LUNES CON EL PIE DERECHO

Cómo aceptar el fracaso

Temas:

Cómo aceptar el fracaso Cómo aceptar el fracaso
Cómo aceptar el fracaso

Stefy Cohen

OPINIÓN

Sufrimos el fracaso en silencio. Me tomó casi dos años escribir acerca del fracaso porque: me daba vergüenza; porque deseaba que la gente lo olvidara; porque no quería que el haber fracasado tiñera negativamente el trabajo que hago ahora.

En enero de 2013 lancé el proyecto Epicentro150 como un buscador de servicios para conectar a startups con freelancers. Fue así como empecé a jugar a hacer negocios. Sin preguntarle nada a ningún cliente potencial, decidí que sería una plataforma regional, para cualquier servicio, y que cobraría 12 dólares al mes.

Cuando entrabas a epicentro150.com veías una lista de industrias, una barra de búsqueda y sugerencias de perfiles. Contacté a todos los espacios de coworking que encontré desde México hasta Argentina y les ofrecí un año de membresía gratis para los emprendedores que allí trabajaran. Se registraron unas 100 personas. Creo que la única persona que pagó su membresía fue un chico que estaba enamorado de mí. Recibí algunos comentarios de errores por corregir pero, en vez, le dediqué todo mi tiempo a promover la página. Meses más tarde, no tenía más dinero, no tenía un buen producto y no tenía energías para seguir.

En retrospectiva, reconozco por qué fracaso Epicentro150: tuve una idea antes de entender un problema; no hice investigación de mercado; no empecé con un segmento específico de mercado; ofrecí un producto gratis para ahorrarme el tiempo de diseñar algo por lo que valía la pena pagar; no empecé con un pequeño proyecto; pasé más tiempo haciendo mercadeo de lo que pasé haciendo desarrollo de producto; ignoré las críticas y comentarios; no trabajé en ciclos de mejora continua; no armé un equipo; no cuidé el dinero; etcétera nunca había significado tantas cosas antes.

En Latinoamérica, nos hace falta el gran trabajo cultural de aceptar el fracaso. Los mayores centros de innovación del mundo, son aquellos donde fracasar ni se evita, ni se esconde, porque es de los fracasos de donde salen los mayores descubrimientos. En ecosistemas avanzados en emprendimiento como Silicon Valley, Boston, o Israel los inversionistas prefieren invertir en equipos que ya han experimentado un fracaso. Los fracasos, mucho más que los éxitos, te dan listas de cosas que debes aprender o listas de cosas que no debes hacer. Tenemos tres tareas para empezar a aceptar el fracaso a nivel personal y luego, a nivel colectivo:

1. Entender que no somos nuestros fracasos: Los emprendedores no somos ni nuestras ideas ni nuestros proyectos ni nuestros logros ni nuestros fracasos. La calidad de nuestras ideas no es un reflejo de nuestra calidad como personas. Cuando uno fracasa, nuestro proyecto no continua pero nuestra vida sí.

2. Redefinir lo que significa fracaso: El fracaso no es un game over sino un “Intenta de Nuevo”. El fracaso es una alerta roja que te anuncia que algo de lo que estabas haciendo, necesita mejorar para dar resultado. Tenemos que entender que no son nuestras ideas las que fracasan sino nuestra ejecución. Entonces, se trata acerca de todo el tiempo aprender cómo hacer las cosas mejor.

3. Fracasa rápido y fracasa barato: Hasta que lleguemos a aceptar el fracaso, equivocarnos y fracasar, duele. Por eso, es importante empezar con pequeños proyectos que podamos lanzar rápido al mercado sin invertir ni tanto tiempo ni tanto dinero. Solo cuando tratamos todos nuestros proyectos como experimentos, estaremos pendientes de ver qué funciona y qué no funciona. Y es aprendiendo de lo que no funciona que podemos trabajar en ciclos de mejora continua.

En terminología de baloncesto, ‘pívot’ se refiere a la acción de rebotar la bola mientras un pie se queda en su sitio y el otro pie explora distintas direcciones. Con inspiración del deporte de Michael Jordan, el mundo del emprendimiento adoptó la palabra ‘pívot’ para describir un cambio de dirección en el negocio. Si experimentaste un fracaso, no tienes que renunciar al juego. Deja bien plantado el pie de las ganas de emprender y de lograr un cambio, y explora nuevas (y mejores) maneras para hacerlo. Cuando aceptamos el fracaso, entendemos que realmente siempre estamos “pivoteando” en búsqueda de la mejor dirección.

Si hice algo bien con Epicentro150 fue identificar la necesidad de una comunidad regional de emprendedores. Hoy en día, Epicentro150 es una fundación para promover emprendimiento en Panamá y en Centroamérica. Incluso de los fracasos más dolorosos, siempre nos queda la llave para abrir la próxima puerta de nuestro camino.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

FONDOS Banda musical hace recolecta para viajar a Pasadena

La banda está integrada por 250 estudiantes.
Especial para La Prensa/Vielka Corro Ríos

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

15 Nov 2017

Primer premio

4 7 2 9

BABB

Serie: 20 Folio: 11

2o premio

5026

3er premio

9314

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código