CRECE TENSIÓN POR EL FUTURO ECONÓMICO

Estados Unidos, al borde del abismo

La incapacidad del Congreso de Estados Unidos para lograr al cierre de año un acuerdo en políticas financieras pondrá en riesgo a la economía mundial si ese país fuera a entrar al llamado “abismo fiscal”.

Este “abismo” implica una serie de recortes automáticos al gasto público, incluyendo sectores sensitivos de medicina y cuidado a mayores de edad, por 600 mil millones de dólares al inicio de 2013, lo suficiente para devolver el desempleo al nivel del 9%. Además, generaría un alza importante en impuestos de alrededor de 500 mil millones de dólares, que muchos expertos consideran podría poner en entredicho la estabilidad de la recuperación económica de ese país, enviando al gigante del norte a una nueva recesión.

Con el reloj marcando cada vez más cerca de la bomba que representa este escenario, el Senado y la Cámara de Representantes mantienen sesiones especiales durante el fin de año para aprobar un plan que evitaría los recortes de gasto y el alza de impuestos.

Analistas consideran que será difícil lograr un acuerdo final debido a las fuertes diferencias ideológicas entre el Partido Demócrata y una nueva base radical del Partido Republicano, que busca reducir el gasto de forma extrema e inmediata.

Asesores de los líderes de ambos partidos en el Senado, controlado por los demócratas, trabajaron febrilmente el sábado a puertas cerradas para diseñar un plan que fuera aceptable tanto para el Partido Demócrata como para los republicanos, mayoría en la Cámara de Representantes.

El Senado tenía previsto reunirse ayer, mientras que la Cámara de Representantes comenzaría a sesionar una hora después.

En medio de las tensas negociaciones, el presidente Barack Obama presionó a los legisladores para alcanzar un acuerdo, incluso si este supone un compromiso que carece de las importantes medidas de reducción del déficit que ambas partes buscan.

Obama también acusó ayer a los republicanos, que controlan la Cámara de Representantes, de “tener un problema en decir sí” a las concesiones que él ofreció para evitar el “abismo fiscal”.

Según el Presidente, el país “no puede permitirse una herida política autoinfligida a nuestra economía”.

Si los legisladores fallan, “el sueldo de cada estadounidense se volverá mucho más pequeño”, advirtió, agregando que “el Congreso puede prevenir que eso pase si actúa ahora”.

El Presidente, reelecto para un mandato de cuatro años, quiere aumentar los impuestos a aquellos que tengan ingresos superiores a los 250 mil dólares.

Sin embargo, los republicanos pretenden que sólo se eliminen exenciones fiscales para aumentar los ingresos y demandan, a cambio, importantes reducciones del gasto público, en particular de programas federales de ayuda como la seguridad social y sistemas públicos de provisión de medicina.

La expiración de los recortes fiscales de la era de George W. Bush a última hora del lunes ­una de las condiciones del abismo fiscal­ añadirá una carga en promedio de 2 mil dólares al año a la clase media estadounidense, lo que lastrará el consumo.

Obama ha indicado que esta situación sería inaceptable. “Tengo una obligación con el pueblo estadounidense para garantizar que toda la carga no caiga en las personas mayores y discapacitados”, dijo.

De no alcanzarse un acuerdo, Obama planea desplegar durante el día de hoy una estrategia legislativa que arrinconaría a los republicanos.

El Presidente ha solicitado al senador de Nevada y líder del Partido Demócrata en el Senado, Harry Reid, que introduzca una versión simplificada del programa demócrata en el Senado, que pide la expiración de las ventajas fiscales para quienes ganan 250 mil dólares al año o más, lo que afectaría al 2% más rico del país, y la extensión de subsidios para desempleados de larga duración.

Si los republicanos utilizan una maniobra parlamentaria para evitar que la medida se vote, entonces los recortes fiscales expirarían para todos, lo que significaría que los consumidores tendrían menos dinero disponible para gastar, lo que provocaría un “impacto adverso” en los mercados y la economía.

Pero Obama ha dicho que los demócratas tienen otro truco bajo la manga, cuando llegue el 4 de enero y en el nuevo Congreso los demócratas tengan más escaños que este año, aunque sigan careciendo de la mayoría suficiente. “La primera ley a votación entonces serán recortes de impuestos”, prometió Obama.

Analistas financieros parecen estar de acuerdo con economistas de la plaza en estimar que por cada 1% que se contraiga la economía de Estados Unidos por la ejecución del “abismo fiscal”, las economías de América Latina, y en especial la de Panamá, podrían ver su crecimiento reducido en 2%.

Un alza de impuestos junto a una reducción de gastos por parte de Estados Unidos reduciría fuertemente la demanda agregada de este país, que absorbe una importante proporción de las exportaciones panameñas.

A largo plazo se reduciría la demanda de bienes en Estados Unidos, lo que también podría afectar el paso de carga por el Canal.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

22 Nov 2017

Primer premio

3 5 1 5

BBAC

Serie: 13 Folio: 15

2o premio

4722

3er premio

5119

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código