PLANO URBANO

De corredores e impuestos

OPINIÓN

El director de la Empresa Nacional de Autopistas (ENA), administradora de los corredores, ha anunciado que a partir del año 2020 los corredores serán gratis. Se supone que para entonces, ya se habrán pagado. Me parece un anuncio prematuro, al estar tomando decisiones que corresponden al gobierno que estará en el poder en ese determinado año.

Según afirmaciones del ministro de Obras Públicas, Federico Suárez, la compra de los corredores es muy conveniente para el país, pues lo que se está comprando es un magnífico negocio en plena producción y expansión, con la certeza de que la clientela seguirá siendo fiel y no se irá a la competencia.

He leído que se harán ampliaciones al Corredor Sur, aunque en partes de la vía ya se viaja por los hombros como un tercer carril. No nos damos abasto para dar servicio a los cientos de miles de automovilistas que pretenden llegar a tiempo a su destino. Por ello es importante lograr la unión física de ambos corredores para formar un circuito que permita aligerar nuestros viajes urbanos.

Pero además el país requiere nuevas carreteras. Panamá ha apostado por el vehículo particular y eso tiene un alto costo y riesgo. No podemos seguir creciendo sobre la base de una sola carretera central, a la cual se van uniendo poblaciones y barriadas sin límites, conjuntos poblacionales que no tienen otras comunicaciones entre sí.

Requerimos nueva vialidad y ello requiere fondos. Igualmente necesitamos hacer grandes inversiones en mantenimiento de lo que ya tenemos. Nos encanta construir y construir, sin mantener lo ya existente, lo que debe ser la base de todo plan de vialidad. Todos estos proyectos requieren una planificación coordinada con el plan de desarrollo urbano que corresponde al Ministerio de Vivienda y Ordenamiento Territorial, para tratar de evitar tantos desplazamientos para la obtención de servicios que debería existir en cada comunidad. Necesitamos planificación, pero además de ello, una gran cantidad de dinero.

Las obras de autopistas, carreteras, calles y vías permiten recabar suficientes recursos si utilizamos las existentes leyes de contribución por valorización. No logro entender por qué ni siquiera se las menciona. Los impuestos de valorización se pagan al contado o a plazos medianos, y solo lo pagan los dueños de tierras para desarrollos.

Los terrenos que se encuentran a los lados de la ampliación de la carretera vieja a La Chorrera han duplicado o triplicado su valor por los trabajos realizados, y sus dueños, los principales beneficiados, no han pagado un solo centavo. ¿Cuánto valor no estará subiendo en las tierras donde hoy se amplía la autopista Arraiján-La Chorrera? ¿No obtiene también mucho dinero el propietario de un viejo chalet cuando se le permite tumbarlo para levantar ochenta apartamentos? ¿Qué otro mérito, aparte de envejecer, acumuló un propietario cuando nuevas obras públicas o privadas alrededor valorizaron su propiedad? Todas esas ganancias, en parte, deben llegar al fondo estatal para nuevas obras.

Es justo que paguemos peaje quienes nos manejamos en el carro particular, por mostrar un nivel socioeconómico mayor que quienes utilizan el transporte público. Cuando se construye una carretera con peaje, como el Corredor Sur, en países hermanos se cobra también un impuesto de valorización sobre las tierras beneficiadas. Terrenos que antes del Corredor Sur costaban centavos por metro cuadrado, hoy día se venden por cien dólares y más. Es el mismo metro cuadrado, pero ahora cuenta con un valioso acceso que no pagó. Estos impuestos deben cubrir el mantenimiento de las vías en perfectas condiciones, y la construcción de rutas adicionales que el país requiere.

Si cobráramos los impuestos a quienes sí pueden pagar podríamos eliminar el impuesto a los inmuebles residenciales. Como bien señalaba un economista norteamericano en una presentación de un proyecto de Ley, el impuesto al inmueble residencial significa que nunca has terminado de pagar por tu casa y la puedes perder, si no pagas.

En la medida en que envejecemos y perdemos capacidad para generar ingresos, en esa misma medida aumentan los gastos de mantenimiento de la propiedad, no solo por su normal deterioro, sino por la inflación. Sería justo eliminar este impuesto predial.

Invitaría al Ministro de Economía y Finanzas a que organizáramos un foro público sobre impuestos prediales, con economistas y urbanistas de experiencia. Todos aprenderíamos mucho y el país ganaría.

El autor es arquitecto.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

PRD PIDE INVESTIGACIÓN Varela dice que es víctima de un ataque político

El mandatario planteó que a veces le gustaría ser candidato o un ciudadano más para poder defender su verdad y su historia de vida pública.
LA PRENSA/Archivo

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

10 Dic 2017

Primer premio

1 7 9 9

CAAB

Serie: 10 Folio: 14

2o premio

6088

3er premio

4097

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código