JÓVENES DE ÉXITO

El emprendedor como innovador institucional

Toda empresa tiene como resultado final la transformación radical del mundo.

Basta con decir que después de Henry Ford el precio de alquilar un caballo se desvaneció rápidamente del pensar general. Lo curioso es vivir en un siglo donde este tipo de innovaciones suceden a diario. Desde nuevos tejidos orgánicos hasta microcircuitos cada vez más pequeños, la era de la tecnología se caracteriza por revolucionar el mundo cada día.

Es dentro de este panorama que Felipe Echandi, de 25 años, está emprendiendo. Su interés: el bitcoin, un replanteamiento completo de la idea detrás de la moneda que ha pasado rápidamente de ser una fantasía teorética para convertirse en una propuesta seria ante el mercado monetario internacional.

¿Qué ruta lleva de estudiar derecho a terminar como promotor del mercado de ´bitcoin´?

Estudié derecho por razones idealistas. Quería incidir en la vida de otras personas y a pesar de que el derecho sirve una función importante, al ser el guardián de la confianza entre las personas no es revolucionario y no busca la innovación radical. Esto no significa que no se pueda innovar en el derecho, pero en general busca mantener la estabilidad. Por eso me ha llamado la atención incursionar en otras áreas.

Hace aproximadamente un año vi en internet un artículo sobre bitcoin, pero como no entendía qué era, no le di mucha importancia. Un par de meses después, conocí a varias personas de visita en Panamá que se habían interesado en el tema. Me pareció impresionante porque es el primer sistema de pago descentralizado de la humanidad.

¿Por qué es eso relevante?

Sería la primera vez que un ser humano puede transmitir valor de un extremo del mundo al otro de forma prácticamente gratuita e instantánea sin la necesidad de un intermediario.

Hoy en día hay 2 mil 500 millones de personas que no tienen acceso a servicios financieros. Los servicios bancarios, a pesar de que llenan una función muy importante, son anticuados. El banco existe como existe desde la Edad Media. Y está bien que existan y ayudan a que haya intermediación financiera, pero ya es hora de innovar en las finanzas. De la misma forma como las redes sociales han cambiado la forma en la que nos comunicamos, bitcoin podría ser la forma en que cambiamos como cooperamos financieramente.

¿No generaría esa transición mayor inestabilidad?

El sistema de bitcoin precisamente busca que las personas tengan más confianza y estabilidad al manejar sus recursos, pero todo sistema nuevo por definición se enfrenta al statu quo. Es allí donde sucede la innovación. En ese sentido, estoy en el lugar contario a donde estaría como abogado.

¿Qué diferencia hay entre producir un bien y ser un emprendedor financiero?

Es igual. Tienes que convencer a la gente de que intente adoptar tu idea y que la gente decida si les genera valor. La diferencia es que con el bitcoin, el cambio es infraestructural. No les dices “dame tu dinero por este producto”, sino “cambia tu dinero”. Pero las posibilidades son enormes. Esto es dinero programable. Es dinero 2.0.

La dificultad es que la gente naturalmente confía en lo que conoce y teme lo que desconoce. Es lo natural en el ser humano. La pregunta es: ¿vale la pena que tomemos esto como algo serio? Yo creo que sí. Si con esto logramos que esos 2 mil 500 millones de personas bajen a mil 500 millones, o que personas puedan enviar remesas sin pagar comisiones altísimas, vale la pena tomar en serio el experimento. Y quién sabe, tal vez terminemos todos sorprendidos.

¿Y qué hacen en ISA en general?

ISA es una asociación que busca promover lo que llamamos una sociedad abierta, donde la gente tenga libertad pero también tenga que hacerse responsable de las decisiones que toma en sus vidas. Descubrir el bitcoin fue un golpe acertado de suerte.

¿Qué le dirías a alguien que busca su pasión y no la encuentra?

Tu pasión te encuentra a ti. Tienes que tener los ojos abiertos y notar cuando está frente tuyo. Eso no es lo más difícil. Lo más difícil es seguir eso y actuar en el camino que quieres seguir. Hay mucha presión. Hay presión familiar, presión social y presión por ganar más dinero. Pero la vida es muy corta para no hacer las cosas que nos apasionan. Cuando encuentras algo, lo mejor que puedes hacer es tomar la decisión y hacerlo ya. Si eso requiere que renuncies a tu trabajo, planifícate financieramente. Afortunadamente en Panamá lo que hay de sobra es trabajo.

Estamos en una situación privilegiada. Además, si te va mal, esa experiencia del proyecto fallido será positiva porque aprendiste y te atreviste a hacer algo. La lección es confiar en ti mismo. Todo lo que la gente ha hecho a tu alrededor es porque han confiado en sí mismas.

PERFIL

Felipe Echandi Lacayo estudió derecho en la Universidad de Costa Rica. Trabajo en el buró legal Arias y Muñoz, en Costa Rica, y fue asociado de Arias, Fábrega y Fábrega, en Panamá. Es director del Instituto de Estudios para una Sociedad Abierta (ISA), emprendedor en el mercado naciente de ´bitcoins´ y conferencista sobre temas de libertad y economía. Tiene 25 años.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Conquista

La Prensa en alianza con el Pulitzer Center invita a sus lectores a una experiencia inédita de periodismo transmedia. Una historia sobre la costa Atlántica que pone en cuestionamiento qué tipo de desarrollo queremos para nuestro país. Haga clic en la foto.

Por si te lo perdiste

periplos alrededor del mundo Corte Suprema, una agencia de viajes

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

13 Dic 2017

Primer premio

0 4 5 4

DAAD

Serie: 7 Folio: 1

2o premio

1238

3er premio

1041

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código