Seguridad alimentaria, en riesgo

El costo millonario de botar alimentos

En Panamá las pérdidas de alimentos se registran en el campo, mercados, despensas y productos preparados.
Desechar alimentos implica: desperdiciar agua, suelo, energía, tiempo, insumos y la compra de productos más costosos. LA PRENSA/Jorge Fernández. Desechar alimentos implica: desperdiciar agua, suelo, energía, tiempo, insumos y la compra de productos más costosos. LA PRENSA/Jorge Fernández.
Desechar alimentos implica: desperdiciar agua, suelo, energía, tiempo, insumos y la compra de productos más costosos. LA PRENSA/Jorge Fernández.

El desperdicio de alimentos no es solo de los países grandes. En Panamá, donde cada cuatro días muere una persona por no tener qué comer, los alimentos también se pierden.

A nivel mundial, un 40% de la comida se bota o se desecha de una manera u otra, según la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO, por sus siglas en inglés). En dinero, este despilfarro de alimentos representa pérdidas anuales por 750 mil millones de dólares.

Sin contar con cifras totales del país, se sabe que en el Mercado Agrícola Central de Panamá (mercado de abastos) se pierden entre 20 y 25 toneladas diarias de alimentos o el equivalente a 450 quintales.

En dólares el desperdicio de tomate representa en pérdidas 1.3 millón de dólares al año.

La pérdida de alimentos corresponde a productos frescos como frutas, hortalizas y legumbres que se botan como basura. Por ejemplo, en un día en el mercado de abastos, se manejan 90 mil libras de tomate y cerca de 9 mil libras se botan por la falta de infraestructuras adecuadas, manifestó Yoris Morales, presidente de la Asociación de Productores y Comercializadores Agrícolas del mercado de abastos.

La cantidad sería bastante menor, si ya estuviera operando la Unidad Alimentaria MercaPanamá, construida a un costo de 125 millones de dólares e inaugurada hace dos meses.

Con estas nuevas infraestructuras se pretende reducir los desperdicios en el mercado de abastos debido al manejo inadecuado y falta de refrigeración, pero todo [el proyecto de la Cadena de Frío] está congelado, dijo Morales.

Según los arrendatarios del mercado, es vital que se inicie el traslado a las nuevas instalaciones porque el desecho de alimentos se agudiza durante la temporada lluviosa que está por iniciar.

Las escasas instalaciones de almacenamiento y la falta de infraestructura causan pérdidas de alimentos durante la poscosecha.

La mayoría de las pérdidas se produce en el campo durante la recolección, en el transporte y almacenamiento, mientras que el desperdicio es sobre todo un problema en las fases de comercialización y consumo, reconoce Ignacio Rivera, coordinador de la FAO para Mesoamérica y representante en Panamá.

Los países en desarrollo sufren más pérdidas de alimentos durante la etapa de producción agrícola, mientras que en las regiones de ingresos medios y altos, el desperdicio tiende a ser mayor a nivel del comercio al detalle y el consumo”.

“Es urgente que se investigue más en esta área, especialmente si tenemos en cuenta que la seguridad alimentaria es una preocupación importante en numerosas partes del mundo en desarrollo”, manifestó Rivera.

Todo lo que contribuye al agotamiento de los recursos se traduce al final de cuentas en precios más altos de la comida. Esto también involucra a las tierras agrícolas.

La presión que tiene el despilfarro de alimentos sobre los recursos naturales es increíble, al tomar en cuenta que en 2050 se tendrá que abastecer a una población de más de nueve mil millones de personas en el mundo.

En 35 años Panamá necesitará alimentos para abastecer a 5.5 millones de habitantes.

En los supermercados, restaurantes, hoteles y en los hogares también abunda el desecho de alimentos.

Los mercados imponen altos estándares estéticos para los productos frescos que conllevan el desperdicio de alimentos, aunque el contenido nutricional e inocuidad no se vean afectados; por lo que es necesario convocar a reflexionar sobre el tema a todos los actores de la cadena de producción de alimentos.

La cantidad de cultivos desechados se podría reducir si se vendiera de manera directa al consumidor, sin pasar por los estrictos estándares de calidad establecidos por los supermercados sobre peso, tamaño y apariencia.

La FAO propone la creación de “bancos de alimentos” que recojan de los supermercados productos cuya fecha de vencimiento esté cercana y redistribuirlos entre la población, pero también premiar con reducción de impuestos a las empresas que donen alimentos.

Este esquema se desarrolla con éxito en Paraguay, Argentina y en el vecino país de Costa Rica.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

19 Nov 2017

Primer premio

8 0 5 6

CCAA

Serie: 13 Folio: 12

2o premio

9078

3er premio

3785

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código