ahora se extienden al campo de la distribución.

En el país hay dos empresas envasadoras del producto: Panagas y Tropigas, cuya cadena de comercialización se extiende a otras 24 compañías de transporte y logística que distribuyen los cilindros en las tiendas o abarroterías, donde los consumidores compran el tanque de gas.

Son estas empresas distribuidoras las que ahora exigen mayores márgenes de ganancia y presionan con la medida de suspender la entrega del producto a menos que se les pague más dinero por cada cilindro despachado.

Los distribuidores advierten que el aumento de los costos operativos, principalmente por el alza en la mano de obra, afecta su rentabilidad.

Entonces es cuando deciden tocar la puerta de las compañías que envasan el producto para pedir una mejor paga. Tropigas y Panagas les aseguran que es imposible asumir tal responsabilidad porque también se afectarían sus ingresos.

La solicitud, entonces, se extiende al Estado, al ser el tanque de 25 libras un producto con subvención y cuyo precio está de alguna manera controlado.

La solución para las distribuidoras es que el Estado asuma, a través de más subsidio, sus costos operativos.

Pero resulta que el subsidio no fue creado específicamente para tales fines, sino para hacer que el gas sea más barato al consumidor.

En la industria participan varios actores: Petroport y Chevron, que son los importadores del gas licuado. Estas empresas reciben el subsidio estatal que luego se transfiere, al costo del producto, al resto de la cadena.

Tropigas y Panagas envasan el gas en cilindros y los distribuidores los despachan en las abarroterías, que es donde está disponible para el cliente final.

Cuando el precio del gas puesto en Panamá aumenta, lo que varía al alza es el subsidio y no el precio al que compran los consumidores.

En estos momentos las distribuidoras exigen que se incremente el precio en $0.75 por cilindro, es decir, un 18% sobre el precio actual.

El precio real del tanque de 25 libras es de $12.87; pero para ofrecer el producto a un precio accesible, el Estado subsidia $8.50 y el consumidor paga $4.37.

La receta representa un negocio seguro para las compañías importadoras y envasadoras, cuyos clientes no paran de crecer, entre otras cosas, porque el precio les resulta ventajoso.

Nuevo frente de conflicto por gas subsidiado Expandir Imagen
Nuevo frente de conflicto por gas subsidiado

La relación de las envasadoras y distribuidoras está pactada bajo los esquemas propios del sector privado, por lo que el Estado ha quedado involucrado en el reclamo casi que por accidente o como efecto colateral del subsidio.

Ayer se hizo pública la intención de las distribuidoras de paralizar la entrega del producto a partir del 5 de marzo, una jugada aterradora para el Gobierno por tratarse de un día de mucho movimiento en las calles y en los hogares panameños debido al inicio del año escolar.

Los distribuidores han solicitado a la Secretaría General de Energía el aumento en el margen de comercialización del producto.

Estas empresas alegan que se ven gravemente afectadas por los constantes aumentos de costos y sus márgenes no están siendo revisados.

Pese a los argumentos presentados, para los analistas gubernamentales los márgenes de ganancia siguen siendo razonables y lejos de toda especulación.

El Gobierno rechazó las presiones y “chantajes” de las empresas distribuidoras y dijo, a través de un comunicado, que la medida (más tarde suspendida) de convocar a un paro indefinido intentaba tomar como rehenes a más de un millón de compradores del tanque de gas de 25 libras.

Y que en vista de que las empresas buscaban afectar la paz social y la economía del país, se aplicarían sanciones contra dichas distribuidoras.

El secretario de Energía, Víctor Urrutia, indicó a este diario que las conversaciones siguen en pie, aunque reconoció que el margen de maniobra que tiene el Gobierno es muy limitado en este tema.

El subsidio se otorga por ley desde hace más de 20 años, concediéndose a las compañías dos aumentos en sus márgenes de ganancia: en el año 2009, por $1.26; y en el año 2014 por $0.60 por cilindro, ambos asumidos por el Estado en su totalidad con el alza del subsidio.

El aporte fiscal que realizan todos los contribuyentes —que financian los subsidios a través del pago de impuestos— fue de $88 millones el año pasado.

Los $0.75 que exigen hoy las distribuidoras, obligaría a que el aumento directo lo asuma el consumidor, elevando el precio del tanque de $4.37 a $5.12.

Cada mes se venden cerca de 926 mil unidades de 25 libras, cifra que demuestra una actividad comercial de gran magnitud, aunado a que su venta muestra un aumento progresivo, de acuerdo con las cifras de la Secretaría de Energía.

Dicho esto, si el Estado avala la petición de las distribuidoras, hay dos escenarios posibles: o aumenta el subsidio destinado al tanque de gas o aumenta el precio al consumidor.

Los dos caminos, en definitiva, los asumen los contribuyentes, ya sea través de pagos de impuestos o la compra directa del producto.

La Asociación de Consumidores Organizados advirtió que si los distribuidores insisten en suspender el servicio que brindan, la medida debe visualizarse como una práctica monopolística relativa.

“Los consumidores debemos actuar en consecuencia, exigiendo el respeto de los derechos ciudadanos”, recalcó la organización.

Este debate abrió nuevamente la discusión de lo conveniente o no que resulta el subsidio con el que se benefician 1 millón de familias. Los estudios indican que solo un tercio realmente necesita la ayuda.

Regular el alcance y aplicación de la ayuda económica ha estado en discusión durante los últimos años, sin embargo, el costo político de recortar el número de beneficiarios parece ser más alto que la factura que asumen el Estado y todos los panameños en la compra del tanque de gas.

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Corporación La Prensa, S.A.

Por si te lo perdiste

Es seleccionado por el Chicago Fire El panameño Cristian Martínez seguirá en la MLS

Cristian Martínez (Cen.) fue titular en 11 partidos la pasada temporada con el Columbus.
AP/Archivo

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Loteria nacional

12 Dic 2018

Primer premio

6 1 5 2

DCCA

Serie: 16 Folio: 8

2o premio

1812

3er premio

7402

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código