FACEBOOK LIVE: ¿Qué quieres saber del Cepadem? Trataremos el tema desde las 2:00 p.m.

contaminación

Le declaran la guerra al carbón

Bajo el argumento de proteger el medio ambiente, empresas de gas piden a los gobiernos no extraer más carbón.
A finales de 2014, el carbón todavía generaba el 73% de la producción energética de China, que es el mayor consumidor mundial de este combustible fósil. A finales de 2014, el carbón todavía generaba el 73% de la producción energética de China, que es el mayor consumidor mundial de este combustible fósil.
A finales de 2014, el carbón todavía generaba el 73% de la producción energética de China, que es el mayor consumidor mundial de este combustible fósil.

Empresas, bancos y fondos de inversión, sobre todo europeos, anunciaron que reducirán sus inversiones en el sector del carbón para contribuir a la lucha contra las emisiones de CO2, una actitud opuesta a la de los países emergentes, donde el uso de este combustible está en pleno auge.

Noruega ratificó la decisión de retirar su fondo soberano, el mayor del mundo, de las inversiones en empresas que tengan una parte sustancial de su actividad relacionada con el carbón.

A principios de semana, el grupo Total se comprometió a abandonar las actividades que él posee en este sector, principalmente en el sur de África, donde el gigante petrolero interviene en la producción y comercialización del carbón .

A finales de mayo, la aseguradora francesa Axa anunció la retirada de sus inversiones en las empresas más consumidoras de carbón , unas cantidades que alcanzan los 500 millones de euros de aquí a finales de año.

Incluso la Iglesia de Inglaterra (anglicana), que gestiona 14 mil 12 millones de dólares en activos, quiere abandonar sus inversiones en la más contaminante de las energías fósiles. Si bien estos anuncios son importantes desde el punto de vista de la lucha contra las emisiones de CO2, principalmente por el mensaje que envían, no son más que una gota de agua en un inmenso mar.

El carbón es todavía la columna vertebral de la producción de electricidad en el mundo, afirmaba en diciembre la directora ejecutiva de la Agencia Internacional de la Energía (AIE), María van der Hoeven.

Según la institución, la demanda de carbón seguirá creciendo de aquí a 2019 a un ritmo de 2.9% anual, frente al crecimiento del 3.3% que registró entre 2010 y 2013.

Pese a que China, primer consumidor mundial de carbón, redujo ligeramente su utilización el año pasado, el país seguirá representando las tres quintas partes de la subida de la demanda de aquí a 2019, según las cifras del gabinete Enerdata.

A finales de 2014, el carbón todavía generaba el 73% de la producción energética del país. (China) anunció (la producción) de 500 gigavatios en proyectos de centrales de carbón en los próximos años, indica Nathalie Desbrosses, responsable del análisis de los mercados de la energía en Enerdata.

Es el equivalente a más de 500 reactores nucleares. Otros países emergentes le pisan los talones. En India, su consumo aumentó hasta un 11% el pasado año, tras haber registrado un 7% en 2013.

El país está invirtiendo masivamente para poder producir más energía. Desde el pasado año, el carbón representa el 74% de sus fuentes energéticas, por encima de China, y el país superó a Estados Unidos en volumen de consumo.

Un ejemplo emblemático sería el amplio proyecto minero (13,098 millones de dólares) del grupo indio Adani en Australia, cerca de la gran barrera de coral.

Mientras que una decena de bancos europeos y estadounidenses se comprometió a no financiarlo, el grupo aseguró que esto no provocaría ninguna incidencia en sus operaciones. Además de India, la demanda de carbón también provendrá en los próximos años de otros países del sudeste asiático, de Japón y de Corea del Sur, según la AIE.

Incluso en el seno de Europa la actitud de algunos países es ambivalente. En abril el Gobierno noruego dedicó unos 55 millones de dólares a salvar a la compañía minera Store Norske, que extrae carbón en el Ártico. Frente a esta tendencia ineludible pero insostenible, según la AIE, una solución para aliviar el impacto en las emisiones de CO2 podría pasar por desarrollar la captación y el almacenaje de CO2 y concentrar las inversiones en centrales de carbón más eficaces, llamadas supercríticas.

Con todo, según un estudio publicado hace unos meses por la revista Nature, para limitar el aumento de las temperaturas a 2º C, China e India tendrían que renunciar a explotar cerca del 70% de sus reservas de carbón; África, casi el 90%; Europa, el 78% y Estados Unidos, el 92%.

El interés monetario

Seis grandes compañías petroleras y gasistas europeas reclaman una tasa sobre el carbono, para reducir las emisiones de C02, pero lo que pretenden es penalizar el carbón, competidor director del gas.

Los firmantes de este llamamiento son Total, BG Group, BP, Eni, Royal Dutch Shell y Statoil, cuyos directivos, invitados al Congreso Mundial de Gas, que se celebra en París, multiplicaron las declaraciones para defender el gas en detrimento del carbón.

El director general de Shell, Ben van Beurden, invitó abiertamente a los gobiernos a que desincentiven la utilización del carbón.

La capacidad para reemplazar el carbón por el gas es esencial, dijo Isabelle Kocher, delegada general de la empresa francesa Engie (antigua GDF Suez).

Es muy triste ver que la energía del carbón, que se pensaba que era de otro siglo, haya vuelto con fuerza en algunos países europeos, explicó por su parte a la AFP Jérôme Ferrier, presidente de la Unión Internacional del Gas, unos días antes del congreso.

Y es que el carbón compite directamente con el gas para producir energía. Desde hace dos años, el precio del gas es en general tres veces más alto que el del carbón en Europa, lo que genera una fuerte competencia entre las dos fuentes de energía para unos productores que siguen reposando mucho más de lo previsto en el carbón, dice Nathalie Desbrosses, responsable de análisis de mercado de la energía de la agencia Enerdata.

Las centrales de gas son menos rentables que las de carbón, y muchas han tenido que cerrar en Europa estos últimos meses, penalizadas también por los bajos precios de la electricidad en los mercados de la energía.

El año pasado en Europa, la demanda de gas cayó un 11%, sobre todo, debido a la clemencia del invierno que redujo la necesidad de calefacción, pero se había mantenido relativamente estable los años anteriores.

Mientras Estados Unidos cuenta con un recurso nacional abundante de gas no convencional (como el gas de esquisto), los productores europeos tienen que encontrar salidas fuera, como en Asia donde se sigue utilizando el carbón de manera generalizada.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

19 Nov 2017

Primer premio

8 0 5 6

CCAA

Serie: 13 Folio: 12

2o premio

9078

3er premio

3785

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código