PLANO URBANO

PLANO URBANO: Aclaraciones y más

RECLAMOS. La Presidenta argentina hizo escuchar sus quejas al ... RECLAMOS. La Presidenta argentina hizo escuchar sus quejas al ...
RECLAMOS. La Presidenta argentina hizo escuchar sus quejas al ...

OPINIÓN

Quiero disculparme por haber informado, equivocadamente, que el distinguido arquitecto Manuel Choy había sido encargado de la restauración de los valiosos edificios de la ciudad de Colón, que ya forman parte del gran patrimonio histórico del país.

Esta ciudad, que se formó dentro de una posición estratégica, creció rápidamente cuando fue escogida como punto de partida para el ferrocarril transoceánico, resultado de una negociación del Gobierno de Estados Unidos con la República de Colombia, para facilitar la colonización de su costa oeste y aprovechar el auge comercial provocado por el hallazgo del oro en California.

Pese a que diversos colegas, que me superan en conocimientos nuevos y viejos sobre Colón, ya sea por haber vivido o trabajado allí, me habían convencido de que no existía un plan de desarrollo de la ciudad, me he enterado de que el arquitecto y urbanista Kurt Dillon, quien ha hecho profundos estudios sobre la parte más desarrollada y central de esta ciudad portuaria, está involucrado en su restauración, renovación y reactivación, salvando los estupendos edificios que cubren las amplísimas aceras.

Como esas viejas obras se construyeron con su estructura de hormigón que aún perdura, pero con los pisos interiores de madera, los frecuentes fuegos los han inhabilitado, o casi destruidos, pese a lo cual, numerosas familias se han amontonado en su interior. Confío plenamente en la capacidad del colega y amigo estimado, Dillon.

Sería de gran interés conocer el plan completo de desarrollo de Colón, produciendo una completa reforma de ordenamiento urbano y financiero, que logre una necesaria integración comercial con la Zona Libre.

Es una operación logística que tiene muchas facetas en juego. Entendemos que el gobierno tiene disposición para cambiar no solamente el entorno, sino también la cultura de la población, lo más importante de todo el proceso. Hay un trabajo grande por delante para los sociólogos, pero hay que empezar con el empoderamiento de los actuales habitantes para una transformación de una ciudad casi en manos del hampa, en una metrópolis turística, como lo logró Medellín en unos pocos años.

Colón tiene en su desarrollo central, igual diseño de damero en sus calles, que facilita notablemente el ordenamiento urbano y se compara o aún supera al Casco Antiguo de la ciudad de Panamá, por sus amplias calles y avenidas, construidas casi tres siglos más tarde.

Por sentida coincidencia de dos eventos, en uno de los cuales era ineludible mi asistencia, no pude asistir al interesante conversatorio celebrado el día jueves en Mi Pueblito Afroantillano, sobre Bocas del Toro, al cual, el magistrado Harley Mitchell tuvo la gentileza de invitarme.

El magistrado Mitchell ha tenido siempre mi profunda admiración por sus actuaciones como presidente de la Corte Suprema de Justicia y ahora como miembro, siempre acertado y justo. A él le correspondió detallar la “Vida cotidiana y costumbres de la provincia”. Los otros temas: “Historia de la provincia”, “Población y cultura”, “Bocatoreños en la vida nacional” y “Bocas del Toro hoy”, correspondieron al doctor Amílcar Briceño, arquitecto Rubén Rodríguez, Antonio Grenald y Eldis Barnes, respectivamente. Los felicito.

Coincidiendo con mis continuas afirmaciones de que tenemos que crear nuevas rutas de transporte para todos los barrios, he estado escuchando y leyendo sobre la necesidad de establecer nuevas rutas. Por lo general esas rutas se piensan siempre para las comunidades de las afueras, donde la mayoría de sus habitantes se transporta en vehículos públicos, dejando a un lado las barriadas donde cada familia posee dos, tres o más vehículos. Es allí donde el transporte público beneficiaría más a la comunidad, porque más carros podrían quedar fuera de circulación tan pronto se convenzan de que ya no hay manera de avanzar en las rutas que escogemos.

Hoy es fácil salir de la casa en nuestros carros, el problema es otro: avanzar.

El gobierno tiene que atacar el problema de transporte y la solución no puede ser más vías para los carros particulares. En mis varios viajes semanales a Arraiján observo con dolor los infernales tranques que se inician al desembocar de la autopista y caer en los dos carriles de Arraiján a Panamá. Los que viajamos raudos hacia el oeste, notamos el desespero de quienes vienen hacia la ciudad en este tramo, donde con mucha suerte, logran atravesarlo en hora y media.

¿Cuanto tiempo no ahorrarían si el 80% de los pasajeros viajara en autobuses? Por lo menos la mitad de lo que gastan hoy. El ensanche de la carretera Arraiján-Panamá no puede esperar más, los subsidios sí.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

FONDOS Banda musical hace recolecta para viajar a Pasadena

La banda está integrada por 250 estudiantes.
Especial para La Prensa/Vielka Corro Ríos

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

15 Nov 2017

Primer premio

4 7 2 9

BABB

Serie: 20 Folio: 11

2o premio

5026

3er premio

9314

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código