El panorama a futuro

Un año para corregir el rumbo

La tendencia para el país es positiva, pero faltan instrumentos que garanticen la seguridad jurídica y el orden económico.

Temas:

La ciudad capital, una extraña combinación de naturaleza y concreto, recibe el año con noticias que estremecen su institucionalidad. Expertos consideran que 2014 es un buen año para corregir los errores en la administración del país y llevar la nación por buen rumbo. LA PRENSA/Ricardo Iturriaga. La ciudad capital, una extraña combinación de naturaleza y concreto, recibe el año con noticias que estremecen su institucionalidad. Expertos consideran que 2014 es un buen año para corregir los errores en la administración del país y llevar la nación por buen rumbo. LA PRENSA/Ricardo Iturriaga.
La ciudad capital, una extraña combinación de naturaleza y concreto, recibe el año con noticias que estremecen su institucionalidad. Expertos consideran que 2014 es un buen año para corregir los errores en la administración del país y llevar la nación por buen rumbo. LA PRENSA/Ricardo Iturriaga.

La primera semana de 2014 no ha acabado y ya el país sufre sus primeros tambaleos del año.

Por un lado, una ley inconsulta volcó radicalmente el sistema de renta territorial, uno de los pilares básicos de la economía nacional, dejando con insomnio a gran parte de la comunidad legal y financiera del país. Por el otro, Sacyr Vallehermoso, la empresa que encabeza el consorcio responsable del tercer juego de esclusas, amenaza con abandonar las obras si no se le reconocen mil 600 millones de dólares en supuestos sobrecostos.

Ambas situaciones pueden enmendarse.

Ya el Ejecutivo anunció que solicitará a la Asamblea que elimine la última reforma fiscal, cuya autoría se atribuye el administrador de la Autoridad Nacional de Ingresos Públicos, Luis Cucalón.

En cuanto a Sacyr, la Autoridad del Canal de Panamá (ACP) dispone de garantías contractuales diseñadas para completar el proyecto en caso que el contratista deje la obra. No obstante, el daño ha sido profundo.

La institucionalidad del país, ya cuestionada, sufrió un duro golpe por el hecho de que un funcionario unilateralmente decidiera modificar el Código Fiscal sin conocimiento del ministerio correspondiente ni consulta pública con los sectores de la economía de servicios afectados.

La reforma fue aprobada por los diputados y sancionada por el presidente Ricardo Martinelli, pese a que esta no era parte de la agenda contenida en el Decreto Ejecutivo que convocó a la Asamblea a sesiones extraordinarias. Por tanto, su aprobación violó la Constitución.

Adicional, está el último aumento del salario mínimo. La decisión fue asumida por el Ejecutivo, luego de que fracasara la mesa de negociación entre los representantes de los trabajadores y empleadores. El resultado: un ajuste –de hasta $624 para la zona 1– “que presenta vicios de ser una decisión político partidista propia de este período electoral”, según un comunicado de la Cámara de Comercio, Industrias y Agricultura de Panamá.

Todos estos eventos ponen en alta claridad los retos que tiene el país para 2014 y la necesidad de que sus líderes tomen mayor responsabilidad sobre sus decisiones y cómo estas afectan la seguridad jurídica y el orden económico.

Un último punto para considerar sobre estos dos sucesos es que el confeso responsable del cambio del sistema territorial a uno de renta mundial, todavía vigente, es director de la agencia tributaria del país hasta 2020.

UN AÑO DE CAMBIOS

El 2014 se caracteriza por ser un año de transformación para el país. Desde un cambio en su liderazgo político hasta un suave descenso en las tasas de crecimiento. Los especialistas consultados consideran que el panorama es positivo, pero deben fortalecerse los mecanismos de planificación y discusión a futuro.

El banquero Carlos Araúz señala que uno de los puntos relevantes del año será el estado de la Zona Libre de Colón (ZLC), vinculada inexorablemente al colapso institucional y económico de Venezuela –la tasa de inflación de ese país llegó a 56.10%– que impide que los montos debidos a la zona franca sean cancelados.

“La ZLC va a seguir siendo una enorme preocupación. No anticipamos mejoría en Venezuela y ese es un enorme portafolio por cobrar”, comenta Araúz, quien añade que es posible que se vean ajustes laborales o recortes en la mano de obra de la ZLC para enfrentar la situación.

Otro de los puntos en los que Panamá debe fijar su atención, según Araúz, es en los cambios de la política monetaria de Estados Unidos y los efectos que esto pueda tener sobre el mercado de crédito de Panamá.

“En la parte de tasas de interés, anticipamos una subida gradual de tasas”, dice Araúz.

Una opinión similar comparte el financista José Abbo, quien agrega que otro efecto de la reducción de las compras mensuales de bonos por la Reserva Federal (Fed) y el fortalecimiento del dólar conllevarían la “salida de capitales de aquellas jurisdicciones que se beneficiaron de la bonanza de la política monetaria sumamente estimulante” de la Fed.

Dentro de esas jurisdicciones, agrega Abbo, se encuentran “los países emergentes y más aún aquellos que en América Latina se beneficiaron del exceso de liquidez que trajo consigo un estímulo crediticio local con bajas tasas de financiamiento y como consecuencia, un rápido crecimiento”.

Según Araúz, las nuevas reglas sobre ponderación de riesgo aprobadas por la Superintendencia de Bancos en 2013 hacen que los bancos sean mucho más conservadores en la emisión de crédito. En este sentido, ya se ha comenzado a ver un leve incremento en las tasas de ahorro, mientras los bancos buscan empujar su liquidez para enfrentar la incertidumbre del nuevo año.

La política de estímulo de la Fed generó un clima propenso al crédito del cual Panamá se habría beneficiado de forma importante. Este clima habría tenido dos efectos positivos y uno negativo.

Por el lado positivo, el país pudo financiar una imponente cartera de obras públicas a tasas de interés bajas –la deuda pública del país cerró el mes de noviembre de 2013 en $15 mil 935 millones, una cifra inaudita en la historia republicana– además de financiar una importante expansión de su sistema crediticio –el crédito interno del sistema bancario es de $40 mil 894 millones–.

Por el lado negativo, la entrada masiva de moneda corriente al país aunado a una importante entrada de inmigrantes –en los últimos cinco años 57 mil 438 permisos de residencia a extranjeros han sido aprobados– habría puesto una presión importante sobre los precios de bienes básicos, lo cual ha generado un encarecimiento general en el costo de la vida para los grupos económicos más vulnerables.

Abbo considera que la política de la Fed y el retiro de fondos de los mercados emergentes podrían impactar este problema de una forma positiva, al indicar que es posible que se reduzcan “los excesos crediticios, funcionando como un mecanismo automático que podría ayudar a estabilizar las presiones inflacionarias en el país”.

Esto significa que, mientras la economía nacional disminuye su alto ritmo de crecimiento, la presión que empuja los precios hacia arriba podría ver un relajamiento importante.

RETOS Y OPORTUNIDADES

Para Araúz, otro elemento fundamental en la visión de 2014 son las elecciones generales. “Un año electoral provoca algún grado de replaneamiento y ajustes al gasto privado. Esto se podría combinar con el alza al salario mínimo”, teniendo efectos de recorte sobre el mercado laboral.

Por su parte, el exministro de Economía y Finanzas Domingo Latorraca comenta que el proceso electoral debe ser gestionado de forma responsable. “La comunidad empresarial desea asegurarse que las cosas pasen ordenadamente”.

Latorraca dice que otro reto es impulsar la plataforma de exportaciones. “La capacidad del país de continuar haciendo crecer sus exportaciones de bienes y servicios es vital para sostener el crecimiento. Panamá crece cuando exporta”.

Además, es importante abordar el fortalecimiento del sistema jurídico del país. Varios grupos financieros plantean la necesidad de capacitar a los jueces locales para tratar con los instrumentos financieros que se manejan para empujar la competitividad del país.

“La seguridad jurídica y el sistema de justicia son retos muy grandes”, dice Latorraca, agregando que se debe trabajar principalmente en la “independencia que debe tener el Órgano Judicial de los otros órganos del Estado”.

ESTADO DE 2013

$15,935

Millones en deuda pública de Panamá, sin contar montos adeudados bajo la modalidad ´llave en mano´.

$40,894

Millones en la cartera de crédito interno del sistema bancario nacional al cierre de octubre de 2013.

7%

Tasa de crecimiento para Panamá, proyectada por la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) en 2014.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

La banda está integrada por 250 estudiantes.
Especial para La Prensa/Vielka Corro Ríos

FONDOS Banda musical hace recolecta para viajar a Pasadena

Consumo de producción agrícola ¿Qué provincia es el reino del aguacate?

En Panamá, 92 productores cultivan 363 hectáreas de aguacate de las variedades ‘simmonds’, choquete, ‘booth’ y criollo.
Archivo

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

15 Nov 2017

Primer premio

4 7 2 9

BABB

Serie: 20 Folio: 11

2o premio

5026

3er premio

9314

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código