PLANO URBANO

PLANO URBANO: Me duele Damasco

OPINIÓN

Desde siempre me interesaron los países árabes, su cultura y sus tradiciones, y leía sobre esas legendarias civilizaciones. Desde la primera vez que estuve por Andalucía, en las ciudades de Sevilla, Córdoba y Granada y me interné en las callejuelas de los barrios judíos y árabes que convivían perfectamente entre sí y con los cristianos, sentí profundo dolor porque ambos pueblos hubieran sido expulsados por los reyes católicos, con increíble saña. Una absurda y gran pérdida para el mundo.

En mi última visita a Líbano, donde mi esposa tiene numerosos primos, decidimos viajar a Siria, país de la región que nos faltaba conocer.

La República Árabe Siria, enorme país, casi que envuelve a Líbano, con el que ha llevado una histórica y complicada relación. Siria por el Oeste colinda con Irak, por el Sur con Israel y Jordania y por el Norte con Turquía. Al terminar la guerra en Líbano en 1990, se dio la ocupación del país por el ejército sirio. Hace seis años, cuando llegamos, todavía el ejército sirio controlaba gran parte de Líbano, aunque poco a poco los libaneses iban recobrando espacios y los sirios replegándose hacia su país.

En la compañía de un primo de mi esposa, alquilamos un carro con su chofer, buen conocedor de esos caminos y partimos hacia la frontera, la primera. Allí nos revisaron el carro, especialmente por debajo y a nosotros mismos, más nuestros documentos de identidad.

Tras esa frontera entramos a “una tierra de nadie” un territorio de bastantes kilómetros cuadrados, que atravesamos en unos veinte minutos. Era un área montañosa sin árboles, donde alcanzamos a distinguir dos o tres pastores con algunas ovejas.

Esa área sin población, se estableció para evitar espacios comunes donde intercambiar cosas o personas. Más adelante encontramos la otra frontera, la de ingreso a Siria, aún más custodiada. Transitamos algo como hora y media entre montañas en buenas carreteras, hasta alcanzar la enorme ciudad.

Subimos inicialmente a una montaña desde donde se podía observar la vasta ciudad, llena de hermosos edificios de poca altura, cuya conocida arquitectura siempre me ha parecido hermosa, vimos las viejas murallas conservadas en gran parte y las existentes entradas con puertas gigantescas, lo mismo que variadas mezquitas, todas grandes, hermosas y bien decoradas. Entramos a la más importante y enorme, donde dejamos nuestros zapatos junto a cientos de ellos y caminamos con respeto, observando la riqueza del templo.

Luego hicimos un largo recorrido por la ciudad, para llegar finalmente a un hermoso y amplio edificio, sede de un reconocido restaurante donde disfrutamos deliciosas bebidas y gran variedad de platos árabes, todos deliciosos, acompañados de encantadora música árabe, que siempre nos ha deleitado.

La República Árabe Siria tiene 186 mil 180 kilómetros cuadrados con casi 20 millones de habitantes, Casi toda su población es islámica de varias tendencias: sunistas, musulmanes no summitas, drusos, alawitas, chiitas, asirios, armenios, turcos y kurdos; muestra del paso y dominio de numerosas civilizaciones. 2000 años antes de Cristo eran parte de Aram, luego dominio de Egipto desde 1530 hasta 1250 a.C. En los 800 a.C. Asiria la sojuzgó, pasó a poder de Babilonia en 600 a.C.; más tarde Persia la anexó, luego Alejandro Magno la dominó y en el año 64 a.C. pasó a Roma, seguidamente formó parte del imperio bizantino hasta 634 d.C.

En el siglo XI los sarracenos la tomaron, luego turcos otomanos hasta 1833, cuando fue conquistada por el árabe Alí quien la devolvió a los turcos en 1840 quienes la gobernaron hasta 1918. Después de la Segunda Guerra Mundial pasó a ser dominio de Inglaterra y Francia hasta 1946 cuando finalmente fue reconocida como República Árabe Siria.

Desde que comenzó la guerra civil en Siria, he tratado de seguir las batallas, siempre preocupado por la destrucción que ello significa. He buscado en internet los lugares de Damasco, recordando las preciosas edificaciones que considero irremplazables. Soy un conservacionista y desde siempre me han dolido las pérdidas de obras destacadas de Panamá y de otros países. Ahora me duele Damasco, una legendaria ciudad.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

19 Nov 2017

Primer premio

8 0 5 6

CCAA

Serie: 13 Folio: 12

2o premio

9078

3er premio

3785

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código