Valor razonable

La epifanía final

Del vocablo griego que quiere decir “manifestación”, los cristianos asocian la palabra “epifanía” con el momento en el que los reyes magos rindieron sus respetos a un recién nacido que a la postre se convertiría en un auténtico revolucionario. No puedo ocultar mi extraña fascinación por esos momentos en los que la vida simplemente nos regala lo que muchos conocen como puntos de inflexión; esas instancias en que la ausencia del ser amado nos acerca peligrosamente al precipicio o cuando se hace evidente que la realidad que conocíamos como indudable e irrefutable no es tal.

El país que amamos nos exige hoy el más sincero desprendimiento de cualquier sentimiento egoísta vinculado con las ansias de poder y encarar de una buena vez la realidad de una estrecha franja territorial donde mal contados 4 millones de personas vivimos, sentimos y anhelamos mejores días. Por años hemos sido mal criados al vivir en un país donde el pleno empleo era la norma.

Pues, la revelación de la evidencia financiera que resume un ambiente de desaceleración económica sumado a un impacto recesivo gracias a una descabellada huelga en el sector construcción nos obliga a redoblar esfuerzos para guardar algún tipo de esperanza de crecer poco más de 4%. Pero la manifestación de la inherente debilidad del sistema económico panameño va mucho más allá del número de contenedores que se mueven en los puertos o de los barcos que pasan por el Canal ampliado. Y aquí el alto es obligado para rogarles que nos neguemos a aceptar cualquier número de crecimiento económico como bueno, como aceptable, sea cual sea ese número porque la epifanía final ya fue revelada y se no se puede asociar al 5, al 4 o al 3 por ciento de crecimiento.

Para muchos, el tema de la educación marca muy alto en la cadena de interminables problemas que aquejan a nuestra sociedad. Sin embargo, debo reconocer, que veía la problemática desde una perspectiva algo simplista donde un grupo de maestros sindicalistas mantenían secuestrado el sistema y los panameños estábamos condenados a vivir con ese karma, ni hablar de la incapacidad del Gobierno por resolver infraestructura deficiente o asignar profesores y maestros a tiempo. Arrogantemente he venido hablando de la necesidad de una revolución educativa que lleve a país por un mejor sendero hasta que me topé con la palabra amable, reveladora y punzante del señor Julio Escobar. Si están viendo el Mundial de la FIFA, apaguen el televisor o el celular. En serio. Si piensan que la onda criminal que nos ahoga es el más relevante problema del país, o quizás sea el temor de inversionistas extranjeros que temen por la ausencia de seguridad jurídica o si el numero de turistas que vienen a la Jornada Mundial de la Juventud salvarán la economía, háganse un favor y deténganse, porque están abismalmente equivocados.

Porque no hay nada que atente contra la calidad de ciudadanos que estamos poniendo en las calles; no hay elemento que ataque la posibilidad de estabilidad social, de paz y de posible desarrollo social que el actual estado del sistema educativo. Escuchar el diagnóstico de Julio Escobar cae en la categoría indudable de epifanía final: esa revelación que nos desbarata por su alcance, su impacto decisivo en nuestra cotidianidad y en nuestro modo de existir.

No confrontar de manera sensata las deficiencias del sistema educativo dejó de ser una condena para un segmento particular de la población para convertirse en una bomba de tiempo que destruirá cualquier posibilidad de progreso social.

El autor es economista

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Corporación La Prensa, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Loteria nacional

09 Dic 2018

Primer premio

8 6 4 0

ADBB

Serie: 22 Folio: 10

2o premio

0953

3er premio

9051

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código