Tiempos de decisión económica

Los vientos de cambio soplan para Panamá. Será responsabilidad de sus ciudadanos dirigir el país a un desarrollo integral.

No es responsabilidad sencilla ser el acto de apertura para un nuevo siglo; menos aún en un país con un alto potencial proyectado como es el caso de Panamá.

Según recientes perspectivas publicadas por analistas internacionales, Panamá puede esperar una importante expansión económica y social durante las primeras décadas del presente siglo.

Este panorama de oportunidad debe ser entendido a la par de las advertencias que hacen expertos de la plaza sobre la necesidad de mejorar la calidad de las instituciones para poder canalizar adecuadamente esta expansión.

Entre estos, BBVA Research, el brazo de análisis del gigante financiero Banco Bilbao Vizcaya Argentaria, publicó en su reporte del primer trimestre de 2013 que el país “mantendrá elevadas tasas de crecimiento” a lo largo de los próximos años.

La casa financiera predijo un crecimiento de 8.1% y 7.6% para los años 2013 y 2014, coincidiendo en su previsión con el Fondo Monetario Internacional, que calcula un 9% y un 7.2%, respectivamente.

Impulsado por la posición geográfica del país, este crecimiento se verá traducido en una ampliación de los sectores de logística, aviación, movimiento portuario, la apertura de un mercado de valores regional y la consolidación de Panamá como nodo central del surgimiento latinoamericano.

Todas estas perspectivas están refrendadas y son apoyadas por casas de análisis internacionales de reputación como McKinsey & Co. y el Foro Económico Mundial.

Estas proyecciones son puestas en balance por una importante realidad de debilidad institucional a la cual apuntan estas entidades, además de expertos locales.

Una de las quejas consistentes de los analistas con la mira fija en Panamá es la falta de regularidad en los procesos institucionales del país, incluyendo provisión de justicia, respeto a la responsabilidad fiscal y planificación financiera a largo plazo.

BBVA Research indicó en su reporte que el “mayor gasto público mantendrá el déficit muy cerca del nivel máximo permitido por la ley”, advirtiendo que se “deberá priorizar el gasto [...] para evitar presiones procíclicas” que podrían afectar la estabilidad del desarrollo.

Sin un marco institucional sólido, explican los expertos, el auge previsto para el país servirá a los intereses de grupos económicos cerrados, en vez de financiar una expansión de la cartera de servicios que permitirá a la ciudadanía cosmopolita del país disfrutar de una mejoría en su calidad de vida.

Un peligro que acecha cerca y se muestra en la alza de la canasta básica es la posibilidad de una inflación de precios al consumidor, debido a una presión sobre la demanda interna producto del gasto gubernamental.

Según BBVA Research, la inflación apuntará un 4% y luego un 3.5%, para 2013 y 2014, respectivamente.

Precaución en el gasto público será necesario, explican los expertos, más aún porque estos desembolsos obedecen no al mercado y la demanda local, sino a intereses políticos que poco cuadran con la realidad del país.

Este tipo de situaciones piden previsión y cautela en un país donde el Gobierno administra alrededor del 45% de la actividad económica nacional.

Un relajamiento de la participación estatal en la economía sería necesario para impulsar el desarrollo del capital privado y evitar una dependencia en el financiamiento público de crecimiento.

Este auge de Panamá se verá enmarcado en tiempos de cambios fundamentales en el panorama económico mundial.

Los analistas económicos indican que entes políticos de solidez histórica, como Estados Unidos y la Unión Europea, sufren de la resaca de un crecimiento financiado por el Gobierno y una integración muy acelerada, respectivamente.

Mientras tanto, economías emergentes, tornadas competitivas debido a una importación importante de capital intelectual y humano, están desplegando sus alas y buscando su propia independencia financiera.

Según los expertos internacionales, esto presenta una oportunidad para el comercio mundial, que verá nuevos mercados de demanda surgir en pocos años.

Comercio mundial es sinónimo con Panamá y quedará en las manos de un buen desarrollo institucional contar con los incentivos adecuados para canalizar esa oportunidad por el litoral istmeño y propulsar el desarrollo nacional con estos vientos favorables.

Hoy en día, un diagnóstico de la economía nacional, como aquel preparado por BBVA Research, indica que gran parte del impulso de la economía nacional proviene de los sectores de construcción y minería, los cuales experimentaron un crecimiento de 29.2% y 29.7%, respectivamente.

Esta realidad se contrapone con recientes llamados de atención por parte de grupos ecológicos y sociales que advierten de los errores de un crecimiento sin institucionalidad.

Entre estos malestares sociales se incluye la contaminación, profundizada por un ineficiente sistema judicial que no estaría capacitado para resolver disputas entre moradores de áreas verdes y minas aledañas.

Adicionalmente, una gran parte del sector de construcción depende de las arcas nacionales y un alza en la deuda nacional en términos absolutos, una realidad insostenible a largo plazo.

En un foro promovido por la Asociación Panameña de Ejecutivos de Empresa, el economista David Saied indicó que es redundante comparar la deuda pública con el producto interno bruto (PIB), ya que la deuda se traduce necesariamente en gasto gubernamental, un componente adicional en el cálculo del PIB.

Este foro reunió a expertos de la plaza para cuestionar la estabilidad en el tiempo del modelo económico actual del país, que consiste de altas tasas de crecimiento, pero una baja institucionalidad (ver “¿Es sostenible en el tiempo el modelo económico de Panamá?”, La Prensa, septiembre 1, 2012).

Las perspectivas de crecimiento a largo plazo parecen sugerir que la respuesta es no, lo cual implicaría la necesidad de un importante rediseño institucional para que el país pueda navegar sin problemas en las aguas del siglo presente.

Roberto Brenes P., gerente general de la Bolsa de Valores de Panamá y expositor en este foro, que reunió a alrededor de 150 analistas y economistas, indicó que se necesita reconsiderar las fuentes históricas de las instituciones nacionales y su adaptabilidad a los tiempos.

Brenes sugirió la necesidad de una mayor apertura social y comercial, predicada en mayor inclusión y participación de la ciudadanía en la toma de decisiones públicas, de tal forma que puedan ser partícipes activos de una versión mejorada del país.

SEÑALES DEL MODELO ACTUAL

8.1%

De crecimiento para 2013, según BBVA Research.

4%

De inflación proyectada para 2013 por BBVA Research.

44.9%

Porción del PIB para 2012 que representa el presupuesto del Gobierno para 2013.

29.7%

Expansión del sector minero en Panamá para 2012.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

CENTRO DE CONEXIONES AÉREAS DE TOCUMEN China, un reto para el turismo panameño

Aeropuerto Internacional de Tocumen Mitradel ordena arbitraje entre Copa Airlines y sindicato

Los empleados se mantuvieron fuera de sus puestos.
LA PRENSA/Alex E. Hernández

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

22 Nov 2017

Primer premio

3 5 1 5

BBAC

Serie: 13 Folio: 15

2o premio

4722

3er premio

5119

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código