negociación de acuerdo comercial

TPC fue bonanza para cabilderos

Panamá, Colombia y Corea gastaron por lo menos $15 millones en cabilderos y unas 30 empresas de cabildeo trabajaron en el esfuerzo.

No se sabe todavía si el tratado de promoción comercial (TPC) de veras cumplirá con su promesa de bonanza económica para el país, pero es indudable que el TPC y sus tratados hermanos (con Corea y Colombia) generaron una bonanza económica para los cabilderos de Washington.

Según The Hill, un periódico que se especializa en cobertura del Congreso estadounidense, empresas y organizaciones empresariales, en Estados Unidos se derrocharon muchos millones de dólares en cabildeo para asegurar la ratificación de los tres acuerdos. Además, los tres gobiernos gastaron por lo menos $15 millones en cabilderos y unas 30 empresas de cabildeo trabajaron en el esfuerzo.

De ese total (estimado) de $15 millones que los gobiernos desembolsaron directamente, las cifras disponibles permiten calcular que Panamá gastó aproximadamente $5 millones. Si el cálculo es fidedigno, ello significa que Panamá gastó una tercera parte del costo total de los cabilderos, a pesar de ser lejos el país más pequeño y a pesar de que su tratado es lejos el más pequeño en cuanto a impacto económico. Si se mide el costo del cabildeo en relación a la población de cada país, Panamá gastó muchísimo más que Corea y Colombia y muchísimo más de lo que México gastó para lograr la ratificación de NAFTA, ya que estos tres países tienen poblaciones inmensas en comparación a Panamá.

Corea, por ejemplo, un país con 48 millones de habitantes y gran industria manufacturera, gastó unos seis millones y medio de dólares, según informó The Hill.

Por otro lado, es cierto que los cabilderos de Washington cobran según el trabajo que se les pide, no según el tamaño del país que los contrate. También es cierto que los cabilderos profesionales son parte integral del sistema político en Washington. Una organización no gubernamental en Washington tilda esto de pay-to-play diplomacy –es decir, diplomacia de chequera– pero pocos disputan que las realidades de Washington a veces requieren el uso de cabilderos.

Para Panamá, la contratación de cabilderos en pro del TPC comenzó en 2003, durante el gobierno de Mireya Moscoso, cuando se contrató a una empresa de cabildeo para lograr que el gobierno de George W. Bush aceptara negociar un tratado de libre comercio con Panamá, y luego asesorar las negociaciones. Esa empresa de cabildeo (Johnson, Madigan, Peck, Boland, Dover & Stewart) cobraba $44 mil mensuales y otras dos empresas de cabildeo cobraban $32 mil mensuales más. Ello permite estimar que el gobierno de Moscoso gastó millón y medio de dólares en cabilderos.

Al entrar el gobierno de Martín Torrijos, este prefirió contratar cabilderos nuevos. Incluyendo al panameño Raúl Romero (íntimo amigo de Bush), estos cabilderos cobraban un total de $80 mil mensuales –es decir, $1 millón al año– y siguieron cobrando durante todo el tiempo que el TPC estuvo estancado en el Congreso. Con eso, lo gastado en cabilderos ascendió a casi $5 millones.

Al llegar el gobierno de Ricardo Martinelli, los cabilderos fueron despedidos porque el entonces embajador en Washington, Jaime Alemán, prefería hacer un cabildeo “personal”. Sin embargo, Alemán renunció en diciembre del año pasado y en mayo de este año se contrató a la empresa de Mehlman Vogel Castagnetti, a tasa de $25 mil mensuales. El contrato es vigente hasta mayo de 2012, pero puede ser terminado por cualquiera de las partes con 30 días de preaviso. Como el contrato precisa que la tarea para la cual se contrató a la empresa fue cabildear en pro del TPC, cabe preguntar si el gobierno ha anulado lo que resta del contrato.

A esa pregunta, no se logró obtener respuesta ayer. El embajador en Washington, Mario Jaramillo, indicó que ese contrato se maneja directamente desde la Presidencia. En la Presidencia dijeron que a la Cancillería le correspondía brindar la información. Y en la Cancillería, la central telefónica no pudo encontrar quien contestara el teléfono, “porque a las secretarias le dieron la tarde libre”.

Mientras tanto, el gobierno de Ricardo Martinelli mantiene bajo contrato a un publicista en Washington, a $30 mil mensuales.

2001

Primera reunión en Washington para el acuerdo.

2004

Primera ronda de negociación.

2006

Diciembre, última ronda del TPC en Washington.

2011

Ratificación del TPC por el Congreso de Estados Unidos.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Consumo de producción agrícola ¿Qué provincia es el reino del aguacate?

En Panamá, 92 productores cultivan 363 hectáreas de aguacate de las variedades ‘simmonds’, choquete, ‘booth’ y criollo.
Archivo

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

15 Nov 2017

Primer premio

4 7 2 9

BABB

Serie: 20 Folio: 11

2o premio

5026

3er premio

9314

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código