A propósito...

Voluntad política para erradicar el hambre

Temas:

El pasado martes, en este mismo periódico, se publicó un interesante artículo referido a la situación nutricional de los niños y niñas de Panamá. La noticia destacaba que Panamá se sitúa entre los de mayor prevalencia en el retardo de crecimiento de menores de cinco años en la región de América Latina y el Caribe.

Los datos utilizados – oficiales y los de carácter nacional más recientes - son de 2008, y posiblemente no reflejen de forma adecuada ciertos avances que se han producido tras una década de crecimiento económico e implementación de novedosas políticas y programas sociales en Panamá. En cualquier caso, y tomando como referencia lo que está sucediendo en la mayor parte de los países de la región, permítanme que me atreva a vaticinar lo que reflejará la encuesta nacional de salud el próximo año.

Seguramente, la nueva encuesta señalará que el país ya no se encuentra entre los primeros puestos de países con altos niveles de niños y niñas con una altura menor a la que corresponde a una persona de cinco años de edad. Sin duda una buena noticia. Sin embargo, cuando consultemos las tablas y anexos del documento, constataremos que estas cifras en provincias como Bocas del Toro, Darién, y sobre todo en las Comarcas indígenas, seguirán siendo altas. Llamativamente desiguales respecto a la prevalencia nacional. Ciertamente, este no es un problema exclusivo de Panamá. Tal como se señalaba en el reciente informe Panorama de la Seguridad Alimentaria y Nutricional en América Latina y el Caribe en 2018, publicado por las Naciones Unidas, la realidad es que hay una proporción significativa de nuestros compatriotas que se están quedando atrás. Personas que desde que empiezan a crecer en el seno de su madre, ya disponen de menores oportunidades para poder alimentarse de forma adecuada, para poder estudiar, aprender, o simplemente para generarse los ingresos suficientes que les permita vivir la vida que querrían vivir. Mientras uno de cada cinco panameños vea limitada su capacidad para aportar al crecimiento y bienestar del país, muy difícilmente podremos tener sociedades sostenibles. Este es, a juicio de la FAO, quizás el mayor desafío que tiene Panamá en los próximos años, y ojalá sea parte importante de la agenda en el año electoral que se aproxima. Existen suficientes indicios para saber cuáles políticas en los ámbitos del sector agropecuario, salud, agua y saneamiento y desarrollo social, entre otros, son efectivas si se implementan de forma sostenida, y a la escala necesaria, para hacer del hambre algo del pasado.

El autor es Oficial de Seguridad Alimentaria y Nutricional de la FAO para América Latina y el Caribe

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Corporación La Prensa, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Loteria nacional

20 Nov 2019

Primer premio

4 1 8 9

DDDB

Serie: 8 Folio: 7

2o premio

8025

3er premio

4855

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código