PLANO URBANO

PLANO URBANO: Tristeza que duele; alegría en el país

PLANO URBANO: Tristeza que duele; alegría en el país PLANO URBANO: Tristeza que duele; alegría en el país
PLANO URBANO: Tristeza que duele; alegría en el país

Rodrigo Mejia-Andrión

OPINIÓN

Este año ha sido duro para mi familia por la sentida ausencia de queridos amigos. La más reciente ha sido la partida de Lionel Rudy Stempel, el inolvidable caballero, generoso sin límites, presto a apoyar a quien supiera necesitado. Tuve el privilegio de conocerlo desde cuando fue secretario de finanzas del Partido Demócrata Cristiano.

Hombre de profundas convicciones democráticas, luchó valientemente contra la nefasta dictadura de Manuel Antonio Noriega.

Su integridad moral, su lucha por el bien común y la justicia social serán siempre recordados. Nos honró con su amistad que se fortaleció con el tiempo, incluyendo sus años de enfermedad. Acompañamos en su dolor a Anita, su fiel compañera y apoyo en sus misiones de ayuda. Son ausencias que duelen.

La Asamblea. Las elecciones en la Asamblea me causaron miedo de que retrocediéramos a los tiempos de Sergio Chello Gálvez, Benicio Robinson y Crispiano Adames, serviles del Presidente 99. Me negué a dar seguimiento a las noticias para no agonizar.

Una vez conocidos los hechos sentí profunda alegría incrementada al valorar el liderazgo de Luis Eduardo Quirós, miembro distinguido de mi gran familia penonomeña. Mucha complacencia de toda la familia por la impecable trayectoria de este joven diputado. Se fortalece así el gobierno del presidente Juan Carlos Varela.

Próximas acciones del gobierno. He leído con cuidado las declaraciones del Presidente sobre el manejo de las obras programadas y en términos generales comparto sus decisiones. Siempre rechacé la Ciudad Hospitalaria, por considerar los problemas de transporte de los necesitados de salud. Considero que la solución de utilizar las estructuras en construcción para el Hospital Oncológico, la Facultad de Medicina y el Instituto Gorgas, mal menor para no desperdiciar una inversión fabulosa que demuestra, una vez más, la falta de una entidad de planificación.

No se puede planificar por proyectos sin la visión de país o por lo menos planificación nacional y regional. Las ideas o caprichos de presidentes y ministros no significan planificación.

Apoyo también las reformas prometidas de la Ley de Contrataciones, para evitar casos de corrupción como los que manejó la última ministra de Vivienda y su flamante viceministro de Ordenamiento Territorial. Entiendo la decisión del Presidente de mantener las licitaciones logradas por Odebrecht e iniciar paralelamente las auditorías necesarias sobre los trabajos ya realizados, sobre las supuestas transferencia de millones de dólares hacia paraísos fiscales y el aseguramiento de suficiente provisión de financiamiento.

El país requiere ver obras que se necesitan con notable urgencia. Aplaudo la consolidación de la Caja de Seguro Social con el Ministerio de Salud como promovía Hugo Spadafora. Igualmente sucede con la continuación del saneamiento de la bahía y el contrato a Hidalgo & Hidalgo para la colectora de aguas servidas del sector de Tocumen.

A eso añadamos el centro de convenciones en la calzada de Amador, cuyo diseño no me gusta para nada, ni nadie sabe quién hizo los planos, pero es una necesidad, nos aseguran.

Hay otra obra que yo no solamente la pararía sino que la destruiría, que es el caso del ensanche a cuatro carriles de la calzada. Bien sabemos que esta obra estaba pensada y preparada por la cinta costera 3, para que unos promotores de quienes tengo muy malas referencias, construyeran grandes torres y amplísimas marinas. La falta de cumplimiento del plan inicialmente elaborado ha sobrecargado de instalaciones repetidas que entraron en decadencia, como sucedió con la primera sección habilitada que ofreció un gran desahogo para la comunidad, pero con la adición de repetidas instalaciones, numerosos inversionistas de limitados capitales dolorosamente perdieron su inversión y solo les quedó la deuda por pagar.

El gobierno pasado solo contrataba con empresas extranjeras porque la recesión de sus países los obligaba, seguramente, a pagar coimas para lograr subsistir y el gobierno 99 estaba esperándolas. Igualmente sucedió con los diseños y planos de obras millonarias que ningún panameño diseñaba, con excepción de una firma panameña de mucho éxito y contratos amarrados.

Es momento para que la SPIA sea más consultada por el gobierno y se vuelva a aprobar una ley, igual a la que antes existió y algún gobierno eliminó, una ley que obligue a sacar a concurso entre firmas panameñas los planos para todas las obras estatales. Mister 99 no gustaba de las constructoras panameñas porque los requisitos que exigía, especialmente el volumen enorme de obras construidas, que las empresas panameñas no lograban cumplir. Ahora solo espero que las empresas panameñas sean convocadas en mejores circunstancias: “El pueblo primero”.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Conquista

La Prensa en alianza con el Pulitzer Center invita a sus lectores a una experiencia inédita de periodismo transmedia. Una historia sobre la costa Atlántica que pone en cuestionamiento qué tipo de desarrollo queremos para nuestro país. Haga clic en la foto.

Por si te lo perdiste

MONITOREO Alerta verde se extiende por 24 horas

Donderis pidió a la población prestar atención a los comunicados oficiales y seguir las recomendaciones a fin de no poner en riesgo sus vidas.
Tomada de @Sinaproc_Panama

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

13 Dic 2017

Primer premio

0 4 5 4

DAAD

Serie: 7 Folio: 1

2o premio

1238

3er premio

1041

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código