PLANO URBANO

Políticas positivas

Políticas positivas Políticas positivas
Políticas positivas

Rodrigo Mejía-Andrión

OPINIÓN

Como miembro del Partido Popular, resentí la acción de Edwin Cárdenas de haber empleado hasta a su suegra en el Instituto de Mercadeo Agropecuario. Este señor quedó muy desacreditado y causó daño al Partido Popular. Me alegra que finalmente hayamos barrido dentro del partido. Que vivan las escobas.

Quiero destacar que Irving Halman, valioso administrador de la Autoridad Nacional para la Innovación (AIG), ha anunciado que la revisión de planos para edificaciones en la capital pronto serán realizados por internet para disminuir la tramitación a un promedio de seis semanas.

Un gigantesco paso para nuestro Municipio y beneficio para los arquitectos. Este mismo mecanismo lo tenemos que aplicar a la Ventanilla Única del Miviot, donde hay cinco instituciones no representadas que nos hacen gastar uno o dos años aprobando los planos de una obra necesaria que abriría tantos puestos de trabajo digno. Es allí donde necesitamos toda la ayuda del amigo Irving Halman, aunada a la que también esperaríamos del exministro de Vivienda Carlos Duboy, hoy secretario de Metas del Ministerio de la Presidencia, posición clave para el presidente Varela. Tengo toda la experiencia para contarles.

Siguiendo sobre vivienda y construcción, me complace felicitar a Televisora Nacional (Canal 2) por el excelente programa dedicado al gran problema de invasión de precaristas a terrenos, gubernamentales o privados. Fue muy ilustrativo el tema de la grave situación de vivienda de muchos panameños y el nuevo problema que crean esos invasores al ocupar sin ley ni orden los terrenos, por lo que se pierden las futuras posibilidades de dotarlos de vías de acceso, acueductos y alcantarillados para aguas servidas y pluviales.

En el programa salieron a relucir situaciones especiales que muchos conocíamos desde hace tiempo, como bien describió Balbina Herrera al afirmar que existen invasores profesionales que forman grupos de gente realmente necesitada con aprovechadores que se meten para conseguir terrenos y después venderlos a familias más necesitadas. Hubo quien expresó que esto hay que impedirlo a toda fuerza, pero dos profesionales sensatos y con experiencia expusieron las razones por las que se deben planificar las invasiones en vez de pretender impedirlas. Estos fueron el ingeniero urbanista Nilson Espino y su hijo el arquitecto y también planificador Ariel Espino. Ambos destacaron los sinsabores que tal acción evitaría a los gobiernos, que posteriormente derrochan cuantiosos recursos para mal dotar o no poder brindar vías de acceso, parques, escuelas, iglesias, electricidad, guarderías, centros de salud, acueducto, alcantarillado, transporte, además de espacios para pequeños comercios, puestos de policía, etc.

Es notoria la diferencia entre los asentamientos que ahora se forman del desarrollo de antaño, con poblaciones con casas todas pegadas, con amplios patrios traseros para sembrar pequeños huertos o árboles frutales, núcleos que se formaban alrededor de una plaza central donde la población podía pasear y conocerse. Ahora pretenden amplios terrenos individuales y solo pagar contados balboas por metro cuadrado.

Quienes han acumulado una excelente experiencia de invasiones planificadas y viviendas levantadas por autoconstrucción son el arquitecto Julio Rovi, quien acompañado de su exalumna Lourdes Alvarado realizaron el brillante conjunto El Colmenar, en que un grupo extenso de madres solteras construyó viviendas de dos y tres niveles con bloques de suelo-cemento que ellas mismas producían con una pequeña prensa manual. Esto fue logrado en la presidencia de Ricardo de la Espriella y el ministro de Vivienda Raúl Rolando Rodríguez. Luego, después de la invasión y en la presidencia de Endara y su ministro de Vivienda Raúl E. Figueroa, Rovi y Alvarado dirigieron varias invasiones planificadas bajo el concepto de NAOS o Nuevos Asentamientos Organizados, que posteriormente fueron adquiriendo todos los servicios públicos y privados esenciales. El Estado ahorró dinero y logró brindar mayores facilidades y bastante felicidad.

La lección que se desprende de estas experiencias son varias que podemos distinguir: 1) Una invasión planificada permite escoger y controlar a las familias realmente necesitadas. 2) Un plan previo pone orden ante la pretensión exagerada de terreno que no abunda. 3) El gobierno puede ayudar al suministrar planos básicos con crecimiento por etapas. 4) El gobierno ayuda con materiales y enseña técnicas de construcción. 5) Se obtiene gratis la obra de mano necesaria para abrir zanjas y colocar tuberías de agua y de alcantarillado. 6) El jefe de familia aprende albañilería y algo de plomería, electricidad y techado. 7) La familia se siente orgullosa de lo logrado con su esfuerzo y se destacan algunos liderazgos necesarios para conservar el orden necesario. 8) Las familias aprenden a darse ayuda mutua. No intentemos inventar la rueda. Ya existe y funciona.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

La procuradora general de la Nación de Panamá, Kenia Porcell, viajó a España, donde sostuvo reuniones de alto nivel en la sede de la Fiscalía General de ese país.
Cortesía/Gabinete de comunicación de la Fiscalía General de España

CASO ODEBRECHT Porcell se reúne con fiscal que coordina rogatorias en España

AEROPUERTO Despega operación de Taeca

Se trata del primer vuelo comercial  e internacional que se realiza desde la terminal aérea colonense.
LA PRENSA/Roberto Cisneros

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

22 Nov 2017

Primer premio

3 5 1 5

BBAC

Serie: 13 Folio: 15

2o premio

4722

3er premio

5119

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código