JÓVENES DE ÉXITO

En la conquista de fronteras

Temas:

La creadora de Mena Swimwear está atenta a cada detalle de sus piezas de baño, originales y exclusivas. La creadora de Mena Swimwear está atenta a cada detalle de sus piezas de baño, originales y exclusivas.

La creadora de Mena Swimwear está atenta a cada detalle de sus piezas de baño, originales y exclusivas. Foto por: Gabriel Rodríguez

En la conquista de fronteras En la conquista de fronteras

En la conquista de fronteras

En la conquista de fronteras En la conquista de fronteras

En la conquista de fronteras

En los últimos años se ha incrementado el interés en los vestidos de baño y la ropa de playa hasta llegar a convertirse en un mercado lucrativo.

Según un reporte que publicó Global Industry Analysts el 8 de julio de 2016, se proyecta que para 2022, el mercado global de vestidos de baño y ropa de playa alcanzará la suma de 22.7 mil millones de dólares, aunado en gran parte a la creciente afinidad por un estilo de vida activo y saludable con actividades que incluyen la natación y una fuerte preferencia para las vacaciones en la playa.

Llevando la delantera en el ámbito nacional está María Ximena Rodríguez, mejor conocida como Maxi. Hace siete años creó la marca Mena Swimwear y el año pasado lanzó su tienda online, desde donde vende a nivel internacional.

ORIGEN

Desde pequeña, Rodríguez sabía que tenía una habilidad para llevar cuentas y vender artículos, pero jamás pensó que se dedicaría a crear su propia marca.

De hecho, Rodríguez admite que no era de usar vestidos de baño, pero cuando se los veía a las demás personas, se imaginaba agregándole un detalle o cambiando algo de la tela para hacerlo más vistoso y atractivo.

Así comenzó su amor por la confección y consiguió trabajar para la diseñadora nacional de alta costura Sara Bassán. En el taller, ella observaba cómo uno de los chicos trazaba sobre tela y pintaba y pronto hizo lo mismo en sus vestidos de baño. “No me había dado cuenta de que mi pasión eran los biquinis. De la nada comencé a diseñar y hacer mis propios biquinis para vender y me convertí en diseñadora y empresaria”, comenta.

LA EMPRESA

El nombre de la marca no ha sido antojadizo. Rodríguez recuerda que de pequeño el hijo de su nana le decía ‘tía Mena’ y de ahí su sello comercial.

“Lo demás se fue dando de forma fluida”, reconoce. Una vez tenía el nombre, el diseñador Luis Tarté hizo el logo, y en 2009 nació Mena Swimwear.

Se formalizó como marca registrada en 2010 y vendía sus prendas en boutiques alrededor de la capital.

Sus diseños son originales y exclusivos. De cada diseño, Rodríguez hace seis piezas. Ella cuida minuciosamente los detalles, el diseño y la tela, pero es un proceso creativo que le puede durar hasta seis meses por cada colección.

“No puedo diseñar si no tengo las telas”, admite ella. Con ellas crea una carpeta que comienza a llenar de trazos, paisajes, fotografía y paleta de colores. Así fue para la inspiración de la colección Animalía 2015/2016 y ha sido lo mismo para Capricho Mío, la nueva colección de 2017. Después de la producción, comienza la campaña con las “Menas Musas”. Anteriormente han sido Andrea Vázquez, Marcela Briones, su hermana María Fernanda Rodríguez y para 2017 será Gisele del Río, la bloguera de Ma Petite Sphere.

Cada vestido de baño oscila entre los $125 y $155, y aunque los precios pueden parecer elevados, Rodríguez asegura que son piezas exclusivas que no están en ningún otro lugar.

“Aparte de ser un producto exclusivo, no es cualquier tela. Utilizo textiles gruesos, el acabado es al detal”, comenta ella.

Los modelos más vendidos son Black Swan, que tiene tiras negras a los lados; Bridal, con ruchas plisadas en los hombros y Mrs. Orange, un biquini de flores.

Cuando las clientes de Mena Swimwear compran un vestido de baño, lo reciben en una jarrita que a su vez está dentro de una cajita con recomendaciones y consejos para el cuidado del biquini, una estrategia para acercar al consumidor a la marca.

En la cajita aparecen frases como “So Sweet, so Mena” o “Tan dulce, tan Mena”. Aparece en ambos idiomas porque la marca está enfocada a un público internacional.

Rodríguez siempre está atenta a las redes sociales (Facebook e Instagram), desde donde invita a sus clientes a participar para escoger el nombre de las piezas.

TIENDA ‘ONLINE’

“En Panamá la gente está comenzando a comprar online”, dice. Pero ella ya está pautando en otros países, porque su mercado no se limita solo a Panamá.

Tiene muchos compradores en Australia, República Dominicana y Estados Unidos.

“Compran un biquini o vestido de baño para probar y luego piden tres o cuatro más”, comenta ella.

Los meses de diciembre a mayo son los más movidos para Mena Swimwear, aunque diariamente vende cinco o seis vestidos de baño.

Pautó con Halley Elefante, la bloguera de The Salty Blonde que tiene más de 362 mil seguidores en su cuenta de Instagram y fue un boom.

Mena Swimwear ha aparecido en la cuenta de Pam Hetlinger ( The girl from Panama) y le han pedido colaboraciones para revistas internacionales.

Pero Rodríguez reconoce que al principio fue aterrador mover su punto de venta de lugares físicos a internet, desde donde las personas ven lo que están comprando sin saber si les quedará.

Es por ello que incluye una guía de medidas en cada pieza y mantiene las medidas estándar.

Multientrega se encarga de llevarle los paquetes a las compradoras de Mena Swimwear y aunque la página advierte que puede tomar hasta 48 horas, intentan que sea en menos de 24 horas, para que las usuarias se sientan atendidas.

“Te puedes quedar en tu casa, en pijama tomando café sin tener necesidad de enfrentar el tranque”, dice ella.

COMENTARIOS

La mayoría de las consumidoras de los vestidos de baño de Mena Swimwear etiquetan la marca en sus cuentas y es un gesto que enorgullece a Rodríguez.

“La satisfacción más grande es que los clientes compran más Mena porque han visto la evolución de la marca y el esfuerzo con que elaboro cada pieza”, dice ella.

Rodríguez hace hincapié en que considera mucho el cuerpo de la mujer cuando está diseñando, cuidando los cortes y tallas para que se sientan seguras, cómodas y contentas.

Su clientela tiene entre 18 y 35 años, aunque hay mujeres modernas que lucen sus vestidos de baño, que clasifica como sexi sin caer en lo vulgar, con cute.

“Las consumidoras de Mena pueden ser conservadoras o atrevidas, pero quieren sentirse seguras y si les gusta un diseño, muéstralo en la playa”, dice Rodríguez sonriendo.

Para el otro año tiene pensado crear una línea infantil de la colección de Capricho Mío para que madre e hija puedan hacer un mix n match.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

FONDOS Banda musical hace recolecta para viajar a Pasadena

La banda está integrada por 250 estudiantes.
Especial para La Prensa/Vielka Corro Ríos

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

19 Nov 2017

Primer premio

8 0 5 6

CCAA

Serie: 13 Folio: 12

2o premio

9078

3er premio

3785

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código