Empresa

Petrobras, altamente endeudada

El problema de Petrobras son los miles de millones invertidos en desarrollar la riqueza petrolera llamada presal, frente a la costa.
La compañía está envuelta en escándalos de corrupción. La compañía está envuelta en escándalos de corrupción.
La compañía está envuelta en escándalos de corrupción.

El teletipo de la Bolsa de Nueva York para Petrobras, “PBR” es igual al de la cerveza y, alfabéticamente hablando, tiene sentido. ¿Puede ser coincidencia, acaso, que una mirada al balance general de la mayor empresa petrolera brasileña nos dé ganas de bajar un cajón de esa bebida?

Petrobras, que el viernes anunció sus cifras correspondientes al cuarto trimestre, admite que tiene un problema, en tanto su director financiero dijo: “Petrobras es una empresa con niveles muy altos de colesterol, que es el endeudamiento”.

Esta enfermedad fue exacerbada sin duda por el escándalo de corrupción que dejó a Petrobras en la mira del Ministerio de Justicia y que hizo caer a miembros del círculo íntimo de la presidenta brasileña, Dilma Rousseff (que en este momento enfrenta un juicio político por otras acusaciones).

Sin embargo, la difícil situación de Petrobras es simplemente una forma extrema de lo que ha ocurrido en todo el sector petrolero. El problema de Petrobras, más allá de la corrupción, son los miles de millones invertidos en desarrollar la riqueza petrolera llamada presal frente a la costa.

El gasto de capital comenzó a crecer en 2008 y alcanzó su pico máximo en 2013, cuando Petrobras ya llevaba invertidos casi $260 mil millones, justo a tiempo para una caída del petróleo de las que se producen una vez en una generación.

La presión se vio aumentada por las disposiciones gubernamentales que exigen a Petrobras utilizar muchos equipos y servicios locales en los proyectos.

El costo relativamente alto de estos barriles — con un precio de equilibrio del petróleo para nuevos proyectos entre $70 y $80 el barril, según Evercore ISI— significa que pasará un tiempo muy largo antes de que brinden un retorno decente sobre la inversión, si es que lo hacen.

Pero Petrobras no es la única empresa en esa situación. El balance general de Chevron recibió la paliza de sus proyectos australianos de gas natural licuado, cuyo inicio también estaba programado justo cuando los precios mundiales del gas se desplomaron.

Shell, por su parte, casi triplicó su deuda neta desde fines de 2014, debido a la adquisición de BG Group, lo cual, una vez más, no es la mejor publicidad para el sentido de la oportunidad de las grandes petroleras.

Y todas las grandes compañías tradicionales están luchando para generar un flujo libre de caja positivo.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Conquista

La Prensa en alianza con el Pulitzer Center invita a sus lectores a una experiencia inédita de periodismo transmedia. Una historia sobre la costa Atlántica que pone en cuestionamiento qué tipo de desarrollo queremos para nuestro país. Haga clic en la foto.

Por si te lo perdiste

periplos alrededor del mundo Corte Suprema, una agencia de viajes

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

13 Dic 2017

Primer premio

0 4 5 4

DAAD

Serie: 7 Folio: 1

2o premio

1238

3er premio

1041

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código