aumenta riesgo de accidentes aéreos

Peligro por falta de controladores

En los últimos 10 años, unos 60 controladores salieron del sistema, principalmente por mejores salarios ofrecidos en la empresa privada.

Han pasado 16 años desde que los controladores aéreos panameños decretaron una huelga exigiendo mejores condiciones laborales.

El resultado de la paralización fue negativo para los operadores. El gobierno del entonces presidente Ernesto Pérez Balladares consideró la huelga como un atentado a la seguridad nacional y despidió a los 92 controladores de todo el país.

De ese total, 15 fueron reintegrados y el resto decidió incursionar en otros sectores no relacionados con la aeronáutica.

Aunque el movimiento aéreo en Panamá ha crecido a una tasa de 15% anual, el número de operadores en el sistema aeronáutico nacional no ha registrado la misma evolución.

Hasta finales de 2011 habían en el sistema 100 controladores, y, de acuerdo con la Asociación Panameña de Controladores de Tránsito Aéreo (Apacta), hay un déficit de 70 operadores, situación que pone presión sobre el sistema aeronáutico y eleva los riesgos de que ocurra un accidente en el espacio aéreo panameño.

Ante la falta de trabajadores para esta industria, los actuales operadores, en especial en el centro de control, deben realizar jornadas más extensas, y en los días de mayor tráfico no tienen días de descanso, sino que solo pueden ausentarse del puesto por unas cuantas horas.

En los últimos 10 años, cerca de 60 controladores salieron del sistema, principalmente por mejores salarios en la empresa privada.

La mayoría se ha ido a trabajar a la Zona Libre de Colón, el Canal de Panamá, y, en los últimos años, un número importante ha tramitado su licencia para laborar como piloto comercial.

También ocho decidieron probar suerte en Omán (Medio Oriente), donde el salario de un controlador alcanza los 13 mil dólares al mes, superando por mucho el salario de mil 800 dólares que reciben en Panamá.

A la fuga de personal se suma los pocos cursos que han realizado las últimas administraciones para reemplazar al personal que sale del sistema. Desde 2002 a la fecha solo se han realizado cinco convocatorias, tres de hechas para controladores, el resto para otros departamentos.

El adiestramiento de cada controlador le cuesta al Estado aproximadamente 100 mil dólares, y el período de preparación es de tres años.

Rafael Bárcenas, director de la Autoridad Aeronáutica Civil (AAC), reconoce que hay un problema de personal, y señala que no ha sido fácil conseguir más presupuesto para llenar las actuales vacantes.

“Cada vez que pedimos más presupuesto para planilla salen las críticas, y al final no obtenemos los recursos que necesitamos para nombrar a más personal”, agregó.

Señala que en los últimos dos años han graduado 22 controladores y agrega que están abriendo una nueva convocatoria para nombrar a 50 adicionales.

Solo el 45% de los aspirantes pasa los primeros filtros, y, de ellos, solo el 10% resiste la presión del puesto, afirmó Bárcenas.

Pero la escasez de personal no se limita al departamento de tránsito aéreo, señala Agustín Zúñiga, presidente de Apacta, quien explica que en todos los niveles de operación hacen falta trabajadores.

Los departamentos de meteorología, comunicación radar, información aeronáutica son algunos donde es más apremiante la falta de trabajadores, agregó. En un informe entregado a la actual administración en 2009, Apacta informó que los servicios que ofrecen los controladores a la aviación nacional e internacional representan el 40% de los ingresos de AAC, sin embargo, el 70% de los trabajadores de la institución es administrativo.

En el documento se indica que cada vez que un controlador sale del sistema, ese salario no se utiliza para nombrar un reemplazo en la misma posición, sino que se contrata a personal administrativo.

A pesar de que en Panamá opera uno de los hub de conexiones aéreas más importantes de la región, los controladores panameños no son los mejores remunerados. Por ejemplo, en Costa Rica, el salario oscila entre los $2 mil 500 y $2 mil 800, mientras que en Colombia alcanza los $3 mil.

Bárcenas indica que hace dos años se realizó una equiparación de salarios a los controladores, y además se hizo un aumento general de 500 dólares a cada uno.

Zúñiga reconoce que la actual administración ha mejorado las condiciones salariales de los controladores, pero indica que se necesita más voluntad para reforzar todo el sistema aeronáutico.

Además del ajuste salarial, Bárcenas señala que también se está invirtiendo en nuevas tecnologías para facilitar el trabajo de los controladores.

Este año debe iniciar la construcción del nuevo centro de control de tránsito que representará una inversión de $20 millones. El centro se levantará frente a la sede de AAC, en Albrook, y contará con simuladores, lo que evitará que el personal panameño sea enviado al extranjero para reforzar su capacitación, explicó Bárcenas.

Panameños en Perú

Una situación que mantiene en alerta a la Apacta fue el traslado de seis controladores panameños a Perú para llenar los espacios que dejaron vacío los operadores de ese país que habían decretado una huelga.

En un comunicado del 12 de diciembre de 2011, el gremio de controladores calificó este traslado como “poco ético” y señaló que se puso en riesgo la seguridad aérea panameña .

De acuerdo con la agrupación, los controladores no forman parte de Apacta, pero recibieron un pago de $500 diarios por sus servicios en Perú, y a pesar que no estaban en Panamá, continuaron recibiendo su salario regular como trabajadores de la AAC.

Bárcenas reconoció que sí dio permiso a los trabajadores panameños para que viajarán a Perú, pero asegura que todos los gastos fueron cubiertos por las autoridades del país sudamericano.

Explica que se tomó la decisión, no por boicotear el movimiento de los trabajadores peruanos, sino por garantizar el movimiento aéreo entre los dos países.

“Si decíamos que no al Gobierno peruano, Copa Airlines hubiese salido perjudicada”, acotó.

Añade que se hicieron los análisis y se determinó que el envío de estos trabajadores no representaba una amenaza a la seguridad aérea panameña. Esta no es la primera vez que los controladores panameños son enviados a otros países para reemplazar a trabajadores en huelga. En 2003, un grupo similar estaba por viajar a Costa Rica, pero la presión del sindicato panameño frenó las intenciones de las autoridades panameñas.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

CENTRO DE CONEXIONES AÉREAS DE TOCUMEN China, un reto para el turismo panameño

Aeropuerto Internacional de Tocumen Mitradel ordena arbitraje entre Copa Airlines y sindicato

Los empleados se mantuvieron fuera de sus puestos.
LA PRENSA/Alex E. Hernández

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

22 Nov 2017

Primer premio

3 5 1 5

BBAC

Serie: 13 Folio: 15

2o premio

4722

3er premio

5119

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código