Valor razonable

Un esperado cambio de señas

Temas:

En días recientes, la Reserva Federal de Estados Unidos decidió no solo no mover la tasa de referencia, lo que era ampliamente esperado, sino, en un cambio sustancial y visible con respecto a pronunciamientos anteriores, señaló que no esperaba más cambios por lo que resta de año.

Sería injusto, por supuesto, más allá de reacciones emocionales que poco aportan al tema, sencillamente dictaminar que la Reserva Federal hizo un “giro en U”. Los banqueros centrales, por lo menos los buenos, rara vez traumatizan a los mercados financieros por el puro placer de demostrar su inmenso e incuestionable poder, salvo cuando es estrictamente necesario y se persigue un objetivo claro, usualmente de carácter táctico (Mervyn King, en algún punto, ha teorizado sobre el asunto).

La Reserva Federal y su chairman Jerome Powell venían señalando de forma bastante explícita, por lo menos desde enero de este año, que algún cambio en su política de tasas podía estar a la vuelta de la esquina, un poco como preparando el terreno, en lo que la prensa especializada dio en llamar el cada vez más probable pívot en la política de la institución.

Queda claro, eso sí, que la Reserva Federal ha sido tremendamente fiel a su meta-política de ser paciente y tomar decisiones basadas en la data que vaya recogiendo. Por lo pronto, proyecciones de crecimiento que se ajustarían del 3% al 2% anualizado, es decir, un crecimiento en claro estado de moderación y una inflación que no aparece en parte alguna, resultan argumentos razonables para poner el alza de tasas en la congeladora. Nada de controvertido tiene, entonces, ajustar la proyección de aumento de tasas para el año de dos a cero. En todo caso, la Reserva Federal, una institución que por vocación y diseño ha de ser conservadora (nada hay más peligroso que un radical con un helicóptero lleno de billetes) no está más que aplicando ortodoxia monetaria.

De ahí que aquellos que apuntan a las presiones bastante públicas del presidente Trump y a la dinámica reciente del mercado de valores como razones para el cambio en la política y proyecciones de la Reserva Federal, deberían buscar las respuestas en viejos libros de macroeconomía y no en oscuras teorías conspiratorias que poco o nada ayudan en la comprensión del comportamiento de una institución que, para todos los efectos prácticos, al ser el guardián de la única moneda de reserva verdaderamente global, es el banco central del mundo.

El autor es financista.

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Corporación La Prensa, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Loteria nacional

11 Nov 2019

Primer premio

2 2 3 9

CBCC

Serie: 19 Folio: 9

2o premio

8910

3er premio

2616

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código