Seguridad social

Sistema de pensiones, sin información confiable

La contabilización errada de información hace poco fiables los reportes de la CSS. Ni la Contraloría puede hacer un dictamen de lo entregado.

Nombramiento pendiente de decisión del Ejecutivo

Temas:

En menos de seis años se podrían acabar las reservas del sistema de beneficio definido, con el que se pagan las actuales jubilaciones. En menos de seis años se podrían acabar las reservas del sistema de beneficio definido, con el que se pagan las actuales jubilaciones.
En menos de seis años se podrían acabar las reservas del sistema de beneficio definido, con el que se pagan las actuales jubilaciones. Archivo

La Caja de Seguro Social (CSS) se encuentra en un momento crítico. Falta de medicamentos vitales, infraestructuras enfermas, escasez de insumos y el sistema de beneficio definido de pensiones (Invalidez, Vejez y Muerte, IVM) opera bajo la sombra del déficit.

Todos los años hay un aumento promedio de $100 millones en los pagos que se hacen para solventar las jubilaciones. En 2016, fueron, en total, $1,509 millones. Y para 2017, la suma de los gastos y costos del IVM se elevó a $1,617 millones.

Los ingresos, por su lado, no entran al mismo ritmo, y esto conduce al inevitable camino de tener altos costos con ingresos limitados.

Presuma que esto le pasa en su economía doméstica. Que el dinero no alcanza para pagar la escuela de los niños y tampoco para hacerle frente a la hipoteca. La familia entra en crisis. Se recurre a la última sábana de contención: a los ahorros, pero estos no son infinitos.

Para algunos entendidos en este tema, aunque oficialmente no se reconozca un déficit, ya se llegó a ese punto en el sistema de beneficio definido de pensiones. ¿Por qué?

De acuerdo con data oficial de la CSS, con fecha de febrero de 2019 -que corresponde a los últimos estados financieros: de 2017-, después de pagar las pensiones de todos los jubilados en ese año quedaron en caja tan solo $1.8 millones.

La cifra es ínfima, comparada con el gasto anual. Pero en adición, podría ser un espejismo.

Resulta que la entidad acostumbra a registrar en el IVM de beneficio definido ingresos que corresponden a un sistema de cuentas individuales, llamado subsistema mixto.

La práctica, inverosímil. Suponga que usted deposita todos los meses dinero en su cuenta de ahorros, y el banco acredita esos fondos a otra cuenta. Bueno, algo así sucede en la CSS.

“No se había logrado desarrollar una contabilidad de riesgo 100% efectiva, debido a limitantes como el uso de una sola cuenta bancaria para depositar la recaudación general de la institución”.

Estados financieros de 2017

El dinero nadie se lo ha gastado, pero es registrado en un sitio al que no pertenece.

En la entidad reconocieron tal situación. Y entonces decidieron hacer una “reclasificación” de $227.8 millones en concepto de cuotas de seguro social, correspondientes al décimo tercer mes pagado por los trabajadores entre 2006 y 2016. Este dinero ya no está en el IVM de beneficio definido, sino en el subsistema mixto.

Sorprende, sin embargo, que habiendo reconocido el problema, esta misma “reclasificación” de fondos no se haya realizado en el ejercicio de 2017.

Es decir, que en los últimos estados financieros de la CSS se siguió computando en el sistema definido de pensiones algunas cuotas del subsistema mixto, con la promesa de que serán redireccionadas en 2018.

Tal movida genera suspicacia. Ello hace pensar que este manejo contable es hecho ex profeso para hacer ver un superávit (ingresos por encima de los gastos) que no existe. O, tal vez, por omisión se llega a tal situación.

Fracaso administrativo

En 2005 se hizo una reforma al sistema de pensiones. En ese momento la crisis era tan grande que se decidió hacer cambios en la cantidad de cuotas de cada trabajador y se fragmentó el sistema.

La fórmula no daría resultado para toda la vida. Cada vez son menos cotizantes que aportan al sistema definido, mientras crece el número de jubilados con una mejora en su expectativa de vida.

Al vivir más años, los pagos en jubilaciones se extienden a mayores periodos, y no hay forma de hacerle frente a las obligaciones.

Todos los trabajadores que se jubilan actualmente obtienen su pensión del sistema solidario o definido, pero este no se nutre de todos los recursos de los nuevos cotizantes.

Los trabajadores que tenían menos de 35 años de edad en 2007 y aquellos que empezaron a cotizar desde esa fecha lo hacen a través del subsistema mixto.

La idea era que las nuevas generaciones ahorraran de forma individual los fondos que se les entregarán al momento de llegar a la edad de jubilación.

Pero ahora resulta que la misma administración de la CSS reconoce que ha sido incapaz de segmentar correctamente todos los fondos, por los problemas en los sistemas tecnológicos que utilizan.

Más allá de una falla operativa, la situación de la CSS refleja debilidades estratégicas que afectan la toma de decisiones oportunas.

Sus estados financieros, extemporáneos, tienen un extenso espacio dedicado a explicaciones que, en síntesis, retratan una ineficiente administración y la falta de información 100% confiable.

En 2016, el superávit del subsistema definido de pensiones era de $40 millones, y para 2017 pasó a $1.8 millones, en parte, por las cuentas mal contabilizadas.

Hay quienes estiman que la reclasificación de fondos, debido a cuentas mal contabilizadas, podría estar entre los $50 millones y $80 millones para 2018.

“ Hoy, hay un poco más de $2,800 millones de reservas (que incluyen el fideicomiso de estabilización de aportes del Estado), que si se empiezan a consumir, para 2025 se agotarán los fondos del subsistema solidario”, alertó Dino Mon, actuario y postulante al cargo de director del Seguro Social.

La CSS, en tanto, busca justificaciones. Indica que con la implementación del Sistema Administrativo y Financiero (Safiro) “no había logrado desarrollar una contabilidad de riesgo 100% efectiva”, debido a limitantes, como el uso de una sola cuenta bancaria para depositar la recaudación general de la institución, la aplicación errónea en las transacciones diarias y la falta de reportes oportunos de las sumas recaudadas en los programas que administran.

De eso puede dar cuenta la Contraloría General de la República, después de recibir, durante los últimos años, tardíamente los estados financieros de 2014 a 2016.

Toda la documentación presentada estaba incompleta, lo que impedía que la Contraloría, en su rol de auditor, presentara un diagóstico de la situación del sistema definido de pensiones.

Con los estados financieros de 2017, entregados a inicios de este año, esta entidad hizo unas 47 solicitudes de información a la CSS, pero se respondieron cerca de 30.

Aun así, la administración de la CSS, regida actualmente por Julio García Valarini, hace gala del superávit logrado en los últimos ejercicios fiscales publicados.

La entidad no se recupera de la mala racha tecnológica de 2012, cuando se contrató el sistema Safiro. Archivo Expandir Imagen
La entidad no se recupera de la mala racha tecnológica de 2012, cuando se contrató el sistema Safiro. Archivo Archivo

Sin estudios ni soluciones

El gobierno de Laurentino Cortizo, por su parte, ha reconocido que se necesitan cambios, pero mientras no se tengan los estudios actuariales del subsistema de pensiones definido, no adelantará cuál es el camino a seguir.

Desde ya ha intentado neutralizar el hervidero social que provocarían unas reformas, anticipando que el camino no sería el aumento de la edad de jubilación para aumentar las cuotas en concepto de ingresos que pagan los cotizantes.

La falta de estudios para tomar oportunamente una decisión fue el argumento que utilizó por cinco años el expresidente Juan Carlos Varela, quien, a la salida del Palacio de las Garzas, en el mes de mayo, aseguró que los informes que “he recibido de la CSS son positivos, los cuales demuestran que el IVM aún se mantiene en superávit y que se mantendrá así un par de años más”.

En ese momento, hace tres meses, dijo que los fondos eran suficientes para “darle un campo de acción al próximo presidente para que lo discutan, no al principio, pero sí hasta la mitad de su mandato”.

César Tribaldos, exmiembro de la junta directiva de la CSS, advierte que Varela fue un “irresponsable”.

“No actuó como un estadista, sino como un político de pacotilla. Se sabía y se sabe que el sistema de pensiones, con el que hoy se pagan las jubilaciones, tiene un hueco. Lo que nos hace falta saber es de qué tamaño es el hoyo”, advirtió.

Para la Cámara de Comercio sigue siendo lamentable haber perdido la oportunidad brindada por la última reforma a la Ley Orgánica de la CSS para establecer, con suficiente tiempo, un diálogo nacional que buscara soluciones permanentes a los problemas de la entidad, así como para asegurar el sostenimiento de sus programas institucionales.

El economista y consultor Domingo Latorraca expresó hace poco a este diario la necesidad de que la CSS sea transparente en sus estados financieros para analizar qué se debe hacer para mejorar el sistema y debatir sobre el destino del IVM.

A su vez, Mon alerta sobre un problema que puede arrastrar toda la economía del país, y encuentra como parte de la salida el aumento de los aportes que hace el Estado para sufragar parte de las pensiones de quienes están jubilados y los que están por retirarse, que forman parte del sistema definido.

“En un país de nuestras dimensiones, la receta de la privatización no es aconsejable. Es más, en Panamá la privatización resulta absurda. Pero sí es apremiante la adopción de fórmulas de gestión, como las de la Autoridad del Canal de Panamá, con las que se establecen parámetros de medición para evaluar, justamente, resultados e introducir correcciones tan pronto son necesarias. Eso es lo que determina eficiencia, rentabilidad y competitividad, conceptos que, en el caso de una entidad como la Caja, harán la diferencia”.

Nombramiento pendiente de decisión del Ejecutivo

Antes que finalice el mes de agosto, el presidente Laurentino Cortizo debe haber escogido al nuevo director de la Caja de Seguro Social (CSS). De acuerdo con la Ley 51 de 2005, el nombramiento está sujeto a la ratificación en la Asamblea Nacional, para que tome posesión el 1 de octubre.

A falta de mayoría de votos a favor de uno de los aspirantes al cargo, en la junta directiva de la CSS, los 17 postulantes pasaron a ser analizados por el Ejecutivo.

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Corporación La Prensa, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Loteria nacional

17 Nov 2019

Primer premio

2 0 5 9

BADD

Serie: 16 Folio: 15

2o premio

4777

3er premio

4109

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código