Un descubrimiento tropical

Foto cortesía de Delary A. Kahn  Foto cortesía de Delary A. Kahn
Foto cortesía de Delary A. Kahn

Hoy, al presentar su invento -un implante de iris artificial que permite cambiar el color de los ojos de manera natural y reversible- ante los medios, se muestra emocionado, pero tranquilo.

El implante, bautizado Newiris, convirtió a Panamá en el primer país latinoamericano invitado a la conferencia más importante de nuevas compañías de desarrollo en tecnologías médicas innovadoras, que se realizará en San Francisco, California, el 8 y 9 de junio.

El grupo estadounidense Medtech International, que reúne a una audiencia de líderes en la industria médica interesados en invertir en nuevas tendencias médico-quirúrgicas, le ha pedido a Kahn que se una a ellos para patentar su producto.

Es así como la compañía Kahn Medical Devices pone al país en la mira como un centro de producción y desarrollo de nuevas tecnologías médicas.

Y aunque su vida esté a punto de dar un giro histórico, Kahn no olvida que la idea para su invento nació "de una manera tropical".

Lo dice porque su trabajo de prevención de ceguera con los indígenas, operando cataratas, le abrió las puertas a un mundo de patologías ópticas que por muchos años fue ignorado por los oftalmólogos. Es el producto de su afinidad al trabajar con indígenas y la recopilación de cuatro años de investigación.

El dispositivo oftálmico, diseñado para eliminar los defectos ópticos causados por colobomas (un defecto congénito del iris), el albinismo oculocutáneo y el iris con pupilas deformes causados por accidentes, se coloca como una "telita" que reviste el iris del ojo. Esta bloquea parcialmente las radiaciones dañinas que pueden contribuir a la aparición de cataratas y degeneraciones retinianas.

Kahn también cuenta que el material que utiliza -llamado silicona de grado oftálmico- también se usa para lentes intraoculares de cataratas.

Y aunque el implante es una novedad para los que quieren simplemente cambiar su color de ojos, como lo hizo la esposa de Kahn, el descubrimiento mejorará la calidad de vida de los pacientes que sufren de albinismo, que son expuestos a los rayos ultravioleta y que con el tiempo pierden la vista.

El oftalmólogo recalca que en Panamá muchos kunas se dedican a profesiones nocturnas y son camareros y pianistas, por ejemplo. Según Delary, ellos buscan ese tipo de profesiones para librarse de las inclemencias del sol.

"Si observamos a estos chicos con cuidado, la mayoría utilizan lentes oscuros inclusive en la noche", comenta Delary. Explica que las quemaduras producidas por rayos ultravioleta a nivel de la mácula hacen que los ojos "no fijen" adecuadamente, sino que comienzan a bailar, por lo que la persona no puede mantener la mirada -aunque así lo quiera- en un punto fijo. Ese es el comienzo de una quemadura mayor del área macular. Pero si un paciente nunca llega a recibir radiaciones, no presentará problemas de tipo de ceguera.

Sin embargo, los albinos que se quedan viviendo en las islas y no les queda otra opción más que pescar langostas, tumbar cocos o dedicarse a la agricultura de subsistencia, desarrollan problemas visuales, aunque se pongan una gorra.

En el caso de los kunas, señala Delary, el albinismo es motivo de interés y orgullo. A todos aquellos que nazcan albinos los llaman "hijos de la luna" y son considerados un regalo, pese a sus problemas congénitos.

Indica que en lugares como los países escandinavos el albinismo es común, pero como las radiaciones solares son mucho menores -lo mismo que las horas de exposición del sol- que las que recibimos en Panamá, esta patología se presenta con menor incidencia que en el Caribe panameño, el Ecuador o en Africa.

Este invento significa mucho más para Kahn que simplemente ganarse un puesto en los libros de historia o soñar en convertirse en millonario. Considera que su mayor logro es mostrar a Panamá como un país en donde existen oportunidades, pues "contamos con un laboratorio viviente en varias áreas investigativas, no solo en la ecología y biología marina, sino también en el área médica".

Considerando que actualmente el mercado estadounidense cuenta con unos 3 millones de consumidores de lentes de contacto de colores y que ellos mismos son los interesados en esta tecnología, es casi seguro que el producto de Kahn ganará popularidad rápidamente.

Y mientras el mercado de lentes de contacto -en general-- experimenta un crecimiento anual de 10% en Estados Unidos, los especialistas de la Unión Europea calculan que la cifra de usuarios interesados son similares, por lo que Newiris también ha acaparado la atención del mercado europeo. Eso significaría grandes remuneraciones para el país y una nueva responsabilidad para Kahn.

En la actualidad, el tratamiento ambulatorio para ambos ojos del "implante iridiano diafragmático artificial" tiene un costo de 7 mil 500 dólares.

El científico y oftalmólogo piensa quedarse viviendo en Panamá, para desarrollar un centro de investigación y una fundación que funcionará a nivel internacional, pero con sede en nuestro país.

"Es importante hacer mucha tecnología en Panamá porque sin ella no avanzamos, pero hay que tener un enfoque social", concluye Kahn.

Más noticias de Economía

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Loteria nacional

18 Jul 2018

Primer premio

5 9 6 0

CABC

Serie: 19 Folio: 9

2o premio

3358

3er premio

4744

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código