JÓVENES DE ÉXITO

Un gastrónomo de Panamá

Un gastrónomo de Panamá Un gastrónomo de Panamá

Un gastrónomo de Panamá Foto por: Luis García

Un gastrónomo de Panamá Un gastrónomo de Panamá

Un gastrónomo de Panamá

Un gastrónomo de Panamá Un gastrónomo de Panamá

Un gastrónomo de Panamá

Un gastrónomo de Panamá Un gastrónomo de Panamá

Un gastrónomo de Panamá

Un gastrónomo de Panamá Un gastrónomo de Panamá

Un gastrónomo de Panamá

Un gastrónomo de Panamá Un gastrónomo de Panamá

Un gastrónomo de Panamá

Después de cuatro días de filmación en la provincia de Veraguas y un trayecto de seis horas, Jorge Chanis finalmente toma un pequeño respiro para hablar de lo que se trae entre manos.

Llegó a Panamá y se duchó para atender tres reuniones pactadas en su agenda. Su intensidad y energía lo acompañan. Habla con propiedad y entusiasmo de los eventos próximos.

Dará una conferencia en Blogger & Influencer Week (BIW) en una semana, trabaja en la segunda edición de Menú Panamá, el festival que el 20 de febrero unirá las tres magias de la vida: música, comida y cultura.

Luego planea hacer un recorrido con algunos chefs internacionales por la provincia de Chiriquí, con el firme propósito de que se adentren en la gastronomía panameña.

En paralelo, participa junto a un grupo de jueces en la elaboración de la lista de restaurantes y chefs nominados para la entrega de los premios El Buen Tenedor, que organiza desde hace tres años.

Chanis es ingeniero industrial, creador de eventos, bloguero, sibarita, foodie, tantos cargos para un solo hombre. Mejor lo dejamos con el ‘gastrónomo’.

Ideas claras

El Buen Diente, blog que comenzó a mediados de 2011, fue el catalizador de todos los proyectos en que hoy participa.

Cuando comenzó a escribir de restaurantes y recetas, no había ningún otro bloguero gastronómico en Panamá, salvo la chef Melissa de León.

Chanis recuerda que fue difícil conseguir credibilidad, ya que el mercado no entendía cuál era su función ni su propósito.

“El panameño piensa que lo sabe todo. Llega una persona que no es chef y hace los premios, y la gente cuestiona un montón de cosas. Me gusta que esto pase para analizar la percepción. Reconozco que es algo que no puedo controlar”, admite Chanis.

En su opinión, Panamá necesita plataformas, organizaciones y gente que se una al movimiento gastronómico por el que atraviesa.

“¿Cómo hago una premiación de restaurantes? Me armo unos premios desde cero”, dice Chanis.

Le tardó un año y medio organizarlo, y tuvo que “patear calle” para conseguir patrocinio. Pero nunca se desanimó y ahora está por celebrar la tercera entrega de El Buen Tenedor, con 14 categorías y un extra, el favorito del público.

La lista de nominados se revelará en la página El Buen Tenedor, y todos los interesados tendrán un mes para votar por sus favoritos hasta la segunda semana de marzo. El 31 de marzo se dará a conocer los ganadores en la premiación El Buen Tenedor, que se celebrará en el teatro Anita Villalaz en el Casco Antiguo.

Chanis declara que la comida siempre fue más que su pasión, ha sido su expresión artística. Hay muchos personajes alrededor de la gastronomía que juegan un rol importante: vinos, licores, ingredientes, productores, etc., y él lo visualizó desde el principio.

Desde entonces, Chanis ha estado pensando a largo plazo. Cuando se dio cuenta de que no había premios en Centroamérica ni el Caribe y solo dos premiaciones gastronómicas en Sudamérica, saltó una nueva idea.

Su sueño es regionalizar El Buen Tenedor. Es decir, llevarlo a Centroamérica y el Caribe.

Celebrando el Menú

Chanis quiere impulsar la gastronomía panameña cruzando fronteras. Sabe, como cualquier otro viajero, que si se está mal informado se termina pensando que Panamá es el ‘paraíso de las frituras’.

“La comida típica panameña no solo es arroz con pollo, hojaldre, tortilla, sancocho y el tamal. La comida afroantillana es igual. Panamá tiene costas y se incluye la cocina con el culantro y el coco; es una cocina con mucho soul” , expresa Chanis.

Para que Panamá pueda competir a nivel de restaurantes con estrellas Michelín, deben existir plataformas y festivales gastronómicos, a fin de incitar a los extranjeros a colaborar.

“Tenía una idea loca de unir el vino con la gastronomía, como lo hacen en los summer wine festivals que tienen mucho prestigio, y hablando con Mario [Castrellón], me dijo que tenía algo en mente similar, uniéndolo con la música y así nació Menú Panamá”.

Mario Barletta, de la agencia Geometry; Mario Castrellón, el chef de Maíto, junto con Chanis son los impulsores del evento.

El año pasado celebraron la unión de los chefs con los fonderos en lo que llamaron “Cuara a cuara”, y este año serán chefs y fonderos afroantillanos colaborando, aprendiendo técnicas con la comida que tiene sazón y tradición. Así, estarán participando Hernán Correa, Andrés Morataya, José Ragazzi, Luis Young, Felipe Milanés, Alfonso de la Espriella, Fulvio Miranda junto a Iván Gómez, Henry Francis y Fanso Small.

Chanis manifiesta que se ha perdido el valor de lo artesanal.

“Un tamal no se elabora en media hora, es trabajo manual con una historia detrás”.

En Menú Panamá han invitado a varios chefs internacionales de renombre para que impartan un seminario gratuito el viernes a los estudiantes panameños de gastronomía, seguido de una demostración.

El representante

Como muestra de su amor por lo artesanal, todos los años Chanis hace turismo interno gastronómico. Este año fue a la provincia de Veraguas.

“Fuimos de norte a sur a Santa Catalina y sus alrededores, Santiago, San Francisco de la Montaña y Santa Fe. Subimos el cerro Tute, fuimos a fincas orgánicas. Veraguas es la única provincia con dos costas y quiero demostrar que hay ganadería, se cosecha guineo, caña de azúcar, arroz y cacao”.

Él considera que Panamá tiene todo para que salga bien. Hay muchas personas enfocadas en cosas positivas, trabajando en la gastronomía, en el canal de la restauración y los hoteles, pero pocas laboran para conectar todo. Chanis quisiera hacer algo que impacte a largo plazo.

Admite que su propósito es proyectar al país con grandes chefs y cocineros de calle. En su opinión, el paladar panameño es uno de los más desarrollados de la región, ya que está acostumbrado a las fusiones. “Tenemos chow mein en las fondas. Se debe a que los chinos están aquí desde que se construyó el ferrocarril. Estamos acostumbrados al bitterweet y al spicy”.

Perfil

Educación

Chanis estudió ingeniería industrial en la Universidad Santa María la Antigua (USMA) y se graduó en 2006. Un año después fue a Barcelona, España, para una maestría en mercadeo en EADA Business School. Hizo una especialización en comunicación en Audencia Business School en Nantes, Francia, en 2008. También cursó estudios de gastronomía en Le Cordon Bleu, en París, Francia.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

19 Nov 2017

Primer premio

8 0 5 6

CCAA

Serie: 13 Folio: 12

2o premio

9078

3er premio

3785

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código