PLANO URBANA

PLANO URBANA: Carretera costanera en Coclé

PLANO URBANA: Carretera costanera en Coclé PLANO URBANA: Carretera costanera en Coclé
PLANO URBANA: Carretera costanera en Coclé

Rodrigo Mejía-Andrión

OPINIÓN

Los grupos de la provincia de Coclé están muy preocupados por la supuesta carretera costera que bordearía el mar de la provincia de Coclé a partir de Río Hato. Recordemos que desde la bajada de Campana, la carretera Panamericana continúa casi bordeando el mar hasta pasar Río Hato, donde comienza a alejarse de él, al girar hacia Antón y más aun, al adentrarnos camino a Penonomé.

Cuando el ingeniero Tomás Guardia, padre, se encargó de dirigir la tremenda empresa que significaba construir una carretera de dos carriles que uniera a Costa Rica con Panamá y que siguiera luego hasta el Darién, hubo muchas dudas y discusiones técnicas de si pasar la vía por Penonomé y Natá, o ahorrarse una considerable cantidad de kilómetros, al continuar bordeando el litoral pacífico.

El pueblo penonomeño realizó una fuerte y tenaz campaña para que no se le excluyera de tan importantes vía, por donde pasarían todos los vehículos que cruzaran el sector.

Se hizo énfasis en la tradicional cultura de los penonomeños, querido pueblito que nos dio dos notables presidentes quienes dejaron gran huella de su paso por la patria. También resultaba atractiva la hermosa región de frondosas montañas y plácidos valles que invitaban a instalarse en la región. En el año 2011 estuve con mis socios y los integrantes de otras dos firmas con quienes habíamos formado un consorcio para estudios de urbanismo, invitados a la presentación del Plan de Ordenamiento Territorial (POT) de Penonomé, desarrollado por una firma española con arquitectos panameños.

El estudio tomó cuidado del problema que significa el cruce de la carretera Panamericana, desde Penonomé, para acceder al creciente número de negocios del lado izquierdo de la carretera si viajamos hacia Natá o Aguadulce.

El problema no lo es tanto si vamos en un auto porque podemos esperar en el centro de la vía para cruzar, lo que no puede hacer un peatón sin grave peligro, a no ser que utilice uno de los dos pasos elevados, pero recordemos que son los adultos los encargados de surtir la despensa y muchos tienen dificultad de movimiento.

Ese proyecto urbanístico incluyó entre sus muchas recomendaciones la propuesta de un nuevo tramo de carretera que se encontraría algo alejado de la actual carretera, lo que acortaría el viaje a los que tengan diferentes destinos, pero no alejaría a Penonomé de quienes hoy hacen un alto en “el pueblo” para disfrutar de sus numerosos atractivos, gozar de sus restaurantes o de sus nuevos hoteles y negocios. Antes de hacer una carretera para los resort existentes y los futuros, como se habla, el Gobierno debe resolver el problema de los miles de penonomeños que arriesgan su vida diariamente ante un tránsito siempre creciente y cada vez a mayor velocidad. No hay de otra.

Si en el futuro se decidiera construir una nueva carretera que bordeara el mar, con el respectivo respeto de los manglares y humedales, para tener una carretera turística variada e innovadora, sería un excelente aporte al sistema vial, ya que constantemente necesitamos nuevas vías. Siempre me llamó la atención el hecho de que para llegar hasta Tonosí, desde Las Tablas, podíamos escoger entre tres carreteras, incluyendo una entre hermosas montañas.

Las nuevas vías siempre serán bienvenidas.

Los contratos con adelantos. Una de las mayores muestras de corrupción del gobierno que con felicidad y regocijo despedimos, es la de otorgar contratos directos o “por invitación” a empresas nuevas, dándoles una destacada suma de adelanto.

Es lo más descarado que yo haya visto, después de haber construido durante casi cuarenta años. Sumo a mi experiencia el haber sido gerente de la Capac durante dos años, en que siempre asistí a todas las constantes licitaciones que realizaba el Instituto de Vivienda y Urbanismo, donde las licitaciones se ganaban hasta por unos pocos centavos de diferencia por unidad, y donde jamás se dio ningún adelanto. Lo que tampoco logro olvidar es el famoso proyecto de viviendas del Seguro Social por la cantidad de 40 millones de dólares o más, en el tiempo de los militares y su “gobierno provisional”, cuyo fin se estará recordando esta semana, junto al doloroso episodio de las insensatas muertes en la absurda invasión.

En aquel “negocio” de la Caja de Seguro Social, se perdieron muchos millones con la increíble entrega de adelantos enormes a personas que nunca construyeron una casa.

Volviendo al sistema de contratos con adelantos, me duele conocer los casos presentados de muy jóvenes empresarios que el gobierno “embulló” para formar parte de directivas de nuevas empresas que harían “negocios” con el gobierno y, aunque algo debieron recibir, el grueso del dinero indebido fue a dar a los bolsillos del grupo “cero” del expresidente, como bien se está comprobando. Esos jóvenes inexpertos que están siendo encontrados, pagarán con cárcel, igual que los creadores del sistema, los más corruptos de todos. El cerco se está achicando y el año entrantante habrá mucho ajetreo en las fiscalías y en la Procuraduría.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

22 Nov 2017

Primer premio

3 5 1 5

BBAC

Serie: 13 Folio: 15

2o premio

4722

3er premio

5119

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código