BIENESTAR NACIONAL Y SATISFACCIÓN PERSONAL

La búsqueda de la felicidad

Luego de una decisión de las Naciones Unidas, el PIB se verá acompañado de mediciones de felicidad para determinar el efecto de políticas públicas.

En la primavera de la alegría, contempla un tanka de Philip Appleman, cuando incluso el lodo suelta una risa, el alma corre rabiosa mordiendo sus propios talones sangrientos y pregunta: “¿Qué es la felicidad?”.

Entender que es la felicidad se torna más y más importante ya que gobiernos y organismos económicos internacionales están prestando mayor atención a este elemento escurridizo como una posible medida para el bienestar de una nación. Esta sería la primera señal de que la era de la supremacía sin disputa del producto interno bruto (PIB), como indicador clave de un país, está comenzando a terminar.

La tendencia se vio cristalizada en julio de 2011 cuando la Asamblea General de la Naciones Unidas invitó a sus países miembros, incluyendo a Panamá, a tomar una medida de su felicidad nacional para elaborar un reporte en conjunto. Luego, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), famosa en Panamá por su mención en los debates de las acciones al portador de inicios de este año, estableció a inicios de 2012 sus parámetros generales para medir la felicidad y el bienestar de una población. De esta forma se creó un propósito y un método.

El resultado de esa operación, conocido como el Reporte Mundial de la Felicidad, ya en su segunda edición publicada a mediados de este año, es un libreto para desarrollar un cambio importante de paradigmas en este nuevo siglo y en esencia, pide compensar los indicadores de productividad, como el PIB, con nuevos indicadores de paz, bienestar y alegría.

La obsesión del mundo con el PIB fue anticipada por uno de los creadores de la medición nacional de ingresos, Simón Kuznets. En un reporte al Congreso de Estados Unidos en 1934, explicó que “el bienestar de una nación escasamente se puede inferir de una medida de ingreso nacional” ya que el mismo no toma en cuenta “la intensidad y lo desagradable que puede ser el esfuerzo para obtener ese ingreso”.

Dentro del reporte de felicidad global, el economista de la Universidad de Columbia, Jeffrey Sachs, comenta que medidas como el PIB favorecen la cultura de consumo. “La búsqueda intensa de ingresos más altos en Estados Unidos vino con un costo en capital social, bienestar mental y comportamiento ético”, comenta. El problema es que hasta hace muy poco, no existía otra medición útil.

Aquí entra el reporte. Con 153 páginas de data, análisis y comentarios por economistas y pensadores en su segunda edición, consolida su estabilidad como sistema de medición y hace aportes a los sistemas de gobierno y de desarrollo de una población. Sachs apunta al hecho de que la economía de Estados Unidos en cuanto a PIB es una de las principales en el mundo, pero que en cuanto a felicidad, ocupa el puesto número 17, muy por detrás de economías con medidas de PIB per cápita inferiores.

Adicional, Sachs medita sobre el cambio entre una definición psicológica y ética de la felicidad a una predicada sobre el consumo.

¿Cómo se define la felicidad? El reporte es rápido en distinguir entre la felicidad emocional que existe en un instante en el tiempo, como aquella que habría en una boda o graduación, y la felicidad a largo plazo o sentimiento de bienestar que una población tiene al habitar en su país. En este sentido, un grupo de personas que habita en un país que tiende a guerras civiles y conflictos armados es una población menos feliz que aquella de un país con mayor estabilidad política. El reporte no desecha ninguna de las definiciones y admite que intenta estudiar ambas.

Para las Naciones Unidas y la OCDE, la felicidad a largo plazo es el resultado de seis factores elementales. Para contar con este bienestar, una persona debe tener acceso a: (1) ingresos suficientes para una vida cómoda; (2) una expectativa larga y saludable de vida; (3) contar con un grupo de personas sobre los cuales apoyarse en tiempos difíciles; (4) la libertad para tomar decisiones importantes sobre el rumbo de su vida; (5) la posibilidad de ser generoso y contar con tiempo y recursos para apoyar a los demás; y (6) un sistema con bajos niveles de corrupción percibida. Si una nación puede lograr altos índices de estos elementos, contará con una población feliz a largo plazo, supone el razonamiento detrás de esta medición.

RESULTADOS DEL REPORTE

El resultado más importante para Panamá es que según este documento, somos un país relativamente alto en la escala de felicidad mundial. Ocupamos el puesto número 15 en el ranking, entre los Emiratos Árabes Unidos (14) y México (16). El nivel es superior al de Estados Unidos (17), pero inferior a Costa Rica (12). Debe quedar claro que esto no significa que las personas reporten ser felices, sino que tienen a su disposición los seis elementos que configuran estos indicadores en una mayor medida.

La percepción de felicidad en Panamá ha aumentado un 9.7% desde la primera versión del reporte que recopila data de 2007 a 2010, hasta llegar a una puntuación de 7.143.

Según el reporte, los países con mayores índices de felicidad son Dinamarca (7.693), Noruega (7.655), Suiza (7.650), Países Bajos (7.512) y Suecia (7.480).

Los países con menor índice de felicidad son Tanzania (3.770), Ruanda (3.715), Burundi (3.706), República Centroafricana (3.623), Benin (3.528) y su vecino hacia el oeste de África, Togo (2.936).

Entre el último reporte y la segunda versión, los movimientos más importantes en felicidad han sido en la región de América Latina y el Caribe y la región sur de África. Más de tres cuartos de los países en estas regiones vieron avances en sus indicadores. Ahora bien, esto no significa que mudarse a un país alto en la escala de felicidad le traerá felicidad a uno. Implica que estos países tienen buenos estándares de vida que permiten el desarrollo total de una persona. El reporte tampoco debe ser interpretado como que América Latina está aumentando radicalmente su satisfacción, sino que al tener bastantes deficiencias y ahora recursos para trabajarlas, hay campo para crecer.

Panamá y América Latina sí tienen ventajas sobre sus vecinos. Sus estructuras de familia de cohesión empujan las figuras de apoyo social, mientras que en las latitudes del norte, es la longevidad y las posibilidades de generosidad lo que impulsan el bienestar nacional.

Alrededor de todo el mundo, el principal factor que contribuye a reducir la felicidad es la enfermedad mental. Estas enfermedades, al no tener efectos fisiológicos, son desestimadas por culturas pobres y por lo tanto con menor educación, por lo cual son frecuentemente ignoradas por los creadores de políticas públicas. Se calcula que 10% de la población mundial sufre de alguna enfermedad mental como depresión o desorden afectivo bipolar.

No todos los economistas están de acuerdo con medir la felicidad. En un ensayo crítico titulado Happyism, la economista Deirdre McCloskey reúne los principales argumentos en contra de mediciones como las que desarrolla este reporte. McCloskey advierte que la felicidad es un elemento muy subjetivo y cambiante, por lo cual tener un panorama efectivo para tomar decisiones es una tarea imposible.

Adicional a esto, McCloskey advierte de convertir estas mediciones en objetos de culto, como lo ha sido el PIB, llevando a políticas errantes para promover atajos y saltos a mejores puntuaciones de felicidad.

UN PANAMÁ FELIZ

15

Posición de Panamá a nivel mundial en el reporte.

9.7%

Alza en las evaluaciones de bienestar entre la data de 2007-2010 y la data de 2011-2012.

7.693

Puntuación de Dinamarca, el país con índice de bienestar nacional más alto.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

FONDOS Banda musical hace recolecta para viajar a Pasadena

La banda está integrada por 250 estudiantes.
Especial para La Prensa/Vielka Corro Ríos

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

15 Nov 2017

Primer premio

4 7 2 9

BABB

Serie: 20 Folio: 11

2o premio

5026

3er premio

9314

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código